7 Cosas que quizás no sepas sobre la ansiedad

7 Cosas que quizás no sepas sobre la ansiedad

Millones de personas en todo el mundo luchan contra las enfermedades mentales, y es indiscutible que una de las más prevalentes y extendidas es la ansiedad. Si bien es posible que no sea tan grave o peligrosa como algunos trastornos como la esquizofrenia, el TOC (trastorno obsesivo-compulsivo) o el trastorno de personalidad antisocial, eso no la hace menos preocupante.




De acuerdo con la Asociación Psicológica Americana (2013), la ansiedad se define como un miedo orientado al futuro que lleva a las personas a evitar ciertas situaciones que pueden desencadenar o empeorar su angustia. Más del 18% de todos los adultos estadounidenses han sido diagnosticados con un trastorno de ansiedad, y cada año aparecen más.

Dicho esto, la ansiedad es ciertamente un tema urgente del que las personas de todo el mundo deberían ser más conscientes, así que aquí hay 7 hechos interesantes que pueden ayudarte a aprender más sobre la ansiedad:

1. La ansiedad es más que una simple preocupación
Una de las principales diferencias entre la ansiedad y la preocupación es que la primera está totalmente desproporcionada con respecto a cualquier amenaza real, y aunque la mayoría de las personas que luchan contra la ansiedad se dan cuenta de que «se están poniendo ansiosos por nada«, esto no hace que sea menos doloroso o aterrador para ellos. Aunque en la superficie, la ansiedad puede parecer nada más que una preocupación, en realidad es mucho más perjudicial y grave que eso, porque la ansiedad hace que nos resulte difícil sentirnos tranquilos o relajados y puede hacer que nos comportemos de manera irracional o disfuncional.

2. La ansiedad tiene muchas causas
Hay varias razones por las que alguien sufre de ansiedad o desarrolla un trastorno de ansiedad. Puede ser de naturaleza genética (es decir, la enfermedad mental es hereditaria), biológica (es decir, un desequilibrio neuroquímico) o ambiental (es decir, la exposición constante o extrema al estrés), o incluso una combinación de las tres. Debido a que es tan difícil determinar con exactitud qué es lo que puede estar causando la ansiedad de una persona, puede ser aún más difícil encontrar el tratamiento adecuado para ella, lo que explica por qué tantos pacientes pasan años en terapia o con medicamentos con signos de progreso lento.

3. La ansiedad puede ser física
La ansiedad es una enfermedad mental con muchos síntomas físicos: aceleración del ritmo cardíaco, dificultad para respirar, sudoración profusa, temblor de manos, tensión muscular y sensación de náuseas, sólo por nombrar algunos. Esto se debe a que los sentimientos de ansiedad engañan al cerebro para que crea que estamos siendo amenazados, y responde poniéndonos en alerta máxima ante cualquier signo de problemas.




4. La ansiedad puede pasar desapercibida
Hay muchas señales silenciosas que pueden decirle que tiene ansiedad sin siquiera saberlo. ¿Está siempre ocupado pero nunca es productivo? ¿Pasas mucho tiempo en tu propia cabeza, pensando demasiado en todo? ¿Te molestas o irritas con facilidad? ¿Te enfadas o te estresas rápidamente por las cosas? Estas son sólo algunas de las muchas cosas de las que podrías no darte cuenta que ya son signos de ansiedad.

5. La ansiedad puede mejorar nuestro desempeño
Como nota positiva, se han realizado muchos estudios que muestran que la ansiedad puede realmente ayudar a mejorar nuestro desempeño, en ciertas situaciones. Debido a que la ansiedad está destinada a activar nuestros sistemas de respuesta de lucha o huida, aumenta nuestra concentración, atención y percepción. La investigación encontró que aquellos que reconocen su ansiedad en lugar de tratar de suprimirla en realidad se desempeñaron mejor que aquellos que no estaban ansiosos. En muchos casos, la ansiedad puede convertirse en una ventaja competitiva si sabes cómo controlarla y no dejas que te abrume.

6. La ansiedad es más probable para algunas personas
Al igual que con la mayoría de las otras enfermedades mentales, hay ciertas personas que corren un mayor riesgo de desarrollar un trastorno de ansiedad que otras. Los adolescentes y los adultos jóvenes, en particular, tienen más probabilidades de sufrir ansiedad que los mayores de 35 años. También se encontró que los trastornos de ansiedad tienen una proporción de sexo predominantemente femenino, lo que significa que el riesgo casi se duplica para las mujeres en comparación con los hombres. También se encontró que el abuso de sustancias tiene una fuerte correlación con la ansiedad, especialmente la adicción a los opiáceos.

7. Existen diferentes tipos de trastornos de ansiedad
La ansiedad es mucho más complicada de lo que la mayoría de la gente cree. Hay muchos tipos diferentes de trastornos de ansiedad, tales como: ansiedad generalizada (que es la ansiedad sin causa específica), ansiedad social (ansiedad por situaciones sociales), mutismo selectivo (ansiedad tan severa que hace que seas incapaz de hablar frente a ciertas personas), fobias específicas (miedo extremo a un objeto o situación en particular), y trastorno de pánico (que se caracteriza por ataques de pánico). De hecho, hace unos años, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) se consideraba incluso un trastorno de ansiedad antes de que se convirtiera en una categoría completa por sí mismo.

Debido a que muchos de nosotros seguimos ignorando la naturaleza, las causas y el tratamiento de la ansiedad y otras enfermedades mentales, nos encontramos en medio de una crisis de salud mental. Hacer un esfuerzo por conocer más sobre la ansiedad puede marcar una diferencia positiva en las vidas de quienes la padecen y tal vez hasta te ayude a superarla si tú mismo luchas contra ella.




Fotografía: Jennifer Marquez

Temas:

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!