4 cosas que te impiden el crecimiento personal

4 cosas que te impiden el crecimiento personal

El crecimiento personal abarca muchas cosas – después de todo, es un viaje de toda la vida. Aprender nuevas habilidades e información, mejorar la calidad de vida y trabajar hacia metas y sueños son todos aspectos del crecimiento personal.




Aunque parezca intimidante, el crecimiento personal es parte de nuestras vidas, todos tenemos metas y sueños que esperamos alcanzar algún día, todos queremos mejorar nuestra calidad de vida y felicidad general, y todos sabemos que es beneficioso continuar aprendiendo y desarrollando nuevas habilidades.

Entonces, ¿por qué puede parecer tan difícil iniciar ese crecimiento personal? La verdad es que puede haber muchas razones, y en este artículo vamos a tratar de exponerte las principales. Una vez que seas capaz de determinar exactamente qué es lo que te está impidiendo el crecimiento personal, ¡podrás acabar con ese contratiempo y empezar a trabajar realmente en ti mismo!

4 cosas que le impiden el crecimiento personal

1. No te has tomado el tiempo para pensarlo bien

El primer paso para mejorarnos es pensar en lo que esperamos lograr y en el tipo de persona que queremos llegar a ser en el proceso.

Obviamente, si no nos tomamos el tiempo para pensar en este primer paso, ¡simplemente no llegaremos muy lejos! Saber lo que queremos lograr y lo que queremos ser es el factor impulsor de nuestras historias de crecimiento personal – es lo que nos motiva a seguir aprendiendo y mejorando, y es lo que nos empuja cuando tenemos ganas de rendirnos.

¡La solución a este problema es simple! Dedica un poco de tiempo a reflexionar sobre las siguientes preguntas, que pueden guiarte en tu viaje hacia el crecimiento personal:




– ¿Qué áreas de tu vida esperas mejorar? Estas podrían ser tu carrera laboral, tus finanzas, tu salud, tus relaciones, tus pasatiempos… ¡cualquier cosa!

– ¿Quién es tu mayor inspiración en la vida? ¿Qué cualidades hacen de esta persona un gran modelo a seguir para ti, y cómo puedes empezar a construir esas cualidades en ti mismo?

– ¿Qué meta o sueño te ENCANTARÍA lograr en los próximos 5 o 10 años? ¡Distribuye los pasos de cómo puedes llegar allí!

2. No estás seguro de qué metas quieres alcanzar o has renunciado a ellas

Después de pasar algún tiempo reflexionando sobre las preguntas anteriores, es posible que tus objetivos a largo plazo se vuelvan un poco más claros. Sin esa claridad, es difícil ver cómo seguir adelante y qué pasos dar a continuación.

Puede parecer aún más difícil si has tenido errores o pasos en falso en el pasado. Establecer el mismo objetivo para nosotros mismos mes tras mes o año tras año y nunca ser capaces de lograrlo puede parecer una derrota – ¡pero ten en cuenta que todos hemos estado así!




Si este es el caso, tómate tu tiempo para pensar en los pasos que has dado en el pasado para alcanzar esa meta. ¿Qué funcionó y qué no funcionó? ¡Desarrolla un plan que sientas que realmente te preparará para el éxito esta vez!

Una vez que sepas qué metas quieres alcanzar, crear el camino para conseguirlas es mucho más sencillo. Si tienes una meta a largo plazo, divídela en pasos más pequeños que puedes tomar cada mes para acercarte a ella. Si lo haces, te asegurarás de que realmente estás trabajando hacia esa meta cada mes y te dará una gratificación instantánea a medida que alcances esos mini-objetivos.

3. No crees que estás listo para el cambio

Si estás luchando con la creencia limitante de que no estás listo para el cambio, entonces es hora de superar ese bloqueo mental. El cambio puede ser algo que asusta, pero he aprendido que casi siempre es algo GRANDIOSO.

Reflexiona sobre lo que te llevó al punto de no sentirte listo para el cambio – fracasos pasados, relaciones tóxicas, miedo. No importa lo que te haya traído hasta aquí, sólo recuerda que es posible superarlo.

También es importante aceptar el hecho de que el crecimiento personal es un viaje de toda la vida, ¡y algo por lo que tenemos que luchar durante el resto de nuestros días! En lugar de verlo como algo que asusta, míralo como una oportunidad increíble – no necesitamos ser perfectos de inmediato porque este crecimiento es algo que estamos persiguiendo activamente todos los días.

El cambio da miedo. Pero seguir siendo exactamente la misma persona que somos ahora mismo da aún más miedo. ¡Analicemos lo que nos está frenando y comencemos este viaje increíble!

4. No tienes los recursos para seguir adelante

¡A veces todo lo que necesitamos es un pequeño empujón en la dirección correcta! La autorreflexión y el saber por dónde empezar en el camino del crecimiento personal puede ser difícil, pero con los recursos adecuados, en realidad es muy sencillo.

La utilización de recursos gratuitos como blogs y podcasts es un buen punto de partida. Encuentra algunos fantásticos entrenadores de vida o bloggers que te inspiren y síguelos en los medios sociales. Muchos bloggers (¡incluido yo mismo!) escriben sobre el crecimiento personal porque es algo con lo que han luchado en el pasado y han superado esas luchas. He estado donde tú estás ahora, y fui capaz de crear una vida llena de crecimiento, ¡así que sé que tú puedes hacer lo mismo!

También hay un sinfín de libros y cursos que te inspirarán para mejorar tu vida.

Una vez que empieces a utilizar estos recursos, te sorprenderás de lo rápido que cambia tu forma de pensar. ¡Te sentirás más inspirado, agradecido y LISTO para trabajar para mejorar cada día! ¡Y no hay nada mejor que eso!


¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!