5 cosas que nadie te ha dicho sobre el duelo

5 cosas que nadie te ha dicho sobre el duelo

La mayoría de las personas conocen las cinco (a siete) etapas comunes del duelo: (Choque), Negación, Ira, Negociación, Depresión, (Prueba) y Aceptación. Cada uno experimenta estas etapas de manera completamente diferente. Mientras estás en duelo, muchas personas te dirán algo del estilo de: «sé fuerte», o «la situación mejorará». Aunque esas son cosas predecibles y bien intencionadas para decir en un intento de consolar a alguien, no siempre son ciertas.




Cuando era más joven, experimenté más de lo que me esperaba y, después de años de reflexión, he llegado a comprender que el duelo es más de lo que la mayoría de la gente cree. Me gustaría compartir con vosotros cinco cosas sobre el duelo que desearía desesperadamente que alguien hubiera compartido conmigo:

1. Lloramos por algo más que por los muertos.
Sí, la muerte de un ser humano es la fuente más común de dolor, pero no es la única. Puedes experimentar toda la fuerza de la pena por cualquier cosa importante para ti.

Puedes lamentar la pérdida de una mascota. Puedes llorar por la pérdida de un objeto sentimental. La pérdida de un lugar amado, o de cualquier tipo de relación o conexión. No tiene que morir para que entres en duelo. Puede haber dolor por una amistad que acaba de distanciarse, o por el final de tu serie de libros favoritos. Una casa de la que has tenido que mudarte. Puedes llorar por ti mismo. Cuando creces y cambias como persona, se pueden dejar pedazos de personalidad y comportamientos que nos pueden doler por igual, siempre que algo se pierde -no importa qué, no importa por qué- puede causar dolor en su ausencia, es decir, duelo.

2. ‘Debes ser fuerte’ típicamente va de la mano con la fase de negación de la pena.
Es cuando te dicen que a pesar de todas las cosas terribles que te están sucediendo, debes mantenerte fuerte y superarlo. Lo que no se dice es quem «debes ser fuerte» debe significar: «cuando termines de llorar lo necesario, todavía estarás vivo. Esto no te matará. Eres más fuerte que tu tragedia», y no un «pretende que nada está mal, no dejes que tu tragedia te afecte, sólo sigue viviendo de todas formas».

Se suele decir que la negación es la primera o segunda etapa del duelo. Si te encuentras atrapado en ella, nunca llegarás a la aceptación, y nunca estarás realmente fuera del ciclo del dolor.




Está bien no ser fuerte. Eso es lo que la gente debe decirte cuando estás comenzando a llorar. Está bien llorar, gritar, tomarte un tiempo. Es comprensible que te sientas débil durante un tiempo, siempre y cuando aprendas a dejar ir esa debilidad. No tienes que ‘ser fuerte’. Si lo haces, puede ser difícil seguir adelante. La debilidad y la vulnerabilidad son parte del proceso de duelo y deben ser aceptadas.

3. Debería haber una fase de culpabilidad en el dolor.
A menudo, cuando perdemos algo, aquellos de nosotros que todavía estamos aquí nos sentimos culpables. Algunas personas sienten que han sido «dejadas atrás». Algunos sienten la culpa de los «supervivientes», en la que creen que ellos también deberían haberse ido o deberían haber muerto en lugar de los demás. Algunos simplemente lamentan lo que se perdieron antes del final; lamentan algo que dijeron, o hicieron, o la falta de ello.

Encontramos una manera de culparnos a nosotros mismos, de hacer que las circunstancias sean nuestra culpa, incluso cuando no lo son. Enfrentarse a la muerte a menudo precede a una reevaluación de la vida. Es natural que nos cuestionemos las cosas en nuestro tiempo de dolor. Es normal encontrar remordimientos. Siempre vas a sentir que podrías haber hecho algo.

No eres ‘raro’ por sentirte culpable, pero necesitas aprender a dejarlo ir eventualmente. No hay nada que ganar aferrándose a ello. En vez de eso, convierte esa culpa en beneficio por lo que aún está vivo. Aprende de tus arrepentimientos y úsalos como una guía para asegurarte de que vives la vida al máximo.

4. El tiempo significa poco para el acto de llorar.
No cura todas las heridas, sino que simplemente las alisa, haciendo más fácil olvidar su presencia. Mejorará’ es un pensamiento agradable – aunque no necesariamente cierto – y eso está bien. Hay algunas cosas que nunca desaparecen. Algunas cicatrices nunca se desvanecen, pero eso es un hecho de la vida, y una parte de ti. Es normal seguir siendo perseguido por cosas que sucedieron hace mucho tiempo. Para seguir sufriendo años después. No te deprimas por estar emocionalmente atrapado en el pasado a veces.




No puedes ignorar el trauma y la tragedia y esperar que desaparezca después de un tiempo. Nada se arregla solo. Para sanar se requiere tratamiento, ya sea a través de la ayuda externa o de la reflexión interna. La aceptación no sólo te llegará a ti, sino que tienes que llegar a ella por ti mismo.

5. La aceptación es más complicada que admitir una pérdida.
La aceptación no es una meta. No hay una’ línea de meta’ real con el duelo, porque el duelo no es un maratón. Más que un camino directo al final, es un laberinto sinuoso y confuso.

Tampoco es una cosa definida. Lo más probable es que te encuentres pasando por el ciclo del dolor varias veces a lo largo de tu vida. Y lo más probable es que te afligas por lo mismo más de una vez. Puedes retroceder, y eso será perfectamente normal. Podrías haber terminado con el duelo desde hace años, cuando de repente, algo lo desencadena y tienes que pasar por todo de nuevo. Esto generalmente sucede si no te dejaste afligir apropiadamente la primera vez, aunque todavía puede suceder a aquellos que han tenido el cierre apropiado.

Nunca se termina realmente con el duelo; lo haremos mientras vivamos. El ciclo del dolor va de la mano con el ciclo de la vida, pero no hay nada que temer. A fin de aceptar nuestras pérdidas, debemos dejar de lado el ciclo de dolor por todo lo que es.

Fotografía: Trần Toàn

Temas:

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!