4 comportamientos abusivos que no son físicos

Las víctimas de abusos no siempre están cubiertas de moretones. A muchas ni siquiera les tocan en absoluto. Sin embargo, la ofensa es igual de destructiva. El abuso emocional daña psicológicamente a la víctima, ésta queda confundida, y pierde su sentido del yo. Esto puede durar años, ya que el abuso es más fácil de negar y justificar cuando no hay ningún componente físico.




Redescubrir su identidad, dar sentido a su trauma y recuperar el control de su vida puede llevar años. El primer paso en este viaje es reconocer que hay un problema.

Aquí hay cuatro comportamientos que constituyen abuso emocional:

1. Hacer luz de gas o Gaslighting

Gaslighting es una táctica psicológica en la que uno de los miembros de la pareja hace que el otro cuestione su propia percepción de la realidad. Descartan las emociones de la víctima como sobre-sensibilidad y paranoia. Desafían los recuerdos de sus acontecimientos pasados. Niegan, evitan y minimizan sus problemas. Lo hacen todo con un aire inquebrantable de confianza y compasión. Pronto, la víctima comienza a dudar de su propia cordura. Una vez que el gaslighter (el que ejerce el abuso) ha desmantelado la percepción de la realidad de su pareja, son libres de construir sus propias realidades en su lugar.

2. No respetar los límites

Esto es difícil. Cuando tu novio aparece en tu trabajo con flores, te sientes romántica. Después él comienza a aparecer sin decirte nada por otras razones. Pronto, él aparece en tu vida inesperadamente varias veces cada semana. Comienzas a sentirte nerviosa, irritada, y tal vez un poco intimidada. ¿Por qué él siente la necesidad de comprobar dónde estás todo el tiempo? Su comportamiento te hace daño. Él te dice que la culpa es tuya. Incluso puede acusarte de que le estás haciendo trampas o engañando. Una pareja que no respeta tus límites no te respeta como individuo. Están tratando de llevarte a la co-dependencia. No dejes que esto suceda. Proteje tus límites. Protégete a ti misma.

3. Insultos disfrazados

¿Tenías que quedarte tarde en el trabajo otra vez? Jaja, sabes que apenas ganas dinero allí, ¿verdad? Felicidades por tu pérdida de peso. ¡Sigue así y serás tan bonita como tu hermana! Estos insultos pueden disfrazarse de humor, críticas constructivas o incluso elogios. Sin embargo, están diseñados para hacer daño. Una pareja abusiva puede tratar de justificar estos cumplidos. Pueden hacer que te sientas como si estuvieran molestos ellos por que la culpa es tuya. Eres demasiado sensible. No puedes aceptar una broma. Un compañero que te hace sentir mal contigo misma es abusivo – fin de la historia. Encuentra uno que te construya en lugar de que te destruya.

4. Aislamiento

Somos más vulnerables cuando estamos solos. Un abusador lo sabe. Intentarán separar a su víctima de su red de apoyo. Cuando te desconectas de amigos y familiares, te vuelves más dependiente de tu pareja. Esto les permite deformar tus percepciones, atacar tu autoestima, y ​​moldearte como al “felpudo” que están buscando. No dejes que esto suceda. Aférrate firmemente a las personas que se preocupan por ti. Escucha sus preocupaciones acerca de tu pareja. Créeles cuando te dicen que te quieren. Ellos quieren verte feliz y completa.




Las cicatrices de la crueldad mental pueden ser tan profundas y duraderas como las heridas de golpes o bofetadas, pero a menudo no son tan obvias. De hecho, incluso entre las mujeres que han experimentado violencia de un compañero, la mitad o más informan que el abuso emocional del hombre es lo que les está causando el mayor daño“, explicó Lundy Bancroft. No minimices ni toleres comportamientos abusivos por su falta de fisicalidad. Si sufres en una relación abusiva, o si conoces a alguien que está sufriendo, busca ayuda HOY, AHORA.

¿Le ha resultado útil este artículo? Por favor difúndalo si es así…


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!