Luz de gas: 3 maneras de detectar ésta manipulación psicológica

Luz de gas: 3 maneras de detectar ésta manipulación psicológica

La luz de gas es una forma de abuso psicológico donde se les presenta información falsa a las víctimas, lo que les hace dudar de su percepción, memoria y cordura.




Hay un término en psicología llamado luz de gas (o gaslighting en inglés), que representa una forma de abuso psicológico. En las relaciones, significa que tu ser querido te presenta información falsa e insiste en que él tiene razón y tú estás equivocado. Esta forma de manipulación con el tiempo te hará dudar y cuestionarte a ti mismo, a tu memoria o incluso a tu cordura.

Este tipo de manipulación es tan sutil que incluso te hará culparte por los errores de tu pareja y todos los problemas que tienes en tu relación. Pero, ¿por qué la gente elige la luz de gas como una herramienta de manipulación sobre un ser querido?

A menudo es una forma de encubrir algo, ya sea infidelidad sexual, problemas financieros, lo que sea. Es su manera de hacerte sentir que no confías en ellos, o que imaginas cosas, de echarte la culpa a ti sin pensarlo dos veces. Es su manera de ocultar algo con éxito. ¡Además, ellos mismos son la víctima en este juego!

¿Qué tipos de personas son más propensas a ser manipulados con luz de gas?

La triste verdad es que todo el mundo puede ser engañado o manipulado. Incluso los individuos más brillantes y emocionalmente más estables son vulnerables a este tipo de manipulación. Esto se debe a que es natural para nosotros, como seres humanos, confiar en las personas que amamos. Más aún, en lugar de cuestionar su comportamiento, tendemos a poner excusas porque hay algunas verdades que no podemos aceptar.

Por otra parte, no es fácil detectar la luz de gas. Este proceso puede ocurrir muy lenta y sutilmente y ni siquiera puedes notarlo. Por lo general comienza con pequeñas mentiras y excusas, tales como: “Lo siento cariño, pero no puedo venir esta noche, me quedé atascado en el trabajo.” Un compañero amoroso no sospechará nada al principio, pero a medida que pase el tiempo las excusas y las mentiras se harán más grandes e incluso poco realistas.




Sin embargo, incluso en este punto, es posible que no seamos capaces de notarlo porque la profundidad de las mentiras y excusas aumenta gradualmente. Es como si pusieras una rana en una olla llena de agua y empezaras a subir la temperatura de cocción lentamente, para que la rana no note que se está cocinando.

Entonces, ¿cómo puedes saber si estás siendo manipulado de esta forma en tu relación?

Si sospechas que tu pareja te está haciendo luz de gas, hay tres cosas que puedes preguntarte a ti mismo. Si respondes ‘sí’ a estas cosas, lo sentimos, pero estás siendo manipulado mediante luz de gas.

1. Cuando le preguntas a tu pareja sobre su paradero y lo que estaba haciendo, ¿normalmente cambia su tono y cambia el guión sólo para que parezca que es tu problema y no el suyo?

Si tu respuesta es “sí”, entonces probablemente le has escuchado poner excusas: “Te dije que no me esperaras despierta porque tenía que trabajar hasta tarde. Nunca me escuchas“; “¿Por qué sigues preguntándome si pasa algo? Siento que ya no confías en mí“; “No puedo creer que estés enfadada porque me olvidé de llamarte. Sólo cerré los ojos durante un minuto y me quedé dormido. Siempre te enfadas por nada“.

2. ¿Tu pareja te hace sentir que no confías en él porque eres psicológica y emocionalmente frágil?




Si esto es cierto para ti, aquí están algunas de las declaraciones más comunes que tu pareja probablemente te ha dado: “¿Por qué estás tan celosa? Ella es sólo una amiga, y necesita ayuda“; “Estás loca si piensas que algo está pasando con mi compañera de trabajo. Sólo me llama cuando hay un problema en el trabajo“; “Estás loco si crees que me viste con otra mujer. Estuve en reuniones todo el día.

3. ¿Niegas a menudo tu percepción de la realidad y tus instintos porque es la única manera en que puedes creer en lo que tu pareja te dice?

Si contestaste ‘sí’, entonces probablemente está familiarizado con estas afirmaciones que tu instinto te dice que no son ciertas: “No estaba mirando a esa mujer. Buscaba al camarero para que trajera la cuenta“; “Te dije el sábado pasado que tenía que ir de viaje de negocios este fin de semana. Tal vez no me oíste“; “No sé quién te dijo que me vieron con otra mujer. Todo lo que sé es que no fui yo“.

Si contestaste ‘sí’ a estas 3 preguntas; podría haber un problema en tu relación del que no tienes conocimiento, o decides ignorar. Y no eres responsable de ello, a pesar de lo que tu pareja te hace creer.

Todos estamos de acuerdo en que es algo difícil de aceptar. No es fácil aceptar que nuestro ser querido elija traicionar nuestros sentimientos de esta manera tan manipuladora.

Pero siempre puedes confiar en que tus amigos y tu familia te darán consejos externos, y recuerda: no es tu culpa, no has hecho nada malo.

Finalmente, acepta el hecho de que esta naturaleza manipuladora es sólo la realidad de estas personas. Es lo que son en su esencia. En vez de tratar de cambiarlos, acepta el hecho de que su realidad no tiene que ser la tuya también, y aléjate.

Fotografía: Pixabay

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!