Leer para lograr: El poder de la lectura y cómo puede cambiar tu vida

Leer para lograr: El poder de la lectura y cómo puede cambiar tu vida

Leer es algo que has estado haciendo sin siquiera pensar en ello desde que eras un niño pequeño. En realidad lees todos los días. Piensa en ello:




  • Vas a una tienda de comestibles y lees las cajas, latas y etiquetas.
  • Caminas o conduces por la calle y lees las señales de la calle.
  • Te conectas a Internet y lees artículos, publicaciones en los medios sociales y noticias y sigues leyendo dentro de las aplicaciones de mensajería como WhatsApp.

Entras en casi cualquier lugar, y hay algo que lees sin siquiera pensarlo. ¿De qué otra manera estás aprendiendo nueva información todo el tiempo?

Leer para obtener información es simplemente un hábito de vida, pero muchas personas no están aprovechando la ventaja real de la lectura que puede cambiar completamente sus vidas.

Leer para lograr: El poder de la lectura y cómo puede cambiar tu vida

Los beneficios de la lectura

Solía ser como tú; sólo leía cuando tenía que hacerlo. Entonces, leía la información que estaba a mi alrededor, pero no me sentaba a leer un libro por placer. ¡Pero no tenía tiempo! Tengo hijos pequeños que me necesitan, tengo un trabajo de tiempo completo y soy una persona ocupada en todos los sentidos.




Sin embargo, alguien me recomendó que me tomara un tiempo libre todos los días para sentarme y leer algo agradable por mi cuenta.

Fue más fácil decirlo que hacerlo. Con mi apretada agenda, tenía que encontrar un tiempo para estar sola, para tomarme un descanso mental de mis tareas diarias y hacer el esfuerzo de tener material de lectura.

Permíteme decirte, sin embargo, que los beneficios valen la pena. ¿Conoces todos los beneficios de la lectura? Entre ellas se incluyen:

  • Relajación
  • Una chispa creativa
  • Mejor sueño
  • Aumento de los conocimientos y la inteligencia
  • Temas más interesantes para conversaciones con amigos y colegas

¿Quién no quiere todos estos beneficios increíbles? Debes comenzar a leer para cosechar algunos de estos beneficios. No es fácil empezar a hacer de la lectura un hábito, pero una vez que sea un hábito, será automático. Lo automático es fácil y es un hábito positivo. Ahora es el momento de empezar a leer para lograr.

1. Comienza por establecer una pequeña meta.

Lograrás más si te pones una meta. Esta idea fue probada por un estudio de los graduados del MBA de Harvard en 1979. Mientras que sólo el 3 por ciento de la clase que se graduaba indicaba que había escrito metas para sí mismos, ese 3 por ciento ganaba 10 veces más dinero que el otro 97 por ciento combinado. Si eso no te convence de que es necesario fijar metas, no sé qué lo hará.




Establecer metas es una gran idea para todos los aspectos de tu vida, pero vamos a enfocarnos en tus metas de lectura. En primer lugar, debes decidir si deseas establecer un objetivo basado en el tiempo o un objetivo basado en las páginas. Estas pequeñas metas pueden enseñarle lecciones de vida muy importantes.

Cualquiera de las dos opciones es aceptable, pero asegúrate de empezar poco a poco. Esto es increíblemente importante, o rápidamente abandonarás el proceso. Piensa en ello de la forma en que trabajas con niños pequeños. Si les das una larga lista de tareas para completar o si les pides que lean un libro entero, simplemente se van a rendir y llorar. Lo mismo es cierto para ti, aunque seas un adulto. Necesitas trozos manejables de progreso que puedas marcar cada día hasta que hayas invertido lo suficiente como para leer durante un período de tiempo más largo.

Por ejemplo, puedes empezar con sólo cinco minutos o dos páginas al día. Puede que te preguntes por qué deberías empezar si sólo vas a hacer eso, pero créeme, apreciarás las metas cortas y la habilidad de tacharla de tu lista de tareas diarias.

Asegúrate de escribir tu meta en algún lugar para que la veas como un recordatorio y para que la estés marcando. Lo que es importante para crear este hábito es que seas constante y que leas todos los días. Escoge una cantidad objetivo que sea factible para ti y comenzarás a crear ese hábito.

