14 maneras en que un mentiroso patológico te hará daño y te confundirá

14 maneras en que un mentiroso patológico te hará daño y te confundirá

Patología es un término utilizado para describir la causa o progresión de la enfermedad. Un mentiroso patológico está enfermo, y te enfermará a ti también, si se lo permites.




Todos conocemos a alguien que tiene problemas con la verdad. Algunos de nosotros mentimos para salvar los sentimientos de alguien, pero eso es algo totalmente diferente de un mentiroso patológico. Un mentiroso patológico es alguien que miente simplemente porque puede.

Sin brújula moral, las mentiras son la forma en que manipulan, controlan y confunden a todos a su paso. Si crees que puedes domar o cambiar al mentiroso patológico, te mientes a ti mismo.

El mentiroso patológico puede o no haber empezado como tal. A veces la gente es buena mintiendo, y se convierte en un hábito. Antes de que se den cuenta, la verdad parece demasiado simplista. Otros usan la mentira como una forma de abusar y manipular a sus víctimas. Después de todo, decirle a alguien algo que sabe que no es verdad y hacer que lo crea, debe ser bastante poderoso.

Cualquiera que sea la razón, la persona con la que estás no puede aceptar la verdad. Pero, debes aceptar el hecho de que ellos nunca te la van a proporcionar, y seguir adelante y encontrar a alguien que sea honesto y verdadero.

#1 Mienten sobre cosas mundanas. La mayoría de nosotros mentimos para salir de problemas o para dejar de herir los sentimientos de alguien. El mentiroso patológico miente sobre todo, desde lo que almorzaron hasta cuando trabajaban por la mañana.




Los mentirosos patológicos son patológicos en el sentido de que es una enfermedad y una enfermedad que aparentemente no pueden controlar. Lo único es que pueden y deciden no hacerlo.

#2 Te ocultan cosas. El mentiroso patológico no quiere que lo atrapen, así que te ocultan todo. Lo que pasa es que son tan buenos para confundirte, que incluso si no pueden ocultarlo todo, tienen una gran excusa para salir de aquello sobre lo que mienten.

#3 Te convencen de que estás equivocado. Un mentiroso patológico tiene mucha experiencia y conocimientos en mentir. Así que, si los atrapas o los cuestionas, saben cómo darle la vuelta a las cosas, tanto que harán que te olvides de lo que hablabas al principio.

Cuando estás en una relación con un mentiroso patológico, pasas la mitad de tu vida rascándote la cabeza preguntándote qué pasó.

#4 Comienzas a cuestionarte a ti mismo cuando estás en una relación con ellos. El mentiroso patológico hace que lo que es arriba sea abajo y lo que es abajo sea arriba. Siempre estás manteniéndote en guardia, y aunque sabes algo que es cierto, de repente te lo cuestionas. Te deja sintiéndote constantemente ansioso e irreal en tu propia vida.




No hay manera de mantener una relación saludable con alguien deshonesto contigo. Nunca se sabe lo que es real, incluyendo su amor.

#5 No hay nada lo suficientemente sagrado que esté fuera de los límites para mentir. Para la mayoría de la gente, hay algunas cosas sobre las que miente y con las que está de acuerdo. Por ejemplo: «¿Me veo gorda con esto?«. Pero hay otras cosas que simplemente están fuera de los límites.

Para la persona que va por la vida diciendo falsedades, no hay nada sobre lo que no pueda mentir. Incluyendo si te quieren, si están viendo a alguien más, o si vaciaron tu cuenta bancaria. A falta de una brújula moral, no sienten remordimientos por mentir. Es un medio para su fin.

#6 Cambian sus historias sobre la marcha. Los mentirosos patológicos son expertos en pensar sobre la marcha. La mayoría de nosotros, cuando nos pillan mintiendo, nos atascamos, nos sonrojamos un poco y luchamos por encontrar la salida del agujero que acabamos de cavar para nosotros mismos. Los mentirosos patológicos son diferentes.

