Cómo criar niños creativos en lugar de robots ambiciosos

Cómo criar niños creativos en lugar de robots ambiciosos

Cuando la palabra “creatividad” entra en discusión, la mayoría de la gente se imagina el arte, la música, el baile, la actuación y otras actividades similares. Sin embargo, la creatividad es la piedra angular de la sociedad tal y como la conocemos, y abarca todos los campos posibles en los que se puede pensar.




Si no fuera por la creatividad, no avanzaríamos tanto como lo hemos hecho. Y si no es por la creatividad, eventualmente moriremos en términos de progreso y prosperidad social. La creatividad siempre ha sido la clave del futuro.

Así que, mientras que la creatividad se aplica a la música y las artes, también se aplica a todo lo que estás viendo en este momento – estas letras, estas palabras, la pantalla, la luz que emite, la electricidad con la que funciona – la creatividad es todo lo que ves, y la estamos matando de forma lenta pero segura.

Por cada niño que muestra rasgos creativos de genio, y para quienes el futuro promete tanto, parece que existe una conspiración que los fuerza a salir de esa creatividad. Las escuelas están enseñando a los niños fuera de la creatividad y en conformidad, los padres están aplicando las pasiones que nunca lograron como una tarea para ellos, y la sociedad los escoge de las maneras más equivocadas.

El fenómeno de niño prodigio queda restringido sólo a la palabra “niño”, mientras que estos mismos niños raramente se convierten en los genios que están destinados a cambiar este mundo. Y la razón es que no les permitimos seguir siendo originales, seguir siendo los prodigios para lo que nacieron.

Se les enseñan tareas repetitivas que los sacan de su poder creativo – el poder de crear algo nuevo está siendo reemplazado por el hábito de repetir lo viejo porque pueden hacerlo.




Los maestros empiezan a favorecer a estos niños sólo para que se conviertan en las pequeñas mascotas obedientes que guardan sus ideas para sí mismos. Nuestra vanidad no les permite progresar en lo que pueden ser mejores – en lo que pueden cambiar con su gran mentalidad – se convierten en la oveja excelente.

Una cosa es convertirse en un experto en su campo, pero es algo completamente diferente ser el innovador y el que rompe las reglas de ese campo sólo para crear nuevas y fabulosas innovaciones en el mismo.

Los mejores doctores se quedan para ayudar a sus pacientes, pero dejan de pensar en cómo se puede cambiar el sistema médico roto. Los maestros geniales inspiran a unos pocos estudiantes, mientras que el resto se deja en manos del sistema educativo roto que estos mismos maestros no tienen la oportunidad de transformar. Los abogados ayudan a sus clientes erróneamente acusados, pero guardan silencio cuando se trata de cambiar el sistema legal roto.

La sociedad se ha convertido en un gran status quo porque a las mentes creativas geniales se les han enseñado las reglas y se han visto obligadas a seguirlas. No es que las mentes creativas de los adultos estén siendo reprimidas – simplemente se les enseña a salir de sus potenciales a través de tareas tediosas y expectativas de aquellos que no saben nada mejor.

Entonces, ¿qué ayuda a un niño creativo a seguir siendo creativo? ¿Qué preserva la creatividad que este mundo necesita desesperadamente?




Son las reglas que enseñamos a nuestros hijos a seguir desde una edad temprana. Reglas que restringen su libertad personal de expresión, su mentalidad única y el espacio que necesitan para evolucionar.

En un estudio que comparó a las familias de los niños más creativos de su sistema escolar con aquellas que no eran inusualmente creativas, los investigadores encontraron que la principal diferencia radicaba en la cantidad de reglas que se imponían a estos niños.

Resulta que los niños menos creativos tenían que seguir un promedio de seis reglas, como cuándo hacer los deberes y cuándo irse a la cama. Por otro lado, a los niños más creativos se les dio un promedio de menos de una regla.

Y esa regla era el énfasis en los valores morales, más que en las reglas específicas, explica la psicóloga de Harvard Teresa Amabile.

Dejar que su hijo desarrolle sus propios valores en lugar de empujar sus valores por sus gargantas es lo que hace la diferencia entre nutrir la creatividad en ellos y enseñarles la creatividad.

La creatividad se ve amortiguada por las reglas. Claro, las reglas son necesarias para que una sociedad funcione, pero también es cierto que muchas reglas no se aplican al mundo de las tendencias actuales y siguen activas. Las reglas se ponen donde faltan la ética y la moralidad, lo que significa que se debe hacer hincapié en el desarrollo del propio código ético, en lugar de dogmatizar ideas que son anticuadas y pertenecen a la historia.

Es más, el sueño de los padres de empujar a estos niños creativos a actividades que consideran adecuadas para su talento es una pesadilla absoluta para la mentalidad creativa. El psicólogo Benjamin Bloom estudió las raíces tempranas de músicos, artistas, científicos y atletas de clase mundial, sólo para comprobar que los padres de estos genios nunca soñaron con criar niños superestrella.

Ellos simplemente respondieron a la motivación intrínseca de sus hijos. Cuando su hijo quería hacer algo, sólo lo apoyaban, lo cual es muy diferente a tratar de ponerlo en una caja donde uno cree que pertenece.

No se dice en vano que la creatividad es algo que se puede sacar de la caja, y eso nunca puede cambiar.

Una persona creativa no necesita ningún entrenamiento de élite ni cursos especiales para sobresalir en lo que está motivada a hacer. Necesitan su espacio y el apoyo de sus seres queridos, necesitan que todos se retiren y les permitan hacer lo que mejor saben hacer.

En otras palabras, los padres no pueden programar a sus hijos para que sean creativos. Si intentas forzarlos a tener éxito en algo, lo mejor que puedes conseguir es un robot ambicioso que no piense mucho en cómo pueden aportar innovación a lo que sea que estén haciendo.

El amor es mejor maestro que el sentido del deber“, dijo Einstein. Y dejar que su hijo haga lo que realmente ama en lugar de imponerle un sentido del deber al que debe adherirse es la clave para permitir que su creatividad florezca.

Algunas de las mentes más grandes del siglo XXI fueron las que abandonaron la universidad; algunas de las grandes mentes que están detrás de las asignaturas que calificamos hoy no tenían un diploma en la asignatura a la que contribuyeron – simplemente estaban enamorados de las cosas que hacían, e hicieron lo mejor que pudieron.

Por lo tanto, depende de ti decidir si quieres que tus hijos se conviertan en los genios que todos son capaces de ser, o simplemente en otra oveja del rebaño. El mundo depende de las nuevas generaciones, como siempre.

Criar niños creativos, no robots ambiciosos.

Fotografía: Victoria Borodinova

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!