Automejora diaria: 23 ejercicios que impulsan tu crecimiento personal

Automejora diaria: 23 ejercicios que impulsan tu crecimiento personal

¿Habéis oído alguna vez el proverbio africano que dice: “Cuando no hay enemigo dentro, los enemigos de fuera no pueden hacerte daño“?




Es verdad. Si puedes mejorar hasta el punto en que tu crecimiento personal continúe aumentando, te será difícil encontrar algo que te pueda hacer daño.

Hacer pequeñas mejoras de manera regular puede ser mejor y más efectivo que tratar de hacer muchos cambios grandes a la vez. Los pequeños cambios eventualmente se convertirán en hábitos, mientras que tratar de hacer un cambio grande podría llevar a sentirse abrumado y, en última instancia, al fracaso.

Libros como The Compound Effect (El efecto combinado) de Darren Hardy y The Slight Edge (La frontera ligera) de Jeff Olson enfatizan lo importante que es el impacto que sus elecciones y acciones diarias tienen en su vida. Las pequeñas decisiones cotidianas que tomas te conducirán a tu meta final o te llevarán en la dirección equivocada.

También puedes practicar Kaizen (mejora continua) para crear buenos hábitos que te ayudarán a largo plazo. Con este enfoque, nunca se termina de mejorar, y siempre estás buscando áreas en tu vida en las que podrías ser mejor o más eficiente.

La superación diaria se trata de tus motivaciones y objetivos, y tu deseo de vivir la mejor vida que puedas, o simplemente de pasar desapercibido.




Prácticas que te hacen mejor cada día

1. Mantener el hábito de la lectura.

La lectura no sólo te ayudará a aumentar tu base de conocimientos, sino que también te expondrá a nuevas palabras constantemente, lo que mantendrá tu cerebro en crecimiento. Al igual que ir a correr le da a tu corazón y a tus músculos algo de ejercicio, la lectura ayuda a mejorar la función de tu memoria al darle a tu cerebro un entrenamiento apropiado.

La memoria disminuye con la edad y las funciones cerebrales comienzan a desvanecerse. Sin embargo, la lectura regular podría ayudar a retardar este proceso, manteniendo tu mente aguda.

Un buen hábito de lectura te ayudará a reducir el estrés diario, a mejorar tu memoria e incluso a ser más creativo. Como ayuda a prevenir el Alzheimer y la demencia, la lectura también mantendrá tu mente saludable.

Ya sea que puedas leer durante los descansos en el trabajo, durante el viaje o incluso por la noche, añada tanta lectura a tu día como sea posible.

2. Tener una mentalidad de crecimiento.

Las personas que tienen una mentalidad fija creen que uno nace con sus talentos, y no importa cuánto practique o intente, sólo puede alcanzar un cierto nivel de logro.




Sin embargo, con una mentalidad de crecimiento, crees que siempre puedes seguir mejorando. Nunca dejas de aprender y educarte. Tener una mentalidad de crecimiento te permitirá desarrollar tus habilidades e inteligencia con esfuerzo, aprendizaje y persistencia.

3. Meditar regularmente.

La gente ha estado meditando durante miles de años para combatir el estrés y la ansiedad. La meditación, y especialmente la meditación de la atención, te permite tener paz y claridad en el momento presente de la conciencia.

Hay muchas maneras diferentes de meditar, pero todas las técnicas giran en torno a cultivar la conciencia y expandirla.

El propósito de la meditación depende de quién esté meditando, pero cualquiera que medite regularmente se beneficiará de ella de manera física, mental, emocional y espiritual.

Alivia el estrés y la ansiedad, disminuye la presión arterial, disminuye el colesterol, ayuda al cuerpo a utilizar el oxígeno más eficientemente y mejora el sueño.

4. Alinea tus prioridades con tus objetivos y valores.

Tus prioridades son las cosas que son más importantes y significativas en tu vida en el momento presente. Si quieres mejorar, debes hacer algo que no estés dispuesto a comprometer.

Examina tus valores y metas, y asegúrate de que estás haciendo lo que puedes hoy para alcanzar esas metas. No llegarás a ninguna parte sin establecer una meta y asegurarte de que tienes un plan en marcha.