Las investigaciones demuestran que puede llevarte entre 18 y 254 días crear un hábito real dependiendo de la persona y de la actividad. ¡No te rindas!

2. Haz una lista de los libros que te interesan.

Tienes que encontrar material de lectura que te interese. Será muy difícil para ti querer leer o escoger el tiempo de lectura de tus otras actividades ocupadas si encuentras que tu libro no es interesante. La lectura está destinada a ser agradable; de lo contrario, pierde su poder.

Haz una lista de cinco libros que te interesen. Esto te ayudará a guiar tus elecciones de lectura y te ayudará a encontrar material de lectura agradable.

Si no puedes pensar en cinco libros que te atraigan, comienza con cinco temas que te interesen, y puedes empezar a buscar libros que se ajusten a tu personalidad. Para encontrar libros basados en tus temas, puedes hacer:

  • Entra en a Amazon, Casa del libro u cualquier otra página de venta de libros y escribe tu tema y los «best sellers» en la barra de búsqueda.
  • Examina tus blogs favoritos para ver las listas de lectura que pueden ser de tu interés.
  • Busca en Google a tus escritores favoritos, bloggers o personalidades de Internet y el término «libros favoritos».
  • Pídele a tu familia y amigos sus recomendaciones personales.
  • Busca referencias en los libros que tienes ahora.

Crear esta lista desde el principio te ayudará a evitar el otro escollo común de empezar un hábito de lectura: terminar un libro y encontrar uno nuevo. Si ya tienes una lista que actualizas constantemente, siempre estarás listo para elegir un nuevo libro para leer.

3. Escoge un libro para comenzar.

Si ya tienes tu lista con cinco opciones, puedes escoger uno de esa lista. Comienza con algo razonable, no con un tomo monstruoso que hayas oído que es un clásico que todo el mundo debería leer. Recuerda que tu meta de lectura es pequeña, así que te tomará un tiempo revisar el libro y encontrar algo que sepas que puede dejar y volver repetidamente.

4. Programa tu tiempo de lectura.

Es muy difícil empezar un nuevo comportamiento. Tu nuevo hábito de lectura será el mismo.

Reserva un tiempo cada día que utilizarás para leer. En realidad, programa esta hora en el calendario de tu casa, en el calendario de Google o en cualquier otra cosa que utilice. Crea recordatorios para ti en tu teléfono, o haz cualquier tipo de indicación que necesites para hacerte responsable de la lectura.

5. Crea tu entorno de lectura.

Sabes cuándo vas a leer, sabes lo que vas a leer y ahora necesitas un buen lugar para leer.

Guarda tu smartphone, tu ordenador y cualquier otra distracción digital. No tomes nada de comida, aléjate de tus hijos y encuentra un lugar completamente tranquilo para ti. Necesitas enfocarte en tu libro y nada más durante tu tiempo de lectura programado.

6. ¡Lee!

¡Hazlo! ¡Alcanza tu meta!

7. Recompénsate a ti mismo.

Una vez que hayas alcanzado tu meta, o incluso la hayas superado, deberás recompensarte por haber llegado a la meta. Ya sea una palmadita en la espalda para felicitarte a ti mismo o viendo su serie favorita de Netflix, date una recompensa por alcanzar tu meta. Te lo mereces.

8. No te rindas con tu meta.

Puedes estar tentado a aumentar tu meta de lectura, pero no te aconsejo que lo hagas. Siempre podrás alcanzar la meta pequeña, pero si sigues aumentándola, la meta será tan grande que un día fracasarás. El fracaso es desmoralizador, y no lo necesitas en tu hábito de lectura. Sigue tu pequeña meta, y siéntete libre de ir más allá cuando lo desees.

Cuando estés leyendo regularmente, obtendrás los beneficios que he mencionado anteriormente. Serás más interesante, serás más creativo y dormirás mejor que nunca. ¡Tus profesores de primaria tenían razón! Si lees para lograr, la lectura puede realmente cambiar tu vida.

Fotografía: Bethany Laird

Temas:

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!