20 cosas a recordar si amas a una persona con TDA/TDAH

20 cosas a recordar si amas a una persona con TDA/TDAH

Es un hecho; una persona con TDA es difícil de amar. Nunca sabes qué decir. Es como caminar por un campo minado. Andas de puntillas; no estás seguro de qué paso (o palabra) será el que desencadene una explosión de emoción. Es algo que tratas de evitar.




Las personas que tienen TDA/TDAH están sufriendo. La vida es más difícil para ellos que para la persona promedio. Todo es intenso y magnificado. Sus mentes brillantes están constantemente en marcha creando, diseñando, pensando y nunca descansando. Imagina lo que se sentirías tener un tiovivo en tu mente que nunca deja de girar.

Desde estallidos emocionales hasta extremos polares opuestos; el TDA presenta varios comportamientos que pueden ser dañinos para las relaciones. El TDA es una condición misteriosa de opuestos y extremos. Por ejemplo, cuando se trata de concentración, las personas con TDA no pueden concentrarse cuando están emocionados o cuando sus pensamientos están distraídos. Sin embargo, cuando están interesados en un tema específico, se introducen tan profundamente que es difícil sacarlos de esa zona. Comenzar un proyecto es un desafío, pero detenerlo es un desafío aún mayor.

El amor verdadero es incondicional, pero el TDA presenta situaciones que ponen a prueba tus límites del amor. Ya sea tu hijo, tu novio, tu novia, tu cónyuge o tu futuro cónyuge, el TDA evalúa cada relación. La mejor manera de traer paz a tu vida es aprender un nuevo modo de pensar para lidiar con la montaña rusa emocional que el TDA/TDAH trae todo el día, todos los días.

Entender cómo se siente una persona con TDA te ayudará a ser más paciente, tolerante, compasivo y amoroso. Tus relaciones serán más agradables y pacíficas. Esto es lo que sucede en la mente de una persona con TDA/TDAH:

1. Tienen una mente activa

El cerebro TDA no se detiene. No hay interruptor de encendido/apagado. No hay frenos que lo detengan. Es una carga que hay que aprender a manejar.




2. Escuchan pero no absorben lo que se les dice

Una persona con TDA te mirará, escuchará tus palabras, mirará tus labios moverse, pero después de las primeras cinco palabras su mente estará viajando. Todavía pueden oírte hablar, pero sus pensamientos están en el espacio exterior. Están pensando en cómo se mueven tus labios o cómo tu cabello está desordenado.

3. Tienen dificultad para mantenerse en la tarea

En lugar de concentrarse en lo que tienen delante, las personas con TDA están mirando los colores de la pintura de la pared. Como si caminaran por un laberinto, empiezan a moverse en una dirección, pero siguen cambiando de dirección para encontrar la salida.

4. Se ponen ansiosos fácilmente

Como pensadores profundos, son sensibles a lo que sucede a su alrededor. Para ellos, estar en un restaurante ruidoso puede parecerles como si estuvieran en primera fila en un concierto de Metallica. Un fragmento de noticias deprimente puede ponerlos en el modo «fin del mundo».

5. No pueden concentrarse cuando están emocionados

Si hay algo que les preocupa o si están molestos, una persona con TDA no puede pensar en otra cosa. Esto hace que la concentración en el trabajo, la conversación y las situaciones sociales sea casi imposible.

6. Se concentran demasiado intensamente

Cuando las puertas de su mente se abren, la persona con TDA se sumerge como un buzo saltando en el océano profundo.




7. Tienen dificultad para detener una tarea cuando están concentrados

Y bajo el océano profundo es donde permanecen durante horas. Incluso cuando su oxígeno se está acabando, si están disfrutando de la vista, no saldrán a tomar aire hasta que se les acabe el oxígeno.

8. Son incapaces de regular sus emociones

Para una persona con TDA, sus emociones son salvajes, desproporcionadas y no pueden ser contenidas. Los cables enredados en sus cerebros brillantes hacen que el pensamiento y los sentimientos sean difíciles de procesar. Necesitan tiempo extra para que sus sistemas funcionen correctamente.

9. Tienen arrebatos verbales

Sus emociones intensas son difíciles de regular. Como dicen impulsivamente lo que piensan, a menudo dicen cosas de las que luego se arrepienten. Es casi imposible para ellos editar sus palabras antes de liberarlas.

10. Tienen ansiedad social

Sintiéndose incómodos sabiendo que son diferentes, las personas con TDA a menudo se sienten incómodas en situaciones sociales. Tienen miedo de decir alguna tontería o de reaccionar de manera inapropiada. Retenerse hace que se sientan más seguros.