5. Visualiza tu éxito.

Cuando piensas en una gran meta que tienes o en un logro que quieres alcanzar, es normal que consideres los obstáculos que tendrás que enfrentar.

El problema es que tendemos a dejar que estos obstáculos sobrepasen nuestros sueños, y eso termina impidiéndonos avanzar. Pero en lugar de crear barreras, imagina la victoria.

Literalmente, visualiza lo que sentirías al lograr tus metas. ¿Qué aspecto tendría, quién estaría presente y qué implicaciones tendría para tu futuro? Si puedes verte a ti mismo logrando tu meta, será más fácil trabajar hacia esa meta.

6. Mide tu mejora.

Medir tu progreso es una parte vital para alcanzar cualquier meta. Puede ayudarte a mantenerte en el camino correcto y a mantenerte motivado para seguir adelante, incluso cuando se llega a un punto difícil.

La investigación ha encontrado que cuando una meta proviene de las propias motivaciones en lugar de ser planteada por otra persona, es más probable que la gente mantenga el impulso necesario para lograr sus metas.

La razón para hacer análisis de procesos y buscar consistentemente tu mejora es mejorar tu rendimiento de manera significativa. Sin llevar un registro de tu progreso, es posible que ni siquiera sepas si estás mejorando, y no serás capaz de decir qué cosas son significativas.

¿Estás aportando valor a otras personas, tanto en tu vida personal como profesional? La plétora de medidas de logros internos no dice mucho sobre el valor que estás entregando. Es el rendimiento del proceso en el que deseas ver mejoras constantes.

7. Hacer buen uso de tu tiempo.

Es importante usar tu tiempo sabiamente. Si te das el lujo de tener un poco de tiempo libre, no lo desperdicies delante del televisor. En su lugar, administra tu tiempo de manera efectiva para que puedas avanzar adecuadamente hacia tus metas.

Es imperativo desarrollar estrategias efectivas para equilibrar cualquier demanda conflictiva de tu tiempo. Tómate un tiempo cada mañana para determinar tus tareas más importantes para el día, y crea un plan para asegurarte de que se cumplan.

8. Aprender nuevas habilidades.

Cuando te detienes a considerar las cosas que haces cada día, probablemente no pienses en tomarte un tiempo para aprender nuevas habilidades. Vivir un estilo de vida agitado hace que parezca desalentador aprender cosas nuevas, pero es posible que te lo estés perdiendo personal y profesionalmente.

Seguir aprendiendo a lo largo de nuestras vidas es esencial para mantenernos al día en un mundo en constante cambio. Si dejas de aprender nuevas habilidades, es posible que comiences a retroceder mientras el resto del mundo avanza rápidamente.

Aquellos que consistentemente tienen éxito son aquellos que son los mejores en el aprendizaje de nuevas habilidades.

Prácticas para el cuerpo

9. Hacer ejercicio regularmente.

La gente tiende a pasar la mayor parte de sus días sentada, especialmente aquellos que trabajan en trabajos de oficina. Nuestros cuerpos no están hechos para ser sedentarios todo el día, así que es importante para tu salud en general levantarse y moverse tanto como sea posible.

Hacer ejercicio fuera del trabajo es crucial, y es un punto de partida importante. Sin embargo, limitarse a moverse sólo durante esa hora al día no compensará el hecho de estar sentado o acostado durante el resto del tiempo.

Encuentra el ejercicio que sea mejor para ti y apégate a él. Incluso puedes hacer algunos ejercicios de escritorio en la oficina para combatir los peligros de sentarse todo el día, o puedes crear un hábito de caminar todos los días para ayudarte a perder peso.

10. Respeta tu cuerpo.

Usa productos, come alimentos y realiza actividades que no dañen tu cuerpo. Tienes un cuerpo para toda la vida, así que es imperativo que lo cuides durante el camino.

Evita las sustancias nocivas, como el alcohol, los cigarrillos y los alimentos procesados. En su lugar, trabaja con tu cuerpo para proporcionarle el combustible que necesita para lograr una salud óptima. Come alimentos integrales como parte de una dieta basada en plantas, y asegúrate de permitir que tu cuerpo obtiene el sueño reparador que necesita para mantenerse saludable.

