16 Cosas que notarás cuando estés en presencia de un empático

Sí, nos damos cuenta de lo que pasa a nuestro alrededor, pero también notamos algunas cosas en nosotros mismos.




¿Recuerdas alguna ocasión en el que alguien, un completo desconocido, te conmovió el corazón? Probablemente sucedió sin previo aviso, y las emociones que sentía ese desconocido también corrían por tu corazón.

Hay algo magnético en los empáticos; tienen una fuerza que atraen a los demás hacia ellos. Estas personas que se abren a ti, no saben por qué lo hacen, pero eso no importa. Les damos consuelo y tranquilidad, y después de subirnos a la montaña rusa con ellos, hacemos todo lo posible para ayudarles a encontrar la paz.

No puedo contar cuántas experiencias he tenido de esa manera… ¿y tú?

El autor de Comunicación No Violenta, Marshall Rosenberg, nos da una definición concisa de lo que realmente es la empatía:

En la empatía, no hablas nada. Hablas con los ojos. Hablas con el cuerpo. Si dices alguna palabra es porque no estás seguro de estar con la persona adecuada. Así que puedes decir algunas palabras. Pero las palabras no son empatía. La empatía es cuando la otra persona siente la conexión con lo que está vivo en ti “.




Así que, sí, nos damos cuenta de muchas cosas que suceden a nuestro alrededor, pero también notamos algunas cosas en nosotros.

16 señales de que estás en presencia de un empático

1. A menudo se nos dice que somos demasiado sensibles o demasiado emocionales.

Los empáticos no son “demasiado” esto o aquello. Lo que otros describen como “sentir demasiado” es realmente estar en contacto con las emociones, las suyas y las tuyas.

2. Realmente no nos gusta que nos mientan.

Apenas una mirada hacia nosotros y sabemos que nos están mintiendo. La mayoría de la gente odia que le mientan, pero esto molesta realmente a un empático. Literalmente hace que nuestra piel se sienta asquerosa y sentimos ese disgusto cada vez que estamos cerca de esa mentira.

3. Las imágenes negativas nos afectan directamente.

Los empáticos encuentran casi imposible “dejar-de-sentir” algo. ¿Las noticias? ¿Historias de violencia y angustia en las redes sociales? Los evitamos como la peste. Somos muy conscientes del dolor en el mundo y lo sentimos a diario.

4. Nos sentimos abrumados por las multitudes.

Los empáticos abarcan todo tipo de personalidad. Somos introvertidos, extrovertidos y ambivertidos. Sin embargo, incluso el más extrovertido de nosotros puede llegar a ser fácilmente abrumado por las multitudes. Absorbemos los sentimientos y energías de todos… es agotador, por decir lo mínimo.




5. Encontramos felicidad a través de la curación.

Los empáticos están ahí para ayudar; tratamos de guiarte hacia la curación. Al igual que con todos nuestros consejos, sólo te ayudarán si realmente lo implementas en tu vida.

6. Reaccionamos de manera diferente a los estimulantes y medicamentos.

Ya sea café o té, refrescos o una bebida energética, cualquier cosa que contenga cafeína tiende a hacernos sentir más ansiosos o agitados que los demás. Además, hacemos todo lo posible para evitar los medicamentos recetados en la medida de lo posible debido a los numerosos y desagradables efectos secundarios que experimentamos.

7. No podemos ser cualquiera excepto nosotros.

Si estás buscando la honestidad y una verdadera amistad, los empáticos son a quienes deberías estar buscando (pero es probable que nosotros te encontremos a ti antes). Hemos crecido y nos hemos convertido en lo que somos, y aceptamos en lo que nos estamos convirtiendo. Normalmente, son los demás quienes tienen un problema con nuestra sensibilidad y honestidad.

8. Sabemos por lo que estás pasando porque estamos pasando por eso contigo.

Si no te encuentras bien, si te sientes abrumadoramente triste y deprimido, o si estás agitado, estamos pasando por todas esas cosas contigo. Estamos conectados con los que nos importan, y nos preocupamos por todos.

