5 recordatorios que te mantendrán fuerte (incluso si tienes ganas de rendirte)

La vida es un campo de batalla, y nosotros somos los soldados que luchamos valientemente a través de cada tormenta sin importar a qué nos enfrentemos. Aunque a veces nos cansamos y tenemos ganas de rendirnos, los humanos tenemos una increíble cantidad de resiliencia. Podríamos caer, pero no nos quedamos en el suelo. Seguimos luchando cada día que tenemos, y eso nos convierte a todos en guerreros.




Todos hemos pasado por pruebas y tribulaciones en la vida, pero algunos son más difíciles y dolorosos que otros. Para esas mañanas cuando te levantas y no quieres enfrentarte a otro día, tenemos algunas citas que te harán seguir adelante cuando sientas que no te queda nada.

Esperamos sinceramente que estas citas te resulten útiles y te deseamos todo lo mejor en su vida. Recuerda, eres más fuerte de lo que piensas y puedes superar cualquier cosa si crees que puedes.

HE AQUÍ 5 CITAS QUE TE MANTENDRÁN FUERTE CUANDO TE SIENTAS CON GANAS DE RENDIRTE:

1. A veces las cosas malas que suceden en nuestras vidas nos ponen directamente en el camino hacia las mejores cosas que nos sucederán.

Como probablemente ya sabes, en la vida tenemos que enfrentarnos a la tormenta antes de poder ver el arco iris. Sería genial no tener nunca estrés o momentos difíciles, pero entonces no apreciaríamos tanto la belleza de la vida, porque no conoceríamos nada más. Así que, cuando sientas que estás pasando por un infierno y no ves una salida, ¡no te rindas! Continúa hasta que veas la luz al final del túnel, porque en el otro lado puedes encontrar el paraíso.

2. ¿Recuerdas la vez que pensaste que nunca sobrevivirías? Lo hiciste, y puedes hacerlo de nuevo.

A menudo subestimamos nuestro potencial y nuestra capacidad de recuperación. Pensamos que nos sentiremos mal durante mucho más tiempo del que realmente lo haremos, lo que nos hace dudar de nuestra fuerza y resolución emocional. Los estudios han demostrado que las personas se recuperan de situaciones negativas más rápidamente de lo que pensaban, lo que significa que tenemos un largo camino por recorrer cuando se trata de comprender nuestras emociones en situaciones difíciles. Sólo recuerda que cada día que despiertas significa que has conquistado el día anterior y el anterior, lo que significa que lo estás haciendo muy bien. No te subestimes.

3. “Los problemas no son señales de alto, son directrices“. – Robert Schuller

Cuando te encuentras con un problema en la vida, ¿qué es lo primero que haces? Bueno, si eres como la mayoría de la gente, le expresas tu frustración a alguien, te complaces con un postre o una copa de vino, y te sumerges en música durante un rato. Cuando nos enfrentamos a problemas, la mayoría de nosotros encontramos un escape antes de encontrar una solución. Sin embargo, eso no significa que no volvamos a tener el problema después de que hayamos tenido la oportunidad de refrescarnos. No dejes que los problemas te impidan vivir una vida feliz; permíteles que te guíen en la dirección de esa vida. Los problemas simplemente están ahí para mostrarnos que no debemos seguir por el camino actual y buscar otro.




4. Cuando algunas cosas salen mal, tómate un momento para estar agradecido por las muchas cosas que van bien.

Cuando nuestro mundo se derrumba a nuestro alrededor, eso es todo lo que vemos. No vemos las flores floreciendo en la distancia, ni oímos a los pájaros gorjeando sobre nosotros, ni sentimos el viento en nuestras caras. Sólo vemos los problemas a los que nos enfrentamos y nos olvidamos de las bendiciones que tenemos. En tiempos agitados, tómate un momento para apreciar todas las cosas buenas que están sucediendo en tu vida. Esto hará que las cosas malas parezcan mucho menos catastróficas, y puede ayudar a cambiar tu perspectiva de un vaso medio vacío a un vaso medio lleno.

5. No te rindas por un mal capítulo en tu vida. Sigue adelante….tu historia no termina aquí.

Cuando tengas ganas de caer de rodillas y rendirte al cruel maestro que es la vida, recuerda que un diamante necesita presión para conseguir crear algo. Tienes que tener algo de resistencia para poder ser pulido y transformado en una versión más fuerte de ti mismo. Así que, sólo ríndete a lo que es y acepta tu situación actual. O bien, trata de encontrar una mejor manera de abordarlo. Pero no te rindas, porque tu historia no termina aquí. Es sólo el comienzo.

Reflexiones finales…

Somos humanos. Somos más fuertes de lo que pensamos y mucho más capaces de lo que podríamos imaginar. No permitas que los límites en tu mente te impidan pelear. Aunque es una larga batalla, todos estamos juntos en ella, y podemos apoyarnos los unos a los otros. Nunca estás solo en esta lucha, así que no tengas miedo de pedir ayuda cuando la necesites. Esfuérzate, pero no olvides ser gentil con tu espíritu. Incluso los más grandes guerreros entre nosotros deben despojarse de la armadura a veces.

Fotografía destacada de Claudia Soraya en Unsplash.





¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!