12 cosas para recordar cuando amas a alguien con ansiedad

12 cosas para recordar cuando amas a alguien con ansiedad

La ansiedad es dura, no sólo para las personas que la tienen, sino también para las personas que las aman. Si eres es una de esas personas, sabrás demasiado bien que la experiencia de la ansiedad se siente lo suficientemente mal, y harías cualquier cosa para mejorarla para el que la está pasando.




Ya sea que luchemos con la ansiedad, la confianza o la imagen corporal, hay cosas que todos necesitamos para hacer el mundo un poco más seguro, un poco más predecible y un poco menos aterrador. Si amas a alguien con ansiedad, es probable que tu lista se parezca un poco a ésta.

1. Hablar de su ansiedad cuando estéis preparados.

En medio de un ataque de ansiedad, nada tendrá sentido, así que es mejor no preguntar qué está pasando o si están bien. No, no se sienten bien. Y sí, se siente como si el mundo se estuviera desmoronando.

Pregúntale si quiere ir a otro lugar, tal vez a un lugar más tranquilo o más privado. No entres en pánico ni hagas nada que pueda darles la idea de que necesitan atención y cuidados. Sal a caminar con él o simplemente quédate con él. Pronto pasará, y cuando pase, podrá hablar contigo sobre lo que ha pasado. Pero espera a eso, y luego sólo escucha.

2. Es genial tenerlo cerca.

Debido a su necesidad de mantenerse a salvo y prepararse contra la próxima vez que la ansiedad aparezca, las personas que luchan contra la ansiedad generalmente tendrán un plan, y habrán trabajado duro para asegurarse de que funcione para todos los involucrados, no sólo para ellos mismos. Se asegurarán de que todo esté organizado para mantener a todos seguros, felices, a tiempo y sin problemas.

Fíjate en las cosas buenas que hacen – hay muchas. Hazle saber que lo quieres por quien es, incluyendo quien es con ansiedad, y no a pesar de ello.




3. No pueden evitar lo que hace su cerebro.

Hay una parte primitiva de todos nuestros cerebros que está orientada a detectar la amenaza. Para algunas personas, se activa mucho antes y con mucha menos razón que en otras. Cuando lo hace, aumenta el cuerpo con cortisol (la hormona del estrés) y adrenalina para que el cuerpo esté listo para correr por su vida o luchar por ella. Esta es la respuesta de pelear o escapar y está en todos. El botón “comenzar” es un poco más sensible para las personas con ansiedad.

4. Aprecian cuando tratas de entender cómo se sienten.

Es diferente poder hablar de la ansiedad sin tener que explicarla. En los días en que no sienten que tienen la capacidad de hablar de ello, significa mucho que simplemente “lo entiendas”. Si has tratado de entender todo lo que puede acerca de lo que significa tener ansiedad, entonces eso es suficiente. La ansiedad es difícil de entender – las personas con ansiedad serán las primeras en decírtelo – pero significará mucho que lo hayas intentado.

5. A veces dicen “no”, pero no lo tomes como algo personal.

Las personas con ansiedad son muy conscientes de todo lo que está sucediendo – olores, sonidos, personas, posibilidades. Es agotador cuando tu atención se centra en tantas cosas. No tomes el “no” como algo personal. El hecho de que no quieran hacer lo que tú haces, no significa que no quieran estar contigo. Sigue ofreciendo tu ayuda, pero se comprensivo y dice “no pasa nada” si no acepta tu oferta. Están diciendo que no a un posible ataque de ansiedad, no a ti.

6. Necesitan amigos que sean compasivos.

Habla de las cosas que le gusta a él. Habrá momentos en que las personas con ansiedad sentirán que son su ansiedad y que son una fuente de dificultades. Específicamente, estoy hablando de cuando los planes tienen que ser cambiados, cuando necesitas reservar unas cuantas filas atrás de la primera fila, bajar el volumen de la radio, o tomar el camino largo a casa.

7. Su carácter no se define por su ansiedad.

Todos tenemos nuestros límites, pero las personas con ansiedad son más conscientes de los suyos. A pesar de ello, están constantemente enfrentándose a las cosas que los empujan contra sus límites. Eso es coraje, y la gente con ansiedad lo tiene en abundancia. Son fuertes, inteligentes y sensibles – serán tan sensibles a ti y a lo que necesitas como lo son a su entorno. Eso los hace bastante increíbles para estar con ellos.




Pueden ser divertidos, amables, valientes y enérgicos. En realidad, no son diferentes de los demás. Como con todo el mundo, la cosa que los hace tropezar a veces (su ansiedad) es también la cosa que los eleva por encima de la multitud.

8. No siempre reaccionarán a su ansiedad de la misma manera.

La ansiedad puede ser resbaladiza. A veces se ve de la manera en que la esperarías que se viera la ansiedad; otras veces, se ve irritable, deprimido o frustrado. Recuerda esto y no lo tomes como algo personal.

9. Saben que su ansiedad no siempre tiene sentido – y eso es lo que lo hace tan difícil.

Explicar que no hay nada de qué preocuparse o que deben “superarlo” no significa nada, porque ya lo saben. Se comprensivo, tranquilo y relajado y, por encima de todo, simplemente intenta estar ahí. La ansiedad se siente ligera y a menudo no hay nada que se sienta mejor que tener a alguien a tu lado que esté en tierra y disponible para pasar por esto contigo sin tratar de cambiarte.

10. No necesitan que los cambies.

Querrás dar consejos, pero no lo hagas. Hazle saber que para ti, están absolutamente bien como están y no necesitas cambiarlos o arreglarlos. Si te piden consejo, entonces hazlo. De lo contrario, hazle saber que son suficientes. Más que suficiente, en realidad. Tal y como son.

11. Están tratando de controlar su entorno, no a ti.

La necesidad de controlar todo lo que puede salir mal es un trabajo duro para las personas ansiosas, y también puede hacer que tú te sientas controlado. Míralo por lo que es: la necesidad de sentirse seguros y controlando la posibilidad de que la ansiedad dirija el espectáculo, no la necesidad de controlarte a ti. Puede que te sientas frustrado, pero no pasa nada; todas las relaciones pasan por eso.

Tener compasión no significa que tengas que estar de acuerdo con todo lo que se pone frente a ti, así que habla suavemente (no críticamente) si es necesario.

12. Están muy agradecidos por ti.

Cualquiera que se quede en los momentos difíciles es un guardián. Las personas con ansiedad lo saben. Nada desencadena una conexión más que realmente conseguir a alguien, estar allí, y traer la diversión a la relación. Trata de ser el que se niega a dejar que la ansiedad le quite la vida a todo, y sabrá que eres un guardián. Sí, lo eres. Tienes que saber que ellos están agradecidos por todo lo que haces y que ellos también te aman.

Fotografía: Sharon McCutcheon

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!