9. Tenemos un vínculo especial con los animales.

Los empáticos no somos “dueños” de los animales, y no tenemos mascotas. Tenemos miembros de la familia. Mirando a los animales salvajes, vemos un alma perfecta y pura… un amor incapaz de odiar. Tenemos conversaciones con ellos como la tendríamos con cualquier otra persona, y a veces, incluso recibimos una respuesta.

10. Normalmente estamos cansados, agotados y rendidos.

Nos ocupamos de algo más que de nuestras emociones personales y nuestros pensamientos, nos ocupamos también de los de los demás. Cada día que estamos alrededor de otras personas, absorbemos, procesamos y liberamos lo que los que nos rodean están experimentando. Esos son los afortunados que han descubierto cómo procesarlo para que puedan liberarse, en vez de aferrarse a todo hasta que ya no puedan funcionar.

11. Si nos pides nuestro consejo, por favor tómalo.

Escuchamos cada palabra que dices, nos ponemos en tu lugar y te damos un consejo sincero. ¿Es mucho pedir que lo escuches? La clave es que sabemos de lo que estamos hablando, y tú también lo sabes. De hecho, te estamos diciendo exactamente lo mismo que tú sabes que debes hacer. Lo sabemos. Tú lo sabes. Así que, y lo digo de la manera más amable posible, o sigues el consejo o dejas de preguntar. Nos desgasta la paciencia.

12. Nos distraemos bastante fácilmente.

Tal vez se deba a nuestra mayor sensibilidad hacia todos y hacia todo lo que nos rodea, pero los empáticos tienden a perder la concentración fácilmente y a distraerse. Hay un lado bueno en esto: los empáticos notan y aprecian todas las pequeñas cosas que la mayoría de la gente nunca se toma el tiempo para darse cuenta.

13. Detestamos el narcisismo genuinamente.

Los empáticos puedn detectar a un narcisista a un kilómetro de distancia, y eso es lo más cerca que nos gusta estar de uno.

14. Somos hipersensibles a ciertos sonidos.

Un cierto tono o un ruido fuerte pueden realmente llegarnos. Sin embargo, no sólo se trata de sonidos, también somos sensibles a las texturas, tejidos y luces brillantes. ¡También experimentamos el polo opuesto! Sonidos suaves, caricias suaves y sabores delicados son percibidos con la misma intensidad, pero de una manera agradable.

15. Somos excelentes oyentes.

Adelante, cuéntanos todo sobre tu vida desde lo aparentemente insignificante hasta lo drásticamente transformador. Haremos algo más que escuchar- nos embarcaremos en ese viaje a tu lado, y experimentaremos cada uno de los altibajos que encontremos en ese viaje. Además, nunca tendrás que preocuparte por nuestro juicio; nunca queremos hacer daño, sólo ayudar.

16. La electrónica actúa a nuestro alrededor.

Sé que esto suena extraño para aquellos que no lo han experimentado, pero sucede. Nos impacta tocar las mismas cosas que tú tocas normalmente, y los equipos electrónicos actúan de forma extraña a nuestro alrededor. Los ordenadores fallan, los coches se paran, los teléfonos se apagan – si tienes energía o carga, probablemente nos afecta o nos afectará.

Para aquellos de vosotros que han leído este artículo y se han dicho a sí mismos: “¡Por fín, tengo una explicación para todo esto y ahora tiene sentido“. Me alegro de que hayas adquirido un poco de perspectiva sobre tu don. Y eso es exactamente lo que es, un regalo. Es algo de lo que podemos aprender y compartir con los demás. Recuerda invertir tiempo en ti mismo, donde tu único enfoque seas tú.

Incluso sólo 5 minutos al día de silencio y respiración relajada puede hacer un mundo de diferencia cuando se trata de gestionar el estrés emocional – y eso es un buen consejo para todos, no sólo para los empáticos.


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

Temas:

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!