100 Cosas pequeñas por las que vale la pena ser feliz

100 Cosas pequeñas por las que vale la pena ser feliz

1. Tu camiseta favorita.




2. La nueva temporada de tu serie favorita está ya en Netflix.

3. Tomar tu café favorito por la mañana.

4. Mirar por la ventana mientras viajas en el tren.

5. Ver una película de Disney.

6. Una ducha fría en un día caluroso.




7. Ser capaz de inspirarte a ti misma.

8. La sensación que sientes cuando relajas los hombros y te das cuenta de lo tensa que estabas.

9. Flores frescas y velas en tu apartamento.

10. Domingos perezosos.

11. Planear un viaje.




12. Tomarte un día libre.

13. Una siesta cuando realmente la necesitas.

14. Recibir una carta por correo.

15. Encontrar algo que quieres a la venta.

16. Luces por las calles de tu ciudad después de la lluvia.

17. Marcar cosas de tu lista de cosas por hacer.

18. Tu canción favorita en la radio.

19. Sentirse cómoda con alguien.

20. Salir a cenar con alguien que quieres.

21. Pintar.

22. Un fuego en su patio trasero por la noche durante el verano.

23. Por fin tienes un trabajo que te encanta.

24. O al menos, saber qué trabajo te gustaría tener.

25. Cocinar con las ventanas abiertas.

26. Escuchar la lluvia mientras te duermes.

27. Un libro que no puedes dejar.

28. El paquete que has estado esperando finalmente ha llegado.

29. Sentarse y disfrutar del día, sólo porque sí.

30. Sentirse cómoda en tu piel.

31. Cuando un viejo amigo te manda un mensaje para ver cómo estás.

32. La sensación que tienes después de hacer ejercicio.

33. Amar a alguien más de lo que puedes explicar.

34. Darte un gusto con el servicio de habitaciones.

35. Un atracón de comida rápida cuando realmente te apetece.

36. El olor de una librería.

37. Nuevos útiles escolares.

38. Cuando te están esperando en la estación de tren.

39. Toallas calientes.

40. La forma en que la luz del sol brilla a través de los árboles.

41. Cuando las situaciones se resuelven solas.

42. Té y tu estación favorita de Pandora.

43. Desplazarse por Pinterest y ver imágenes que te inspiran.

44. Encontrar dinero que olvidaste.

45. Al recibir un masaje.

46. Escribir una cosa por la que estás agradecida todos los días.

47. Cultivar plantas o flores.

48. Sentirse feliz por alguien más.

49. Disculparse y resolver un problema con alguien.

50. La sensación que tienes cuando sabes que un momento terrible ha terminado.

51. Cuando las cosas no son lógicas, pero tienes fe de todos modos.

52. Ver algo que realmente afectó a alguien (en el buen sentido de la palabra).

53. Planear una fiesta.

54. Despertar con el sol en tu cara.

55. Dejar las ventanas abiertas todo el día.

56. La sensación que tienes después de salir y caminar un poco.

57. Comprar un diario y tener algo para escribir en él.

58. Las mañanas, cuando realmente has dormido lo suficiente.

59. Día de pago.

60. El hecho de que puedas empezar de nuevo mañana.

61. A la luz de las velas.

62. Darse cuenta de que la jornada de trabajo ha concluido antes de que te des cuenta.

63. Chocolate.

64. El olor a agua salada mientras lees en la playa.

65. Haciendo un nuevo amigo.

66. Probando que alguien se equivoca.

67. Demostrando que estás equivocado.

68. Decir adiós a alguien que no hace más que lastimarte.

69. Por fin te defiendes por ti misma.

70. Una larga caminata por un hermoso parque.

71. En el momento en que te das cuenta de que has superado algo que creías que no podías.

72. Tener lo que necesitas en el momento exacto en que lo necesitas.

73. Zapatos nuevos que te quedan perfectos.

74. Tener la tecnología de tu lado (tener cosas como un GPS cuando lo necesitas).

75. La comprensión de que eso mismo también ocurrirá al contrario.

76. Ser verdadera, genuina y completa sin importarte lo que piensen los demás.

77. Cuando finalmente tienes la recompensa por algo por lo que has estado trabajando.

78. Abrazos grandes y apretados que te hacen sentir querida y amada.

79. Ver a alguien que se esfuerza por hacer algo por ti.

80. Cualquier tipo de animalito, especialmente cuando es tuyo.

81. Encontrar una práctica religiosa que realmente funcione para ti.

82. El día que decides vivir tu vida por ti misma, y sólo por ti misma.

83. Oyendo a niños que te hacen reír.

84. Tu canción favorita mientras miras el atardecer.

85. Sea lo que sea lo que estés esperando hacer esta noche.

86. Recibiendo un paquete inesperado por correo.

87. Un sorbo de vino al final de un largo día.

88. Cuando alguien te dice que todo va a salir bien y tú le crees.

89. Poner las piezas de tu pasado juntas y ver la serendipia en todo ello.

90. Ser capaz de hablar en otro idioma.

91. Estar en una relación que va muy, muy bien.

92. Cuando alguien te sorprende con tu cosa favorita.

93. Cuando los niños te hacen dibujos.

94. Darse cuenta de que eres mejor que lo que dejaste atrás.

95. El olor a aire fresco después de haber estado en una oficina todo el día.

96. El asiento de la ventana.

97. Haciendo lo que pensabas que era imposible.

98. Pararse en la playa y dejar que las olas golpeen tus piernas y ver como retrocede el mar.

99. Encontrar tu bolígrafo favorito, o una horquilla cuando los necesitas.

100. Darse cuenta de que la persona que amas, te ama a ti también.

¿Y tú? ¿Añadirías alguna más? Cuéntanoslo en los comentarios a continuación…

Fotografía: Roberto Nickson

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!