Cuando estás de duelo por la pérdida de tu amada mascota…

Cuando estás de duelo por la pérdida de tu amada mascota...

Para muchos de nosotros, nuestras relaciones con nuestras mascotas son como ninguna otra. Hay un apego emocional que es puro, genuino y constante, sin importar los cambios en nuestras vidas. Las mascotas nos dan su devoción sin pedir nada a cambio. Su amor es incondicional.




Así que cuando una mascota querida muere, la sensación de pérdida puede ser abrumadora. Podemos incluso sentir el mismo grado de dolor que sentiríamos por un miembro humano de la familia, aunque no nos sintamos cómodos admitiéndolo. Muchos de mis clientes se avergüenzan de su dolor tras la muerte de una mascota porque es «sólo» un perro o un gato (o un pájaro, un pez, un conejo…), pero no hay vergüenza en lamentar profundamente la pérdida de una mascota.

Formamos fuertes lazos con nuestras mascotas; cuanto más fuerte es nuestro apego, más profunda es nuestra pena. Cuando una mascota muere, muchos experimentan depresión y a menudo una perturbación significativa en su vida diaria. El proceso de duelo es similar al de perder a una persona importante: entumecimiento e incredulidad, tristeza y depresión. Muchas personas se sentirán culpables, especialmente si tuvieron que tomar la difícil decisión de sacrificar a su mascota por enfermedad o edad. También podemos sentir ira con los miembros de la familia, o con un veterinario que pensamos que no mostró suficiente cuidado o preocupación.

El duelo puede tomar diferentes cursos según cada persona. Las personas que viven solas, o que tienen un apoyo social limitado, pueden tener más dificultades para adaptarse a su pérdida. Para los adultos mayores que viven solos, el vínculo con una mascota puede ser la relación más significativa que tienen y formar una gran parte de su día, lo que los hace especialmente vulnerables a la pena. Para los padres cuyos hijos no han estado expuestos a la muerte antes, la pérdida de una mascota puede dar lugar a preguntas inevitables acerca de lo que sucedió, adónde fue la mascota y si la mascota va a regresar. Cada familia tiene su propia manera de pensar sobre la muerte; prepárese para compartir lo que tú crees con tu hijo. Nuestro instinto es evitar hablar de la muerte, pero los niños tienen una manera maravillosa de dar sentido a las cosas que los adultos tienen problemas para expresar.

Otros factores también afectan el duelo, como la forma en que murió nuestra mascota. ¿Fue repentino, como un estallido de bazo, o violento, como al ser atropellado por un automóvil? La muerte después de una larga enfermedad en la que una mascota toma muchos medicamentos y ha tenido un tratamiento médico doloroso puede inicialmente traer alivio porque sabemos que nuestra mascota no tiene dolor, pero también puede dejarnos sintiendo una profunda tristeza por el sufrimiento que sabemos que nuestra mascota experimentó.

Del mismo modo que hablarías con un terapeuta sobre la pérdida de un amigo o familiar, puedes usar la terapia para hablar sobre tus sentimientos acerca de la muerte de tu mascota. Date la oportunidad de expresar tu tristeza y de compartir tus recuerdos. Considera un ritual de duelo como colocar una piedra en un lugar especial de tu casa o jardín. No sientas que tienes que minimizar la importancia de tu animal de compañía. Nuestro apego a nuestra mascota es una relación real que puede haber durado años y que nos ha proporcionado seguridad, afecto y amor. No cambies tu necesidad de afligirte.




Artículo original por Susan J. O’Grady. Psicóloga clínica en el área de la Bahía de San Francisco.

Fotografía: Sasha Sashina
Fuente: WebMD

Temas:

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!