Dan giros a mitad de la frase sin saltarse el ritmo, lo que deja a cualquiera que esté con ellos pensando: «Está claro que debo estar equivocado«.

#7 Tienen una salida y una excusa para todo. Un experto en mentir tiene una excusa para todo. Casi como un trabajo de tiempo completo, cubren sus huellas pase lo que pase. Sus cerebros están programados de manera diferente al de una persona normal.

Capaz de salir por la tangente y encontrar una excusa válida en los recovecos de su mente, es verdaderamente magistral. Mientras que el resto de nosotros nos liamos cuando somos atrapados en una mentira, el mentiroso patológico tiene todo bajo control.

#8 Son muy buenos cubriendo sus huellas. Se necesita mucho tiempo para cubrir las huellas de un mentiroso. Tienen un plan maestro que va de principio a fin. Si mintieron sobre algo, se aseguran de que ocultarlo, y de que encontraron a un testigo o escapatoria.

Hay muy pocas maneras de romper la red de mentiras del mentiroso patológico. Como una araña, están al acecho para picar.

#9 Si los cuestionas, te hacen sentir mal por hacerlo. Lo mejor en lo que el mentiroso patológico es bueno es en la manipulación. Si los llamas, y no pueden explicar la mentira, o simplemente quieren cerrarte por completo, te hacen sentir avergonzado por cuestionar su integridad.

Para alguien que se gana la vida mintiendo, gritarles equivale a derribarlos. No van a tolerar eso. Hacen que te desestabilices y que parezcas un imbécil por no seguir su juego.

#10 Típicamente tienen un trastorno de personalidad subyacente que les da la propensión a ser laxos con la verdad. Ser un mentiroso patológico es típicamente la menor de sus preocupaciones. Por lo general, cuando alguien no puede atenerse a la verdad, hay un problema de personalidad subyacente.

Ya sea que se trate de un trastorno de personalidad narcisista o de una personalidad sociópata, mentir suele ser parte de toda su personalidad. Un mecanismo de defensa que usan para ocultar quiénes son realmente.

#11 Nunca asumen la responsabilidad. Si estás con un mentiroso patológico, nunca, pero NUNCA, asumirá la responsabilidad de nada. Sus acciones, sus comportamientos, sus mentiras. Son por tu culpa o por la de otra persona. Tienen una manera extraña de asegurarse de que nada es culpa de ellos.

#12 Destruyen toda relación en la que están. Si estás con un mentiroso patológico, lo que descubrirás rápidamente es que no tienen muchos amigos o relaciones a largo plazo. No puedes confiar en la gente que miente todo el tiempo.

Y, aunque pueden ser buenos en lo que hacen, cuando te acercas a ellos, eventualmente ves su manipulación. Si estás en una relación con alguien sin amistades de calidad y sus relaciones pasadas terminaron en desastre, piensa en lo que sucede en su vida.

#13 No tienen remordimientos. El mentiroso patológico te ve llorar y eso no le afecta.

Alguien que miente sin remordimientos está equivocado en muchos sentidos. Y, por mucho que no quieras escuchar esto, ellos ciertamente no se preocupan por ti.

#14 Te quitan la seguridad. En una relación, esperas amar y ser amado a cambio. Pero ellos se asientan en una cama de mentiras y te hacen cuestionarte todas las cosas de las que creías que las personas eran capaces.

Cuando amas a alguien que te miente descaradamente en la cara sin sentirse mal, te hace cuestionar tu juicio en todas las cosas. Pero, recuerda que no eres tú.

Los mentirosos patológicos son personas que no pueden decir la verdad y no se arrepienten en lo más mínimo cuando mienten. Por lo general, un síntoma de algún otro defecto de personalidad que acecha debajo, no dejes que te hagan cuestionarte.

Lo más importante es que no dejes que cambien la forma en que ves a otras personas en tu vida. Es fácil desarrollar problemas de confianza cuando amas a alguien en quien no puedes creer, pero depende de ellos, no de ti.

Fotografía: Geralt

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!