El Dalai Lama explica la manera más efectiva de controlar tu ira

El Dalai Lama explica la manera más efectiva de controlar tu ira

La ira es algo que todos experimentamos, pero es un desafío increíblemente difícil tratar nuestra ira de una manera constructiva.




Es por eso que es útil tomarse el tiempo para pensar en tu ira y cómo puedes transformarla en algo más útil.

Pero esto no es fácil de hacer, por eso es que los consejos que ofrece el Dalai Lama a continuación son muy útiles. Uno pensaría que se trata de cambiar tu ira hacia la paz, el amor y la bondad. Pero él tiene algunas sorpresas que ofrecer.

Al final de este artículo, tendrás algunos pasos prácticos para tratar de controlar tu ira.

La ira es sólo sufrimiento que no se ha encontrado con compasión

El Dalai Lama tiene una perspectiva útil que ofrecer sobre cómo entendemos lo que es la ira:

«La ira es a menudo sólo sufrimiento que no ha encontrado compasión. Si alguien te está molestando o haciendo enfadar, puedes usar eso como una oportunidad para contrarrestar tu propia ira con el cultivo de la compasión. Pero si la molestia es demasiado poderosa, si encuentras a la persona tan repulsiva que no puedes soportar estar en su presencia, puede ser mejor buscar la salida«.

Aquí está el punto clave:




Si tu ira no es demasiado fuerte, es mejor que te encuentres con sucesos o personas que te molesten. Pero si este tipo de encuentro no es posible, trabaja por tu cuenta.

Esto se debe a que la ira no se puede superar con más ira. Es un desastre cuando respondes a la ira de alguien con más ira propia. En contraste, si puedes enfrentar la ira de alguien con una actitud de compasión, tolerancia y paciencia, entonces tu ira y la de él disminuirán.

La clave está dentro de la mente

El Dalai Lama tiene este profundo pasaje para compartir:

«Si miras profundamente en esas cosas, verás que la clave se encuentra en el interior de la mente, en la mente de la cual provienen las acciones. Por lo tanto, primero controlar la mente es muy importante. No estoy hablando de controlar la mente en el sentido de meditación profunda, sino en el sentido de cultivar menos ira, más respeto por los derechos de los demás, más preocupación por los demás, una percepción más clara de la igualdad de los seres humanos«.

Él continúa:

«Con bondad y amor, se puede lograr la paz mental. Nadie quiere malestar mental, pero debido a la ignorancia, la depresión, etc., estas cosas ocurren. Las malas actitudes surgen del poder de la ignorancia, no por su propia voluntad«.

El principal problema con la ira

El Dalai Lama dice que la mayor cualidad de un humano es nuestra mente. Tenemos la capacidad de tomar decisiones, y esta cualidad crucial se ve severamente interrumpida cuando sentimos ira.




«A través de la ira perdemos una de las mejores cualidades humanas: el poder del juicio. Tenemos un buen cerebro, que nos permite juzgar lo que está bien y lo que está mal, no sólo en términos de las preocupaciones de hoy, sino también considerando diez, veinte o incluso cien años en el futuro. Sin ninguna precognición, podemos usar nuestro sentido común normal para determinar si algo está bien o mal. Podemos decidir que si hacemos tal o cual cosa, esto conducirá a tal efecto. Sin embargo, una vez que la mente está ocupada por la ira, perdemos este poder de juicio. Una vez perdido, es muy triste; físicamente eres un ser humano, pero mentalmente no estás completo. Dado que tenemos esta forma física humana, debemos salvaguardar nuestra capacidad mental de juicio«.

Él continúa:

«Por ejemplo, en la actualidad puedes ser una persona que, debido a pequeñas cosas, se irrita rápida y fácilmente. Con una clara comprensión y conciencia, eso puede ser controlado. Si por lo general permaneces enfadado durante unos diez minutos, trata de reducirlo a ocho minutos. La semana que viene que sean cinco minutos y el mes que viene, dos minutos. Hasta que sea cero. Esta es la manera de desarrollar y entrenar nuestras mentes.«

Cómo transformar tu ira

Así que ahora que entendemos mucho mejor la ira, ¿cómo podemos transformarlo cuando nos encontramos con ella?

El Dalai Lama tiene algunos consejos prácticos:

«A menudo dirigimos nuestra ira hacia otra persona, alguien que creemos que nos ha lastimado o que nos ha ofendido de alguna manera. Si tu enfado no es muy fuerte, puedes tratar de ver un aspecto diferente de la persona. Cada persona, no importa cuán negativa parezca ser, también tiene atributos positivos. Si intentas mirar ese lado de ella, la ira se reducirá inmediatamente«.

Esta es una manera. También puedes probar esto:

«Otra cosa que puedes hacer es tratar de encontrar lo que es bueno o útil acerca de la ira. La ira es algo horrible. Por otro lado, puedes encontrar muchas cosas buenas en la paciencia, la compasión y el amor. Una vez que tengas esa clase de convicción genuina, cuando la ira comience a desarrollarse, recordarás su negatividad y tratarás de reducirla«.

Y finalmente, esto es lo que hay que hacer cuando la ira es particularmente fuerte:

«Pero cuando tu ira es demasiado fuerte, puedes tratar de dirigir tu mente hacia otro lado, hacia otra cosa. Simplemente cierra los ojos y concéntrate completamente en tu respiración. Cuenta tus respiraciones hasta veinte o veinticinco. Entonces la ira se reducirá ligeramente, se enfriará ligeramente. Pero si la ira es muy, muy fuerte, ¡entonces pelea! … Sólo estoy bromeando. Pero en realidad, es mejor expresarlo que esconderlo dentro. Un sentimiento muy negativo y de odio puede permanecer allí durante años. Eso es peor. Comparado con eso, es mejor decir algunas palabras desagradables.«

Fotografía: Yancho Sabev

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!