Además, habla con tu médico para ver qué tipo de vitaminas o minerales puede necesitar agregar a tu dieta. Es mejor obtener la mayor parte de tus vitaminas de tu dieta, pero también es importante tomar suplementos si es deficiente en algo que tu cuerpo necesita.

11. Practica el autocuidado.

Aunque el término “autocuidado” puede sonar indulgente, es fundamental para el bienestar general de una persona. El estrés y el agotamiento por trabajar demasiado tienen efectos tóxicos en el cuerpo.

Si bien es importante trabajar duro durante los momentos en que se está tratando de ser productivo, es igualmente importante cuidar de sí mismo y de su cuerpo para estar siempre al nivel máximo.

12. Comer con cuidado.

Comer atentamente se trata de concentrarse en la forma en que se come. Las investigaciones han demostrado que la práctica de la alimentación consciente ayuda a mejorar la digestión, disminuye el apetito entre comidas y ayuda a disfrutar más de los alimentos.

Concentrarse en lo que comes puede ser suficiente para ayudarte a tomar mejores decisiones, evitar comer en exceso y saborear tu comida. Esto no sólo es bueno para tu intestino, sino que también es una manera efectiva de controlar la cantidad de comida que comes.

13. Programa descansos y paradas regulares.

Para ser tu mejor versión, debes asegurarte de que estás permitiendo que tu mente y tu cuerpo se recuperen cuando lo necesiten.

Equilibra tus horas de trabajo con descansos y tiempo de inactividad para tener la oportunidad de recuperarte. Cíñete a la programación que crees y no consideres que este elemento de acción sea opcional. Tienes que acelerar tu cuerpo para que puedas tener éxito el resto del día.

Después de tomar un descanso, tendrás más energía y estarás mejor equipado para afrontar el trabajo que estás haciendo. Si tratas de trabajar sin tomarte un respiro de vez en cuando, comenzarás a desvanecerte y será más probable que cometas errores. Toma un poco de agua, sal a caminar, o simplemente toma un bocadillo para ayudar a reajustar tu mente.

14. Cuidado con el consumo diario de agua.

La mayoría de la gente no bebe suficiente agua. Pero beber suficiente agua todos los días ayuda a mejorar la salud, la forma física, el control del peso, el estado de ánimo e incluso los niveles de energía.

Cuando no bebes tanta agua como la que estás eliminando, puedes deshidratarte. Esto puede suceder aún más si estás en un clima más cálido, haciendo ejercicio vigoroso, caminando a grandes alturas o en personas de la tercera edad.

El agua potable ayuda a equilibrar y mantener los niveles de líquidos, por lo que es importante ser consciente de la cantidad que bebes cada día.

Si no eres un fanático del agua pura, añade un poco de limón para que sea más sabrosa. También puedes infundir un poco de fruta o pepino en el agua para añadir vitaminas, minerales y sabor. Hay muchas maneras creativas de añadir más agua al día y mantenerse hidratado.

Prácticas para el Alma

15. Practica la atención diaria.

La atención es la práctica de dar toda tu atención al momento presente, y aceptarlo sin juzgarlo. Se ha descubierto que la atención plena es un factor importante en la reducción del estrés y la felicidad general.

Practica la atención atenta durante todo el día y disfruta de los beneficios para tu bienestar físico y mental.

16. Practica la escucha atenta.

Escuchar atentamente te ayuda a detener tus pensamientos para que puedas escuchar el mensaje que se está compartiendo contigo, y para que el orador pueda sentirse comprendido.

Esto te ayudará a hacer conexiones más profundas con las personas que conoces y te hará sentir mejor contigo mismo. También te ayudará a desarrollar empatía, escuchar a tu pareja durante más tiempo y retener información.

17. Practicar la gratitud.

Tomarse un poco de tiempo cada día para determinar con exactitud las cosas que te van bien puede ayudar a levantar el ánimo y permitirte sentir una nueva sensación de aprecio. Llevar un diario de gratitud es una buena manera de empezar a practicar la gratitud.

