La carta de una enferma terminal de 27 años de edad de la que todos debemos aprender

Todos sabemos que la vida es un compromiso de tiempo limitado, pero a menudo no lo tratamos como tal. Muchos de nosotros vivimos nuestras vidas en piloto automático, sin ser realmente conscientes de cada momento que pasa. Simplemente existimos, esperando que la vida mejore, pero sin dar gracias por todo lo que tenemos en el presente. Pensamos en la muerte como un acontecimiento lejano, pero en realidad, ninguno de nosotros sabe realmente cuándo llegará nuestro último día en la Tierra.




Ninguno de nosotros cuenta con morir antes de cumplir 30 años, pero para una mujer australiana que murió de cáncer hace apenas unos meses, esa era su realidad. Apenas a los 27 años, cuando falleció, escribió un artículo muy conmovedor en Facebook antes de su muerte, que desde entonces se ha vuelto viral. La joven pidió a sus amigos y familiares que lo compartieran en los medios de comunicación social después de su muerte.

Holly Butcher de Grafton, Australia, sufría de una rara forma de cáncer llamado sarcoma de Ewing, que ataca los huesos y los tejidos blandos que lo rodean.


Crédito: Facebook/Holly Butcher.

En su relativamente corto tiempo con nosotros, aprendió valiosas lecciones de vida que compartió en su post en Facebook, tales como no enfadarse por las cosas pequeñas, pasar tiempo con los seres queridosa y recordar dar más de lo que se recibe.

CARTA DE UNA ENFERMA TERMINAL DE 27 AÑOS DE EDAD

Abajo hay un extracto de su artículo, que puede leer en su totalidad aquí (pulsa para verlo).




Agradece cada día que no tengas dolor e incluso los días en que no te sientas bien por la gripe, la espalda dolorida o un esguince de tobillo, acepta que es una mierda, pero agradece que no es una amenaza para tu vida y que desaparecerá.

¡Llámenme menos, gente! … y vamos a ayudarnos más los unos a los otros.

Dar, dar, dar, dar. Es verdad que se gana más felicidad haciendo cosas para los demás que haciéndolas para uno mismo. Desearía hacer esto más a menudo. Desde que estoy enferma, he conocido a la gente más increíblemente generosa y amable y he sido la receptora de las palabras más atentas y amorosas y del apoyo de mi familia, amigos y extraños; más de lo que podría dar a cambio. Nunca olvidaré esto y siempre estaré agradecida a todas estas personas.

Es raro tener dinero para gastar… cuando al final te estás muriendo. No es el momento de salir a comprar cosas materiales que normalmente comprarías, como un vestido nuevo. Te hace pensar lo tonto que es que pensemos que vale la pena gastar tanto dinero en ropa nueva y ‘cosas’ en nuestras vidas.

Compra a tu amiga algo amable en lugar de otro vestido, un producto de belleza o joyas para la próxima boda. 1. A nadie le importa si usas la misma cosa dos veces. 2. Si te sientes bien. Llévalos a comer, o mejor aún, cocine algo para ellos. Regálales o cómprales una planta, un masaje o una vela y diles que los quieres cuando se los des.




Valora el tiempo de los demás. No los hagas esperar porque eres una mierda en eso de “llegar a tiempo”. Prepárate más temprano si eres una de esas personas y si aprecias que tus amigos quieran compartir su tiempo contigo, no los hagas esperar. ¡También ganarás respeto! Amén, hermana.

Este año, nuestra familia aceptó no hacer regalos por Navidad y a pesar de que el árbol se veía triste y vacío (¡casi rompí la Nochebuena!), fue muy bonito porque la gente no tenía la presión de ir de compras y el esfuerzo fue para escribir una tarjeta bonita para cada uno. Además, imagina a mi familia tratando de comprarme un regalo sabiendo que probablemente terminarán con él ellos mismos… ¡Era extraño! Puede parecer una tontería, pero esas tarjetas significan para mí más de lo que cualquier compra por impulso podría significar. Aunque también era más fácil hacerlo en nuestra casa porque no había niños en ella. De todos modos, la moraleja de la historia: los regalos no son necesarios para una Navidad significativa.

Usa tu dinero en experiencias… O al menos no te pierdas las experiencias porque gastaste todo tu dinero en cosas materiales.

Esfuérzate por hacer esa excursión de un día a la playa que sigues posponiendo. Sumerje los pies en el agua y mete los dedos de los pies en la arena. Mójate la cara con agua salada.

Entra en contacto con la naturaleza.

Intenta disfrutar y estar en los momentos en lugar de capturarlos a través de la pantalla de tu teléfono. La vida no está hecha para ser vivida a través de una pantalla ni para conseguir la foto perfecta… ¡disfrutad del momento, gente! Dejad de intentar capturarlo para los demás.

Una pregunta retórica al azar. ¿Esas horas que pasas peinándote y maquillándote cada día o para salir una noche, realmente valen la pena? Nunca he entendido eso de las mujeres.

Levántate temprano a veces y escucha a los pájaros mientras observas los hermosos colores que el sol proyecta en el entorno cuando sale.

Escuchar música… escucharla de verdad. La música es terapia. Lo viejo es lo mejor.

Acaricia a tu perro. Lo echaré de menos.

Habla con tus amigos. Cuelga el teléfono. ¿Están bien?

Viaja si es tu deseo, no lo hagas si no lo es.

Trabaja para vivir, no vivas para trabajar.

En serio, haz lo que haga que tu corazón se sienta feliz.

Cómete ese pastel. Cero culpabilidad.

Di no a las cosas que realmente no quieres hacer.

No te sientas presionado a hacer lo que otras personas podrían pensar que es una vida plena… podrías querer una vida mediocre y eso está muy bien.

Dile a tus seres queridos que los quieres y los amas cada vez que tengas la oportunidad y ámalos con todo lo que tienes.

También, recuerda que si algo te está haciendo sentir miserable, tienes el poder de cambiarlo – en el trabajo o en el amor o lo que sea. Ten las agallas para cambiar. No sabes cuánto tiempo tienes en esta tierra, así que no lo desperdicies siendo miserable. Sé que se dice todo el tiempo, pero no podría ser más cierto.

De todos modos, este carta es sólo unos consejos de vida para chicas jóvenes. Tómalo o déjalo, no me importa.

Oh y una última cosa, si puedes, haz una buena acción por la humanidad (y por ti mismo) y empieza a donar sangre regularmente. Te hará sentirse bien con la ventaja adicional de salvar vidas. ¡Siento que es algo que se pasa por alto considerando que cada donación puede salvar 3 vidas! Ese es un impacto masivo que cada persona puede tener y el proceso es realmente muy simple.

La donación de sangre (más bolsas de las que pude seguir contando) me ayudó a mantenerme con vida durante un año más – un año más estaré siempre agradecida de poder pasarlo aquí en la Tierra con mi familia, mis amigos y mi perro. Un año que tuve algunos de los mejores momentos de mi vida.

…hasta que nos volvamos a encontrar.

Hol


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!