11. Son profundamente intuitivos

Para las personas con TDA, la superficie es un exterior invisible en el que penetran. Ellos ven más allá. Este es el aspecto más agradable del TDA. Este rasgo inspirador es lo que hace a los genios creativos. Inventores, artistas, músicos y escritores prosperan en esta zona.

12. Piensan fuera de lo habitual

Otro aspecto maravilloso de TDA es que debido a que ellos piensan diferente, sus mentes abstractas ven soluciones a problemas que el pensador concreto no puede ver.

13. Son impacientes e inquietos

Se enojan fácilmente, quieren que las cosas sucedan inmediatamente, y constantemente juegan con sus teléfonos, tocan su cabello, o hacen rebotar sus piernas hacia arriba y hacia abajo; una persona con TDA necesita un movimiento constante. Es una actividad Zen calmante para ellos.

14. Son físicamente sensibles

Los lápices se sienten pesados en la mano. Las fibras en la tela que la mayoría de la gente no sentiría pueden producir picor. Las camas son irregulares. La comida tiene texturas que no puedes imaginar. Al igual que La Princesa y el Guisante, pueden sentir un guisante bajo veinte colchones.

15. Son desorganizados

Las pilas son su método favorito de organización. Una vez completada una tarea, los papeles relacionados con ella se colocan en un montón, donde permanecen hasta que los montones crecen demasiado. Es entonces cuando la persona con TDA se siente abrumada y frustrada. Las personas con TDA tienen que tener cuidado de no convertirse en acumuladores. Es difícil para una persona con TDA mantener las cosas en orden porque su cerebro no funciona de manera ordenada.

16. Necesitan espacio para caminar

Al hablar por teléfono o tener una conversación, las personas con TDA piensan mejor cuando están en movimiento. El movimiento es calmante y aporta claridad a sus pensamientos.

17. Evitan las tareas

Tomar decisiones o completar tareas a tiempo es una lucha. No porque sean perezosos o irresponsables, sino porque sus mentes están llenas de opciones y posibilidades. Elegir una puede ser problemático. Es fácil evitar tomar decisiones porque son demasiado pensadores. Se obsesionan y habitan en las profundidades de sus propias mentes.

18. No pueden recordar tareas simples

Otro rasgo paradójico del TDA es la memoria. Las personas con TDA no pueden recordar recoger su ropa en la lavandería, la leche en el supermercado o las citas. Por otro lado, recuerdan cada comentario, cita y número de teléfono que escucharon durante el día. No importa cuántos post-its o recordatorios de calendario pongan; su mente distraída siempre está en otra parte. Los objetos visibles son más fáciles de recordar. Por eso tienen quince ventanas abiertas en su escritorio.

19. Tienen muchas tareas en marcha al mismo tiempo

Debido a la constante actividad en su mente, una vez que una tarea está terminada, están listos para pasar a la siguiente tarea sin cerrar la tarea anterior. Cuanto más ocurra a la vez, mejor. La multitarea es una de sus actividades favoritas.

20. Son apasionados por todo lo que hacen

Las emociones, los pensamientos, las palabras y el tacto de una persona con TDA son poderosos. Todo se magnifica. Esto es una bendición cuando se canaliza adecuadamente. Cuando una persona con TDAH hace algo, lo hace con el corazón y el alma. Dan todo lo que tienen. Son intensos, perceptivos y profundos. Esta cualidad es lo que hace que la persona con TDA sea tan adorable.

Básicamente, una persona con TDA/H tiene problemas para controlar sus impulsos. También tienen muchas cualidades asombrosas que disfrutarás una vez que entiendas cómo piensan y sienten. La compasión, la empatía y la paciencia te llevarán a través de los momentos más difíciles. Es importante que te cuides mucho, que te tomes tiempo a solas regularmente, que hagas lo que te gusta, que encuentres un grupo de apoyo, un terapeuta o un amigo sabio y compasivo, que tomes vacaciones frecuentes, que medites, que encuentres pasatiempos y tu propia pasión. Sobre todo, aprende a respirar.

Algunos de los más grandes inventores, artistas, músicos, empresarios y escritores tenían TDA/TDAH. Tuvieron éxito porque tenían un ser querido igual que tú, apoyándolos en sus luchas diarias. Reemplaza tu ira con compasión. Date cuenta de cómo luchan para hacer lo que te resulta fácil. Piensa en el cerebro TDA, como uno con el cableado eléctrico en los circuitos equivocados. La próxima vez que pienses que son perezosos, irresponsables, desorganizados y que evitan responsabilidades, trata de recordar lo duro que tienen que trabajar para lograr una tarea simple.

Sí, las personas con TDA/H son difíciles de amar, pero una vez que entiendas la carga que llevan, tu corazón se abrirá. El amor y la compasión tomarán el lugar de la ira. Verás en su dulce y buena alma.

Fotografía: Florian Pérennès

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!