Esto puede parecer algo difícil de hacer cuando todo a tu alrededor parece ser negativo. Pero dirígete a tus propios pensamientos y experiencias para reconocer las cosas en tu vida que te están ayudando a ser grande.

18. Recitar afirmaciones positivas.

Una afirmación es una buena herramienta para usar porque puede programar tu mente para que crea las cosas que le estás diciendo. Esto se debe a que la mente no puede diferenciar entre lo que es real y lo que estás inventando.

Recitar afirmaciones es una buena manera de comenzar el día. La afirmación que recites depende de lo que quieras lograr. Algunas afirmaciones pueden ser:

  • Afirmaciones de autoestima
  • Afirmaciones sobre el establecimiento de metas
  • Afirmaciones sobre oportunidades
  • Afirmaciones de amor propio
19. Desarrollar un hábito de llevar un diario de atención.

Cuando escribes un diario mentalmente, ya no estás experimentando pasivamente la vida a medida que pasa. En su lugar, te estás tomando un tiempo para comprometerte con los pensamientos, sentimientos e ideas que se presentan en tu camino. Hacer esto te obliga a estar en el momento presente y a tomar en cuenta los detalles de tu entorno.

Esto también te ayudará a reflexionar sobre las cosas que sucedieron durante el día y que de otra manera no volverías a pensar. Piensa en los momentos que realmente hicieron feliz tu día, y detente a considerar cómo esos momentos te hicieron sentir en ese momento, y cómo pueden haber tenido un efecto positivo duradero en el resto de tu día.

20. Rodéate de gente positiva.

Como dice el viejo refrán: “Eres la compañía que tienes“. Mantente alejado de las personas tóxicas que pueden traer negatividad a tu vida. Esto se aplica tanto a tu vida real como a tu presencia en Internet.

Las personas positivas te ayudarán a mantenerte más positivo acerca de tu propia vida, y su energía irradiará en la forma en que ves tu mundo. Querrás limitar la negatividad en tu vida, porque si no eres cuidadoso o consciente de ello, los pensamientos negativos pueden filtrarse en tu propia mente y cambiar la perspectiva de tu día.

21. Sana tu autocomunicación negativa.

¿Cómo hablas de ti mismo con otras personas? Además, ¿cómo hablas de ti contigo?

La manera en que hablas de ti mismo tiene un gran impacto en cómo piensas, te comportas y tomas decisiones sobre tu vida. Es importante aumentar su autoconciencia para conocerse mejor a sí mismo y hacer que seas menos susceptible a la autocomunicación negativa. Esto te hará pensar y sentirte más positivo a medida que pasa el día.

22. Aprende a perdonarte a ti mismo y a los demás.

¿Te aferras a los rencores de hace años y sigues dejando que te hundan?

Es importante aprender a perdonar y olvidar para poder dejar las cargas y vivir una vida más libre. Perdonar a las personas que te lastiman y perdonarte a ti mismo por tus propios defectos es un paso para vivir una vida más feliz y menos estresante.

Dejar atrás el pasado te permitirá vivir una vida más feliz y libre de pensamientos negativos. Te permitirá contentarte con vivir en el aquí y ahora.

23. Se generoso y amable.

Para vivir una vida más significativa, tienes que ser amable contigo mismo y con los demás. Trátate a ti mismo con amabilidad, y trata a otras personas con la misma cantidad de amabilidad que tú esperarías recibir.

Recuerda, es importante trabajar en tu automejora todos los días, para que te conviertas continuamente en una mejor persona. Esto no es algo que se pueda hacer una vez cada pocos meses. Siempre tienes que estar enfocado en áreas de tu vida que podrían necesitar alguna mejora.

Empieza por escoger algunas de estas prácticas y hacerlas regularmente hasta que se conviertan en un hábito. Luego, una vez que tengas algunos de ellas bajo control, intenta mejorar aún más.

¿Encontraste útil esta lista de ejercicios para mejorar?

¿Qué estrategias utilizas para trabajar sobre ti mismo cada día? Déjanos un comentario para ayudar a otros lectores a expandir su base de conocimientos sobre técnicas de automejora.

No olvides compartir estos ejercicios de mejora personal en Pinterest u otros medios sociales.

Fotografía: Avery Klein

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!