10 cosas que aprender del fracaso

10 cosas que aprender del fracaso

Mi gran preocupación no es si has fracasado, sino si estás contento con tu fracaso.

Abraham Lincoln, 16º Presidente de los Estados Unidos




Cielos… somos una sociedad impulsada por el éxito, ¿no es así? La sociedad parece juzgar el éxito de uno por una serie de factores superficiales: sus ingresos, su coche, su casa, su profesión, etc. Una de las últimas cosas que cualquiera de nosotros quiere ser considerado es un fracaso, ¿verdad? Sólo la palabra fracaso crea un trasfondo negativo de emoción dentro de nosotros. Ser etiquetado como un fracaso es una de las críticas más duras al valor personal… de todos modos, según la sociedad moderna.

Probemos un experimento:

Intenta ver si reconoces alguno de estos nombres: Abraham Lincoln, Thomas Edison, Winston Churchill, Steven Spielberg y Albert Einstein; ¿qué tal Henry Ford? Nadie discutiría que estas son algunas de las mejores y más brillantes mentes que han existido y que todas han hecho tremendas contribuciones a la sociedad. Nadie le pondría nunca la palabra fracaso a ninguno de ellos. Pero eso es exactamente lo que eran en un momento dado.

El fracaso es una cuestión de perspectiva, simple y llanamente. Tomemos el caso de Abraham Lincoln, por ejemplo.

El decimosexto Presidente de los Estados Unidos puede pasar a la historia como el mejor líder que los Estados Unidos, tal vez el mundo entero, haya tenido jamás. Sin embargo, lo que los libros de historia omitirán a menudo es el número de fracasos que Lincoln experimentó, entre ellos: la pérdida de sus empleos, el fracaso en los negocios, la pérdida de múltiples candidaturas a cargos públicos (ocho en total) y numerosos rechazos por parte de colegas y electores; todo esto antes de ser elegido presidente en 1860. El resto es historia.




La historia de Lincoln por sí sola es suficiente para demostrar cómo el fracaso puede ser una fuerza impulsora hacia el éxito. El hecho es que muchas de las lecciones importantes de la vida se aprenden a través de fracasos y reveses.

HE AQUÍ 10 LECCIONES QUE TODOS PODEMOS APRENDER DEL FRACASO:

1. EL FRACASO CONSTRUYE EL CARÁCTER

Hay una lección que aprender de todo, incluido el fracaso. Tal vez el mayor beneficio que se obtiene del fracaso es la fuerza. Piensa en ello: si la vida fuera perfecta y cada esfuerzo terminara en un éxito sin fisuras, ¿qué clase de persona serías tú? La verdad es ésta: el fracaso nos enseña más sobre nosotros mismos y construye el carácter mejor de lo que el éxito jamás podría hacerlo.

2. EL FRACASO CREA OPORTUNIDADES

Piensa en esto: ¿cuántas veces en tu vida has fallado en algo sólo para descubrir otra oportunidad? Tal vez fue una relación fallida la que te llevó a alguien grandioso. Tal vez fue un trabajo que no te convenía y te trajo uno mejor. Independientemente de cuál haya sido tu “fracaso”, lo experimentado después fue mucho mejor, ¿no es así?

3. EL FRACASO ES UN GRAN MAESTRO

El fracaso tiene una manera de mostrar cuáles son tus fortalezas y debilidades mientras te motiva a corregirlas. En cualquier área de la vida – académica, laboral, lúdica, de relaciones, etc. – el fracaso es a menudo la fuerza motriz del éxito. Por ejemplo, Michael Jordan, posiblemente el mejor jugador de baloncesto de la historia, no llegó a formar parte del equipo de baloncesto de su escuela secundaria. Cuando se le preguntó sobre sus primeros fracasos, Jordan dijo:

He fallado una y otra vez en mi vida y es por eso que tengo éxito.

4. EL FRACASO INFUNDE VALOR

Como ya debería estar claro, la mayoría de la gente le teme al fracaso. Muchos de nosotros no estamos dispuestos a tomar el camino incierto; sólo preferimos permanecer en el mismo barco y no sacudirlo demasiado. Después de todo, tenemos responsabilidades y personas que dependen de nosotros. En resumen, el fracaso requiere valor. Ya sea que el fracaso experimentado haya sido anticipado o no, necesitarás endurecerte un poco para superarlo.




5. EL FRACASO ENSEÑA PERSEVERANCIA

Cuando se experimenta un fracaso, es muy fácil darse la vuelta y rendirse. “¿De qué sirve?”, te dices a ti mismo. Se necesitan agallas y determinación para seguir avanzando. Por ejemplo, J.K. Rowling, autora de la exitosa serie de Harry Potter, dijo que recibió “montones” de cartas de rechazo durante cinco años antes de encontrar un editor para una de las series de libros (y películas) más exitosas de la historia. Increíble.

6. EL FRACASO ENGENDRA CREATIVIDAD

Si la necesidad es la madre de la invención, el fracaso es el padre. Nada estimula más la creatividad que el fracaso. Los artistas y creadores de todo tipo saben que si algo no funciona, deben aprovechar su gran reserva de talento creativo para crear algo verdaderamente único.

7. EL FRACASO REQUIERE MOTIVACIÓN

Winston Churchill dijo una vez: “El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo“. Las personas más exitosas son simplemente las que no se dieron por vencidas. Encontrar la motivación para creer en ti mismo y seguir adelante es primordial.

8. EL FRACASO ES ACEPTABLE

Aunque es un concepto simple, aceptar el fracaso puede ser difícil de aceptar. En medio de la experiencia del fracaso, nunca es un buen sentimiento. De hecho, esta sensación puede ser francamente desgarradora. Pero recuerda que el fracaso es aceptable… la falta de esfuerzo no lo es. Aquí está Michael Jordan otra vez: “Puedo aceptar el fracaso, todo el mundo fracasa en algo. Pero no puedo aceptar no intentarlo“.

9. EL FRACASO FOMENTA LA EXPLORACIÓN

Steve Jobs sabía que el mundo corporativo no era para él. De hecho, muchas cosas no lo eran. No le gustaba la universidad, las normas sociales y la rigidez de los empresarios. Antes de fundar Apple con Steve Wozniak, Jobs podría haber sido etiquetado como un fracaso… simplemente no le importaba. Jobs dijo: “Recordar que vas a morir es la mejor manera que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir a tu corazón.” Así que explora y no dejes que nada, especialmente el fracaso, te detenga.

10. EL FRACASO ENSEÑA RESILIENCIA

Además de hacernos mejores personas, el fracaso enseña y fortalece la resiliencia. A través de la incomodidad y la incertidumbre del fracaso, uno estará más capacitado para asumir cualquiera de los desafíos de la vida a medida que se presenten. La resiliencia es algo que se requiere de todas las personas exitosas, y no hay mejor maestro de resiliencia que el fracaso.

Fotografía: Abi Lewis

Temas:

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!