10 maneras de motivar a tu yo desmotivado

10 maneras de motivar a tu yo desmotivado

¿Alguna vez has sentido que tienes mucho que hacer, y has decidido no hacer nada de eso? Esto te envía a una espiral de pensamientos negativos. Y al final del día, cuando no has logrado nada, sólo tienes más cosas que añadir a tu lista de cosas por hacer. La vida no se detiene y esas cosas se acumulan. Aquí hay algunos consejos increíbles para ayudar a motivar a los que dejan las cosas para más tarde, a esos procrastinadores.




  1. Haz una lista. Cuando tienes esas ideas dispersas abarrotando tu cerebro, haces menos cosas. Una vez que está en papel, ya no está saturando tu cerebro. Hacer una lista es FÁCIL y rápido, y ¡qué genial que puedas despejar tu mente con un ejercicio de 5 minutos! Apuesto a que todos haríamos esto si despejar nuestra casa fuera igual de fácil. Prueba a usar alguna aplicación en tu móvil para la gestión de esta lista de tareas. Algunas de nuestras favoritas son:
    Tareas de Google, Microsoft To-Do, Things (sólo para iOS), Wunderlist, Todoist y Remember The Milk. Es menos probable que dejes las cosas para más tarde cuando lo tengas anotado.
  2. Pon un temporizador. Este es el mejor truco de la historia, especialmente cuando tienes hijos. ¿Alguna vez ha llegado a casa del trabajo y te encuentras con una situación desorganizada que te estresa? El otro día llegué a casa y noté que la casa estaba demasiado desordenada para relajarme. Les dije a los niños que estoy programando un temporizador de 15 minutos para limpiar y que cuando el temporizador se apagara, podríamos terminar y pasar a otra cosa. La casa pasó de desordenada a agradable en 15 minutos porque todos trabajamos duro durante ese corto período de tiempo. Puedes hacerlo con cualquier tarea. Cuando te das un marco de tiempo específico, es más probable que te sientas motivado para hacer la tarea dentro de ese tiempo específico. Es menos probable que comiences una tarea si crees que tienes que pasar todo el día haciéndola.
  3. ¡Deja de ser un perfeccionista! Estándares imposibles = tensión y dilación garantizadas. Tal vez todos somos culpables de esto a veces. Queremos ser el padre, cónyuge, amigo, empleado, etc. perfecto. ¿Adivinas qué? Nadie es perfecto y todos cometemos errores. Deja de ser tan duro contigo mismo. Si tus estándares son inalcanzables, te castigarás por no alcanzar esas metas imposibles que te hacen a TI infeliz. Tal vez ni siquiera comiences esas tareas porque te has fijado esas metas imposibles. Fíjate metas realistas y comprende que la perfección no es necesaria.
  4. Celebra tus logros. ¿Alguna vez has pensado en todas las cosas que no has hecho al final del día? Te sientes mal, ¿verdad? En su lugar, trata de darte una palmadita en la espalda por las cosas increíbles que hiciste hoy.
  5. ¡Visualiza tu éxito! Si no crees en ti mismo, nadie más lo hará. Confía en que lograrás todos tus objetivos. En tu mente, imagina cómo se ve el resultado final.
  6. Lee algunas citas inspiradoras. Sólo con leer unas pocas citas por día te inspirarás y motivarás. Te hacen sentir bien y te dan perspectiva, lo que a su vez ¡MOTIVA! Nos encantan las citas y tenemos una página dedicada a ellas en nuestro blog. Lee un poco antes de empezar el día, en lugar de la larga lista de actualizaciones de Facebook.
  7. ¡Música, Música, Música, Música! Para muchos, la música es un elevador del estado de ánimo, lo que también puede ayudar con la motivación. Limpiar la casa sin música sería un pecado, ¿verdad? Ponerse los auriculares puede ahogar las distracciones y mejorar la concentración. Elije el tipo de música adecuado para la tarea. Puedes querer música rápida para una tarea física, y música clásica para escribir un artículo, etc.
  8. Encuentra TU momento más productivo del día. Lo primero que necesitas saber es cuál es tu cronotipo (programación biológica). Una vez que conozcas tu cronotipo, sabrás cuál es la mejor hora del día para realizar tus tareas al ritmo más productivo. Echa un vistazo a ésta página para aprender más sobre los cronotipos.
  9. Despeja tu mente. Los estudios demuestran que la meditación puede mejorar la productividad. ¡Incluso una meditación diaria de dos minutos puede ayudar!
  10. Usa aceites esenciales. Los aceites esenciales son nuestros favoritos. Experimentar con diferentes aceites te ayudará a encontrar los que mejor funcionan para ti. Hay una mezcla de aceites que en realidad se llama «motivadores» y que me encanta usar cuando trabajo de noche. La menta es un aceite conocido por mantenerte alerta. El vetiver es un aceite que te ayuda a concentrarte. Para más información sobre los aceites esenciales, haga clic aquí.

Bien, ¿ya estás motivado? Apaga el teléfono o aléjate del ordenador y ponte a trabajar. Después date una palmadita en la espalda… porque eres increíble. El hecho de que estés leyendo esto demuestra que estás interesado en mejorar, lo cual es impresionante en sí mismo.

Fotografía: Almos Bechtold

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!