Entendiendo el efecto Rashomon (y cómo nos afecta en nuestra vida diaria)

Entendiendo el efecto Rashomon (y cómo nos afecta en nuestra vida diaria)

Cinco personas están de pie en una esquina del centro de la ciudad cuando de repente suenan unos disparos. Algunas personas se esconden, otras corren, mientras que otras se quedan congeladas en su lugar. Cuando cesa el tiroteo, estas cinco personas se dan cuenta de que se han convertido en testigos -en algún grado u otro- de un homicidio violento a plena luz del día.




Con cinco personas dispuestas a describir a la policía su versión de los hechos, uno pensaría que los investigadores tendrían toda la información necesaria antes de la hora del almuerzo. Desafortunadamente, este no suele ser el caso. Los cinco testigos terminan describiendo las cosas de una manera un poco diferente entre sí. Mientras que la columna vertebral de la historia sigue siendo la misma – alguien fue disparado y asesinado en la esquina – nadie parece estar de acuerdo en nada más.

Este fenómeno se conoce como el «Efecto Rashomon«, que toma su nombre de la película Rashomon de 1950, dirigida por Akira Kurosawa, en la que múltiples testigos de un asesinato dan sus propias versiones de los hechos cuando testifican ante un juez. La verdad es imposible de determinar debido a las diferentes descripciones ofrecidas por los que estaban allí.

Si bien es naturalmente relevante para los procedimientos del sistema judicial, el Efecto Rashomon también se aplica a experiencias y eventos más amplios, incluidos los que tienen lugar en el hogar. Cualquiera que tenga varios hijos sabe que un incidente singular tiene que tener varias interpretaciones, todas las cuales sirven convenientemente a los mejores intereses del individuo que da su versión de los eventos.

Considera también cómo el Efecto Rashomon influye en los negocios. Los servicios de transcripción comercial proporcionados por TranscriptionOutsourcing.net actúan esencialmente como salvaguardas contra los inevitables dolores de cabeza provocados por el Efecto Rashomon. Una copia impresa de lo que se dijo durante las reuniones, presentaciones y otras actividades comerciales resulta crucial para prevenir las consecuencias negativas de los informes y recuerdos contradictorios.

Para algunos, la razón del Efecto Rashomon es obvia: la gente está altamente motivada para hacerse ver bien incluso a costa de la verdad. Volviendo al ejemplo de la familia, tu hijo no quiere meterse en problemas por dibujar en la pared de la sala de estar, así que con mucho gusto ofrecerá una versión de los hechos que haga que suene como si fuera idea de su hermana. De la misma manera, cuando sea entrevistada, tu hija te explicará las cosas para que se sienta libre de culpa. Las personas crecen para entender por qué esto está mal, pero eso no significa que ya no lo hagan como adultos.




Aunque representarnos a nosotros mismos de la mejor manera posible es una explicación para el Efecto Rashomon, no pinta todo el cuadro. Muchos de los que terminan demostrando el Efecto Rashomon lo hacen con la honesta intención de decir la verdad. Por lo que ellos saben, están proporcionando una versión exacta de los hechos. El problema es que no lo es. ¿Por qué es eso? Se reduce a tres factores: percepción, recuerdos e información.

La percepción que cada uno tiene del mundo que le rodea es un poco diferente. Desde la calidad de nuestros sentidos hasta las nociones preconcebidas que tenemos en la cabeza, la forma en que interpretamos un evento siempre variará de una persona a otra. Esto explica cómo dos personas que presencian el mismo evento pueden describir varios detalles de manera diferente; sus cerebros procesaron esta información de manera diferente desde el principio.

La mayoría de la gente piensa en los recuerdos como un archivo de un ordenador guardado en una carpeta en algún lugar del cerebro esperando a ser llamado cuando sea necesario. La verdad es que nuestros recuerdos son más como un juego interminable de llamadas de teléfono que hacemos con nosotros mismos a lo largo del tiempo; cuando recuperas un recuerdo estás accediendo al recuerdo de la última vez que lo recordaste. Cada vez que recuerdas la información, estás reemplazando el recuerdo antiguo por uno nuevo. Con el tiempo, esto tiene la consecuencia de alterar el recuerdo de varias maneras, haciendo más difícil para nosotros recordar eventos con exactitud a pesar de asegurarnos lo contrario.

La percepción inicial y el recuerdo resultante de un evento – y las formas en que ambos pueden ser inexactos – se combinan para formar la forma en que transmitimos la información a otros. La forma en que una persona reporta la información cambiará dependiendo de numerosas variables, resultando en la descripción de un evento singular que aparentemente varía de una persona a otra.

Concluimos volviendo a la escena del crimen – ¿cómo reconstruyen los investigadores una línea de tiempo exacta de los acontecimientos cuando cada testigo cuenta una historia ligeramente diferente? Fácil – hacen su trabajo. Si lo hacen bien, los investigadores tendrán en cuenta el Efecto Rashomon antes de llegar a una conclusión final.




Fotografía: Gerd Altmann

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!