5 Características internas de un pensador positivo

5 Características internas de un pensador positivo




Las personas con una actitud positiva destacan, ¿no?

Estos individuos siempre tienen un «ánimo en su actitud» y una sonrisa en su cara. Aprovechan al máximo su vida y siempre parecen animar a todos los que les rodean.

Estas personas no sólo poseen una gran actitud, irradian confianza y logran un gran éxito, sino que también disfrutan de otros beneficios asombrosos como la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares y una esperanza de vida más larga.

Estos beneficios físicos no son lo único que las personas positivas tienen a su favor. Las personas positivas tienen ciertas características internas que son para reflexionar.

Hemos hecho una lista de cinco de las características internas más importantes de un pensador positivo.




5 CARACTERÍSTICAS INTERNAS DE UN PENSADOR POSITIVO

CARACTERÍSTICA 1 DEL PENSADOR POSITIVO: RESILIENCIA

Un subproducto de una disposición positiva es una naturaleza resistente. En pocas palabras, al ser un pensador positivo, incluso durante la adversidad, te vuelves más y más fuerte. Esta característica te permite mantener la estabilidad emocional y trae consigo oportunidades y soluciones que aparecen más rápidamente y son más efectivas.

Como dijo una vez un individuo estupendo: «Redefino conscientemente los problemas como oportunidades«.

Si lo piensas, ¿no hay nada que ganar incluso en las situaciones más difíciles? ¿Quizás una naturaleza más fuerte o más disciplina?

Si estas preguntas te han llamado la atención, ¡enhorabuena! Tienes una naturaleza resistente y estás en el camino correcto para ser un pensador positivo.

CARACTERÍSTICA 2 DEL PENSADOR POSITIVO: ACEPTACIÓN

La mayoría de nosotros nos esforzamos por crear logros en nuestras vidas. Esperamos, oramos y «seguimos adelante».




Desafortunadamente, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, las cosas pueden ir al revés, lo que resulta en decepción y rechazo. El concepto de aceptación es tan prevalente y estimado que tres de las principales religiones del mundo: El cristianismo, el Islam y el Budismo, basan sus dogmas centrales en él.

La aceptación te permite aprender de tus errores y mantener la perspectiva, en lugar de exagerar o reaccionar dramáticamente. En otras palabras, por favor, no te castigues. Sólo aprovecha al máximo lo que pasó, perdónate a ti mismo y sigue adelante.

CARACTERÍSTICA 3 DEL PENSADOR POSITIVO: GRATITUD

Por supuesto, lo hemos oído un millón de veces. «Agradece lo que tienes…»

Todos estamos tan ocupados con nuestro trabajo, nuestras familias y otras obligaciones, que es fácil olvidarnos de contemplar las (pequeñas) cosas buenas de nuestras vidas. Un techo sobre nuestras cabezas, comida en la mesa, un abrazo cálido, un nómina por tu trabajo, aire en los pulmones… son cosas por las que debemos estar agradecidos.

Los pensadores positivos dedican conscientemente tiempo cada día para sentirse agradecidos por estas cosas. La gratitud es una práctica y algo que necesita ser cultivado y fomentado todos los días. No es algo que se hace de vez en cuando, cuando todo va bien. Es una práctica diaria, no importa lo que esté sucediendo, que con el tiempo puede fluir de manera muy natural hasta el punto en que estás viviendo una vida de pura gratitud y felicidad.

Esto es de hecho probablemente la piedra angular característica de un pensador positivo. Si somos conscientes (y honestos) podemos pensar en muchas cosas por las que estar verdaderamente agradecidos cada día.

CARACTERÍSTICA 4 DEL PENSADOR POSITIVO: CONCIENCIA

A veces, podemos sentir como si nuestras vidas estuvieran en piloto automático. Nuestros cerebros son creaciones elaboradas, magníficas y maravillosas. La mayor supercomputadora del mundo no puede competir con el poder de procesamiento del cerebro humano. Dicho esto, el cerebro humano puede diluirse fácilmente.

Los psicólogos y autores más buscados del mundo en temas de crecimiento espiritual, poder mental y superación personal basan sus enseñanzas en la práctica del pensamiento consciente. Lo que ponemos en nuestras mentes y programas en nuestra conciencia tiene efectos de gran alcance en el tipo de vidas que vivimos – desde conseguir un trabajo hasta mantener una dieta o un régimen de ejercicios, lo que creemos que logramos.

Los pensadores positivos saben innatamente estas cosas de la conciencia. Lo emocionante es que incluso si no estamos preprogramados para pensar de esta manera; a través de la atención, la oración (meditación, etc.), y la reflexión, podemos alcanzar una conciencia más elevada y experimentar una vida mejor para nosotros mismos.

CARACTERÍSTICA 5 DEL PENSADOR POSITIVO: INTEGRIDAD

Decir la verdad es un rasgo muy noble, pero es más que eso… la integridad se trata de ser honorable, moral, justo y directo.

Como seres humanos, no nacemos con una inclinación hacia la mentira y el engaño. Más bien, estamos condicionados a pensar que es un comportamiento aceptable. Por lo general, aunque no seamos conscientes de ello, adoptamos ese comportamiento como una forma de lograr el «amor» y la «aceptación». A través de las presiones y tribulaciones de este mundo, a veces sentimos que podemos potencialmente beneficiarnos diciendo una mentira – desde una «pequeña mentira piadosa» hasta una gran exageración.

De cualquier manera, nuestros actos (incluso los más pequeños) importan y pueden afectarnos y nos afectarán a nosotros y a los que nos rodean. La verdad y la rectitud siempre prevalecen; a veces no siempre de la manera que esperamos. Llámalo «el ciclo del Karma» si quieres, pero de cualquier manera, vivir una vida de integridad creará un maravilloso efecto dominó en tu vida.

Si necesitas pruebas, por favor, estudia a las figuras más influyentes de nuestra historia. Desde figuras divinas como Jesús y Buda, hasta héroes cotidianos como Martin Luther King y la Madre Teresa, estos individuos ejemplificaron el poder de la integridad, a pesar de las consecuencias, algunas de las cuales eran graves.

La integridad es una característica poderosa en un pensador positivo. Las dos van de la mano, así como la mentira va con la negatividad. No puedes tener una sin la otro.

Como con todos los otros rasgos internos positivos, la integridad es algo que la gente verdaderamente positiva entiende y por lo que vive innatamente; y algo que todos podemos adoptar en nuestra vida.

Con todo, nunca te juzgues a ti mismo si te quedas corto con esta lista. Todos somos seres humanos y cometemos errores. Lo importante es aprender de ellos y esforzarse continuamente por mejorar día a día.

Busca entender tus defectos y toma una decisión consciente para mejorar en un área cada vez, y luego en otra. Concentrarse en un área con fuerza producirá el resultado deseado.

Cuando nos esforzamos conscientemente por mejorar y moldearnos con el poder de la positividad, seguramente podemos esperar tener una mejor calidad de vida y convertirnos en verdaderos pensadores positivos.

Fotografía: Gabriel Silvério

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!