21 Cosas que sólo las personas que fueron criadas por padres muy estrictos entienden

21 Cosas que sólo las personas que fueron criadas por padres muy estrictos entienden

Para muchos, pedir permiso para salir a ver a un amigo era inimaginable. Pero para aquellos con padres estrictos, era algo inevitable. De hecho, sabes que tuviste que crear un plan detallado para pedir permiso para cualquier cosa, ¿verdad? Y no sólo eso…




1. Para otros, las fiestas de pijamas no eran un gran problema porque eran normales, pero no para ti. Había todo un procedimiento completo: planear un discurso para explicar por qué deberías ir, presentar a la familia de tu amigo en detalle y rezar por un resultado positivo. Por supuesto, tenías que jurar que te mantendrías alejado del alcohol y que te irías a la cama temprano.

2. Después, incluso si ya tienes el permiso, las cosas podían salir mal. Por ejemplo, ¿recuerdas lo que pasó cuando alguien cambiaba los planes cuando ya tenías el permiso? Tenías que explicarlo todo, justificar las acciones de tus amigos y luego explicar por qué eras amigo de ellos para conseguir el «sí».

3. Las citas espontáneas eran de ciencia ficción porque tus padres necesitaban tiempo para pensar si debías salir o quedarte en casa.

4 Salir una vez a la semana era más que suficiente, decían. Así que, tuviste que elegir un día para divertirte.

5. La fiesta acaba de empezar, todo el mundo está llegando y tienes que irte. ¿Te suena familiar?




6. La ropa era otro problema. Parecía que todo lo que te gustaba era inapropiado para ellos. Incluso ahora estás pensando en la «idoneidad» de tu ropa.

7. Piercings, tatuajes y peinados inusuales eran algo que ni siquiera tratabas de hacerte porque sabías que no te lo permitirían.

8. Incluso tu nombre era convencional y «usual», nada raro.

9. Las maldiciones estaban prohibidas en tu casa.

10. Tenías demasiado miedo de ver programas de televisión en los que los personajes se besaban, así que apagabas el televisor o actuabas como si estuvieras haciendo otra cosa y el programa se emitía accidentalmente.




11. Cada conversación casual con ellos podía convertirse en su monólogo sobre tu comportamiento, así que elegías tus palabras cuidadosamente.

12. Era habitual que te llamaran mientras estabas fuera, pero cada vez que te tomabas más tiempo para responder, inmediatamente concluían que estabas haciendo algo sospechoso con «ese amigo» que nunca les gustó.

13. Se esperaba un comportamiento adecuado. El comportamiento malo y no decente era considerado un pasaporte al infierno.

14. Hablar de sexo también estaba prohibido y se evitaba en la medida de lo posible. Todo lo que sabes lo has aprendido de tus amigos, películas y libros.

15. Todo lo que era importante para tus padres eran tus logros en la escuela y la universidad. Todo lo demás no era importante y «no para ti».

16. Siempre estaban tratando de participar en todas las actividades escolares que podían. No podían dejarte ser independiente, ¿verdad?

17. Todo el tiempo, el rebelde que había en ti fantaseaba con aventuras espontáneas por la ciudad o con hacer algo de forma independiente. Pero, todo eso seguía siendo una fantasía hasta que te mudaste.

18. A menudo, conocías sus respuestas incluso antes de pedirles salir, aunque hubieras practicado el diálogo durante horas en tu cabeza.

19. Por supuesto, pedir permiso cuando están cansados o enfadados era equivale al infierno.

20. Intentabas usar trucos para conseguir que aceptaran tu «apariencia adorable», intentando expresar tus emociones y hacer que sintieran lástima por ti antes de que les pidieras algo realmente grande.

21. Todo el mundo miente, pero tú tenías que mentir más: a veces a tus padres y más a menudo a tus amigos que no podían entender.

Fotografía: Thibault Debaene

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!