Los filósofos antiguos explican 4 maneras de ser altamente productivos

No es que tengamos muy poco tiempo, sino que perdamos mucho… La vida que recibimos no es corta pero la hacemos así; no estamos mal provistos, sino que desperdiciamos lo que tenemos“. Séneca, en La brevedad de la vida

Aunque parezca improbable, algunos filósofos antiguos tienen mucho que enseñar sobre el manejo del tiempo y la productividad. Tal vez la clase más citada de filósofos griegos y romanos, los estoicos, hablaron y escribieron a menudo sobre la realización del potencial de cada uno – pero para lograrlo, por supuesto, se requiere acción.




¿Qué es el estoicismo?

El estoicismo es una escuela particular de filosofía helenística, fundada en Atenas a principios del siglo III a.C. Entre el grupo más famoso de los estoicos se encuentran Epicteto, Marco Aurelio y Séneca.

El estoicismo es ampliamente practicado hoy en día; aquellos que se adhieren a sus enseñanzas dicen que es un estilo de vida. A pesar de los volúmenes de la literatura estoicista, la filosofía estoica puede reducirse a cinco temas centrales:

1. El mundo es impredecible y temporal.
2. Como tal, es importante ser firme, fuerte y ejercitar el autocontrol.
3. La raíz de mucha insatisfacción radica en nuestros hábitos impulsivos.
4. El ansia excesiva (de dinero, posesiones, etc.) es la quiebra espiritual y moral.
5. Vivir con compasión, moderación y humildad es merecer el más alto honor.

¿En qué medida el estoicismo es relevante para la productividad?

Los estoicos predican la importancia de una mentalidad de acción; y contra el pensamiento excesivo, que a menudo conduce a la “parálisis por el análisis”, o a renunciar a la acción necesaria a favor del pensamiento excesivo.




La filosofía estoica también enfatiza la importancia de ignorar las distracciones sin valor – algo que, en la era de la información de hoy, es excepcionalmente raro. De hecho, la atención se está convirtiendo en un producto individual escaso. La buena noticia es que cuanto más cultives esta preciosa habilidad, más prominente será la ventaja que tendrás en un mundo competitivo.

4 MANERAS DE AUMENTAR LA PRODUCTIVIDAD

Aquí hay cuatro formas de vida estoicas que pueden ayudarte a aumentar tu productividad:

1. VALORA TU TIEMPO MÁS QUE TU DINERO

Los estoicos no eran materialistas; eran gente muy sencilla que valoraba el conocimiento y una vida bien vivida. También fueron sumamente pragmáticos en cuanto al tiempo, algo que con demasiada frecuencia se desperdicia. Esto opina el filósofo romano, Séneca, sobre el tema:

Nadie reparte su dinero a los transeúntes, ¡pero a cuántos repartimos nuestras vidas! Somos muy tacaños con la propiedad y el dinero, pero pensamos muy poco en perder el tiempo, lo único en lo que todos deberíamos ser los avaros más duros“.

Avanzando rápido hasta el presente; las investigaciones muestran que tener más tiempo se correlaciona altamente con la felicidad individual. Por otro lado, acumular dinero más allá de lo que se necesita no genera felicidad.




2. EL MANEJO DE LAS EMOCIONES ES CRÍTICO

Manejar tu tiempo, desde el punto de vista estoico, no es más que controlar tus emociones. Curiosamente, esta perspectiva ayudó a generar sistemas de manejo emocional, como la Terapia Cognitiva del Comportamiento (TCC).

Tu estado de ánimo tiene un impacto directo en lo mucho que logras. Cuando estamos en un estado negativo, es mucho más probable que nos demoremos que si somos neutrales o positivos. Pero cuando actuamos, esta resistencia se disipa rápidamente.

3. “LO PRIMERO ES LO PRIMERO

Para la mente estoica, hacer algo además de lo que es más importante es imprudente y derrochador. Aquí está el emperador romano, Marco Aurelio:

Es esencial que recuerdes que la atención que le des a cualquier acción debe ser proporcional a su valor, pues entonces no te cansarás y te rendirás, si no te ocupas de cosas menores más allá de lo que se debe permitir…“.

Ya que la gran mayoría de nuestras palabras y acciones son innecesarias, acorralarlas creará una abundancia de ocio y tranquilidad. Como resultado, no debemos olvidarnos en cada momento de preguntarnos: “¿es ésta una de las cosas innecesarias?

En otras palabras, ser disciplinados con nuestro tiempo crea aún más tiempo para hacer las cosas que disfrutamos. Además, no todas las cosas valen la misma cantidad de tiempo y atención.

4. CENTRARSE EN EL PROCESO

Aunque es agradable visualizar un buen resultado, la ejecución lo hace posible. Cuando nos enfocamos en el proceso en lugar del resultado, las probabilidades de lograr un resultado favorable aumentan drásticamente.

Además de centrarse en el proceso, es igualmente esencial prestar atención a lo que se puede controlar e ignorar lo que no se puede controlar. Aquí está el filósofo griego Epicteto:

Algunas cosas están bajo nuestro control y otras no. Las cosas bajo nuestro control son opinión, persecución, deseo, aversión y, en una palabra, lo que sea que sean nuestras propias acciones. Las cosas que no están bajo nuestro control son el cuerpo, la propiedad, la reputación, el mando y, en una palabra, lo que no son nuestras acciones“.

Reflexiones finales

Hoy en día, hay un sinnúmero de herramientas de productividad: aplicaciones, libros, calendarios, planificadores, etc. Lo irónico es que muchas de estas cosas que dicen “aumentar la productividad” tienen exactamente los efectos opuestos.

A veces, es mejor mantener las cosas simples. Con este fin, los antiguos filósofos mencionados anteriormente pueden enseñarnos mucho sobre la vida.

Fotografía destacada de Cristina Gottardi en Unsplash.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!