6 maneras en las que el ejercicio mejora tu cerebro

6 maneras en las que el ejercicio mejora tu cerebro

El movimiento es una medicina para la mente: así es como tu músculo mental se beneficia cada vez que te pones en marcha.




1. Estimula el crecimiento cerebral

A medida que envejecemos, el nacimiento de nuevas células cerebrales se ralentiza y nuestro tejido cerebral se reduce. El ejercicio puede revertir esta tendencia. Un estudio de escaneo cerebral de personas sanas pero sedentarias de 60 a 79 años de edad mostró aumentos significativos en el volumen cerebral después de seis meses de entrenamiento aeróbico. No ocurrieron tales cambios entre los controles que sólo hicieron ejercicios de estiramiento y tonificación. Los investigadores concluyeron que la mejoría en el estado físico cardiovascular que viene con el ejercicio aeróbico se asocia con menos cambios relacionados con la edad en los cerebros de las personas mayores. El cardio estimula el flujo sanguíneo al cerebro, que suministra el oxígeno que tanto se necesita (el cerebro absorbe el 20 por ciento de todo el oxígeno del cuerpo).

2. Aumenta las hormonas del cerebro

Al igual que la comida de las plantas hace que éstas crezcan más rápido y más lozanas, el químico conocido como factor neurotrófico derivado del cerebro, o BDNF, estimula el crecimiento y la proliferación de las células cerebrales. Esto es especialmente cierto en el hipocampo, la región del cerebro que es en gran medida responsable de la memoria y que es particularmente vulnerable a la disminución relacionada con la edad. Mientras más ejercicio hagas, más BDNF producirás.

3. Combate la depresión y la ansiedad

La depresión ralentiza la capacidad del cerebro para procesar información, hace más difícil que nos concentremos y tomemos decisiones, y causa problemas reales de memoria. Para la depresión grave, el médico puede prescribir antidepresivos. En los casos más leves, el ejercicio puede ayudar a mejorar el estado de ánimo. Aumenta la producción del cuerpo de serotonina y dopamina, sustancias químicas cerebrales cruciales para un estado de ánimo feliz. Y aumenta los niveles de los químicos para sentirse bien llamados endorfinas.

4. Reduce los efectos del estrés

Si algunas hormonas como la BDNF hacen que el cerebro sea más joven, otras ayudan a envejecerlo. Estos incluyen la llamada hormona del estrés cortisol. El pensamiento lento y disperso y el olvido son causados por el estrés más a menudo de lo que nos damos cuenta. El ejercicio reduce los niveles de cortisol, ayudándole a pensar con claridad. También se cree que ayuda a generar nuevas células nerviosas en el área del cerebro llamada el giro dentado, un área del hipocampo ligada a la creación de nuevos recuerdos. Las células cerebrales aquí se agotan durante los momentos de estrés.

5. Mejora la función ejecutiva de tu cerebro

La función ejecutiva significa básicamente habilidades cognitivas como ser capaz de concentrarse en tareas complejas, organizar, pensar de forma abstracta y planificar eventos futuros. También abarca la memoria de trabajo, como la capacidad de mantener un número de teléfono en su cabeza mientras marca. Cuando los investigadores se propusieron analizar los efectos del ejercicio sobre la función ejecutiva, observaron 18 estudios bien diseñados y encontraron que los adultos de 55 a 80 años de edad que hacían ejercicio regular se desempeñaban cuatro veces mejor en las pruebas cognitivas que los grupos de control que no funcionaban. Los efectos fueron mayores entre los que ejercitaron de 30 a 45 minutos cada sesión durante más de seis meses, pero se observaron beneficios sustanciales en tan sólo cuatro semanas de ejercicio.




6. Aumenta la sensibilidad a la insulina

Cuando comes, tu cuerpo convierte la mayor parte de los alimentos en glucosa, o azúcar en la sangre, la principal fuente de combustible para el cuerpo, incluyendo el cerebro. Para que la glucosa entre en las células, debe ir acompañada de la hormona insulina. Desafortunadamente, en algunas personas, las células se vuelven resistentes a la insulina. El cuerpo entonces tiene que bombear más y más de ella, y aún así los niveles de azúcar en la sangre aumentan, lo que a menudo resulta en diabetes tipo 2. E incluso si no desarrollas diabetes tipo 2, la resistencia a la insulina es mala para tu cerebro. Cuando las células cerebrales se inundan de glucosa, puede afectar negativamente a la memoria y el pensamiento.

Sin embargo, el ejercicio regular puede revertir la resistencia a la insulina. De hecho, tu sensibilidad a la insulina aumenta, estabilizando tu nivel de azúcar en la sangre después de comer durante al menos 16 horas después de una sola sesión de ejercicio. Cuanto mejor sea el control de la glucemia, más protegido estarás contra el declive cognitivo relacionado con la edad. No te pierdas estos otros beneficios sutiles pero poderosos del ejercicio (aparte de la pérdida de peso).

Fotografía: Pixabay

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!