La combinación de estas dos actividades es la forma más eficaz de combatir la depresión

La combinación de estas dos actividades es la forma más eficaz de combatir la depresión

Según la Anxiety and Depression Association of America (ADAA), la depresión (o trastorno depresivo mayor) es la principal causa de discapacidad en los Estados Unidos entre las personas de 15 a 44 años. En un año determinado, la depresión afecta aproximadamente al 6,7% de la población de los Estados Unidos, o a más de 15 millones de adultos estadounidenses de 18 años o más.




Se ha formulado la hipótesis de que la depresión está correlacionada con la creación de nuevos nervios en nuestro cerebro, que en el caso de la depresión se reduce. Esta hipótesis de neurogénesis es la que los científicos utilizaron como base para una investigación en la que probaron cómo una combinación de dos actividades comúnmente prescritas para la depresión puede afectar positivamente su reversión.

En su investigación, publicada en Translational Psychology, los científicos involucraron a 52 individuos, 22 de los cuales fueron diagnosticados con un trastorno depresivo mayor (TDM), mientras que el resto no eran depresivos.

Después de las exploraciones cerebrales, que mostraron que los participantes que sufrían de TDM exhibían actividad cerebral asociada con una concentración deficientes, a los grupos se les asignaron dos tareas:

  • 30 minutos de atención centrada en la meditación, en la que se instruyó a los participantes para que se concentraran en su respiración hasta el final.
  • 30 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada.

Estas actividades se repitieron dos veces por semana durante 8 semanas.

Como señala el estudio, la meditación y el ejercicio aeróbico se han considerado durante mucho tiempo útiles para el tratamiento de la depresión. Sin embargo, la combinación de ambos no ha sido evaluada por ningún estudio hasta ahora.




Lo que encontraron después del programa de 8 semanas fue que los participantes que sufrían de depresión mostraron una reducción del 40% en sus síntomas y su actividad cerebral aumentó enormemente. No sólo los participantes deprimidos sintieron mejorías, sino que también los participantes no deprimidos reportaron haberse sentido mucho mejor y positivos después del programa.

La razón de estos resultados radica en los procesos neurogenéticos que son desencadenados por la actividad física, es decir, los ejercicios aeróbicos, y reforzados por la práctica meditativa, que ayudó a las células recién formadas a diferenciarse en neuronas maduras.

Aunque el estudio se realizó en una pequeña muestra y no dio seguimiento a los efectos a largo plazo del programa en los participantes, promete un nuevo enfoque para el tratamiento de la depresión.

Fotografía: PDPics

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!