¿Sabes lo que te hace tan especial? Aquí está cómo puedes averiguarlo

¿Sabes lo que te hace tan especial? Aquí está cómo puedes averiguarlo

Hay una hermosa cita que dice así: «Ayer era inteligente y quería cambiar el mundo, hoy soy sabio y me estoy cambiando a mí mismo«. Sé que la mayoría de nosotros hemos tropezado con esta cita antes y pensamos que era muy profunda y muy cierta… pero eso no es todo.




El problema es que a todos nos gusta leer citas positivas e inspiradoras, historias maravillosas que ablandan nuestro corazón, pero ese es el problema – sólo nos gusta hacer esto y muy raramente implementamos la misma sabiduría que leemos sobre ello.

Cuántas veces hemos leído un libro perfecto, viajado a estos lugares bellamente descritos que el autor nos presenta, y cuando la lectura termina no queremos volver a nuestra realidad.

Simplemente no queremos dejar el libro y volver a nuestra gris realidad una vez más. Pero ese dolor encubierto es nuestra vida, tenemos que seguir viviéndola… ¿o no?

La mayoría de nosotros siempre decimos: «Quiero ser feliz, quiero conseguir un trabajo bien pagado, vivir en abundancia… y así sucesivamente» y luego no hacemos absolutamente nada al respecto.

Hay muchas personas que están sufriendo de depresión en formas realmente duras, personas que sufren de ataques de pánico diariamente y que tienen una autoestima tan baja que desafortunadamente para el Alma que habitan, abandonan esta hermosa Tierra antes de lo que deberían.




Casi todos los trastornos psicopatológicos que la humanidad conoce y tiene, tienen su raíz en la baja, o ausencia total de autoestima.

Y te pregunto por qué llegas deliberadamente al fondo porque alguien más pueda estar en ese lugar, en esa relación que tanto has querido.

¿Por qué haces tales sacrificios? ¿Esto se hace para que puedas etiquetarte como una buena persona, o para obtener algún tipo de recompensa de los humanos o de los Cielos?

Permíteme decirte que el Universo te ha dado un Alma maravillosa para proteger y ella es tu responsabilidad, no la de los demás a tu alrededor. Todos ellos tienen su propio destino, su propia Alma, de la que sólo ellos deben ocuparse. Ya tienes a alguien a quien cuidar, ¿por qué llevas una carga tan pesada sobre tus hombros?

Al Universo no le gusta que sacrifiques la única cosa que te ha dado para que la atesores.¡ Podrías y deberías apreciar a otros, amarlos y protegerlos, pero todo esto no se puede hacer sin TI!




Así que respira profundamente, apóyate en la silla y empieza a pensar en dónde estás en la cadena de la felicidad que intentas crear para los demás. Pregúntate a ti mismo, ¿cómo podrías enseñar a alguien a encontrar y a tener una sensación que tú ni siquiera tienes?

Así que creo que es hora de tomar tu propia felicidad en tus propias manos. Ante todo hay que recordar que la «felicidad» no es un sentimiento, es un punto de vista. Es un «cómo» encarar y entender todas las cosas y experiencias que te están sucediendo.

Aquí hay 3 maneras en las que debes hacerlo para que finalmente puedas romper la cadena eterna de sufrimiento y dolor.

1. Fíjate cómo te trata a ti mismo

Este es un paso muy difícil, especialmente si alguien toda su vida ha estado dejando que otros tomen la iniciativa en lugar de él. Pero una vez que empieces a pensar en tu propio Ser, una vez que empieces a apreciar y amar a tu Ser, verás que te están ocurriendo cambios muy positivos y drásticos. Y recuerda, esto no es egoísmo.

Esta es una forma de amor propio que te pone primero en tu lista de prioridades y luego el resto del mundo. No dejas a otros colgados, sólo te cargas primero con energía positiva y luego pasas esta positividad a lo largo del camino.

2. Ama a tu Ser

¿Recuerdas cuando eras niño, que amabas absolutamente todo de ti mismo? Cada uno de vosotros era perfecto y habéis disfrutado de tu propia compañía.

Pero a medida que crecías, ¿qué cambió, quién te cambió y por qué consintió en ese cambio negativo que se puso triste de esta manera? En el proceso de búsqueda de las respuestas a estas preguntas se producirá un milagro. Trata de verlo.

3. Sé amable con tu Ser

Muchos de nosotros pensamos que es suficiente ser amables con los demás, tener una enorme compasión sólo por los demás. Pero, ¿quién cuidará de ti, de tu propia Alma? ¿Quién si no eres tú? No olvides nunca que tú también eres un Alma hermosa que merece ser reconocida, ser vista, ser amada.

No siempre podemos esperar que los demás vean lo buenos y honestos que somos y nos devuelvan el favor. No funciona de esa manera. Tal vez algunas personas sí ven tu dolor y te ayudarán tanto como tú les has ayudado a ellos.

Pero la mayoría no lo hará, por una simple razón: la gente está impulsada por el ego y esperan que alguien más se ocupe de ellos. Sabes que es fácil ser amable, pero es muy difícil ser justo. Así que por favor, empieza a ser justo, da todo lo que puedas, y pon tu Ser primero.

Por lo tanto, deja de dejar que tu Alma te espere en la acera mientras ayudas a los demás a cruzar hacia el lado mejor. No te olvides de ti mismo, eres tu propia responsabilidad y hasta que no termines con esa responsabilidad, no puedes ayudar a ninguna otra criatura a ser feliz.

Podrías intentarlo, pero no serás más feliz, y la clave de ayudar es que tú también deberías ser feliz. Así que, después de ayudar a alguien, si todavía estás deprimido y te sientes inútil, entonces estás haciendo algo mal.

Fotografía: Park Street

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!