11 Cosas para recordar cuando piensas que no eres lo suficientemente bueno

11 Cosas para recordar cuando piensas que no eres lo suficientemente bueno

Algunos días son mejores o peores que otros, eso es un hecho. Pero en última instancia, la manera en que nos sentimos acerca de nuestra vida y con nosotros mismos tiene el mayor impacto en el resultado de cada día. La felicidad y la confianza pueden crear resultados que superan nuestras expectativas, como un rayo de sol continuo incluso en un día nublado.




Pero, cuando estamos deprimidos, especialmente cuando pensamos que no somos lo suficientemente buenos, la vida puede empeorar fácil y rápidamente. Podemos encontrarnos inesperadamente atrincherados en un profundo y oscuro agujero. Cuando repetidamente nos permitimos sentir de esta manera durante días, semanas o incluso meses seguidos, esto puede tener efectos perjudiciales en nuestra felicidad, salud, relaciones y trabajos.

Por eso es mejor prevenir una pérdida de autoestima. A veces la más mínima inspiración puede ayudarnos a cambiar las cosas cuando sentimos que no somos lo suficientemente buenos.

He aquí una lista rápida de 11 cosas que debes recordar cuando pienses que no eres lo suficientemente bueno. Guárdala para ti, nunca sabes cuándo la necesitarás y compártela con los demás. Pongamos fin a la falsa realidad de la creencia negativa de que «no eres lo suficientemente bueno».

11 COSAS QUE DEBES RECORDAR CUANDO PIENSES QUE NO ERES LO SUFICIENTEMENTE BUENO

1. La vida es progreso, no perfección. ¡Esfuérzate por la excelencia!

La vida es perfectamente imperfecta. Esforzarse por alcanzar la perfección no es necesariamente algo malo, te hace llegar más alto y trabajar más duro. Sin embargo, es un objetivo que puede ser bastante inalcanzable y siempre estarás trabajando para ser «perfecto». Esto puede dejarte con la sensación de que no eres «lo suficientemente bueno», especialmente en un mundo en el que la carrera hacia el «perfeccionismo» suele implicar la pérdida de quien realmente eres para emular lo que los demás piensan que deberías ser.

En su lugar, esfuérzate por alcanzar la excelencia. La excelencia es muy superior y puedes crear el nivel de excelencia personal que funcione para ti y donde te encuentres. La mayoría de nosotros estamos haciendo malabares con tantas tareas en tantas áreas que no podemos perfeccionarnos en cada área y aún así ser felices, pero si logramos la excelencia será mucho más gratificante.




2. Lo que haces AHORA mismo puede crear un mejor resultado.

Nada está escrito en piedra, a menos que sea en el pasado. Incluso entonces podemos cambiar la forma en que lo percibimos. No podemos predecir realmente el futuro, porque siempre está cambiando basado en lo que hacemos ahora mismo.

La mejor manera de avanzar es estar presentes y centrarnos en el ahora de una manera positiva. Cuando nos sentimos bien con las cosas que van bien y mostramos gratitud por lo que tenemos, permitimos que más de esas cosas buenas vengan a nosotros.

Lo mismo ocurre cuando nos enfocamos en lo negativo, sin embargo, el pensamiento positivo es mucho más poderoso. De hecho, algunos dicen que es 1000 veces más fuerte. Así que, no importa lo que haya pasado, agradece que sigues aquí para corregirlo y sigue adelante. Toma este momento, aunque sea un minuto, y respira profundamente, concéntrate en lo bueno y permítete a ti mismo la capacidad de ayudar a crear un mejor resultado.

3. El pensamiento positivo es tu derecho de nacimiento.

No importa en qué situación te encuentres, el pensamiento positivo puede y siempre vendrá a tu rescate si lo permites. El poder de la positividad es un regalo de la energía divina. La energía divina no es nada sino energía positiva.

Si quieres que las cosas cambien para tu mayor bien, debes mantener tu fe, liberar el miedo y mantener tu enfoque en las soluciones. El pensamiento positivo es tu derecho de nacimiento. Siempre puede mejorar cualquier situación, no importa cuán nefasta parezca.




4. Hay más cosas BUENAS en ti, que malas.

Incluso durante tus luchas, no te olvides de concentrarte en tus fortalezas. Con demasiada frecuencia, nuestra cultura se fija en las «debilidades» de cada uno y quiere centrarse en mejorarlas. Aunque tener una mente, cuerpo y alma equilibrados es importante, algunas de nuestras debilidades existen para equilibrar algunas de nuestras mayores fortalezas.

Cuando cambiemos nuestro enfoque a lo que es correcto acerca de nosotros mismos, probablemente podamos escribir una larga lista. De hecho, si necesitas hacer ese ejercicio, ¡hazlo! Concéntrate en tus puntos fuertes y en lo que haces bien. Después en las áreas que podrías mejorar, sé razonable contigo mismo y si es un área que realmente crees que necesitas mejorar, crea pasos de acción para hacerlo. De cualquier manera, hay más cosas buenas en ti que malas en ti.

5. ¡Todo el mundo comete errores!

La perspectiva positiva y la verdad real sobre los errores es que son una oportunidad para enseñarnos algo y permitirnos crecer. A veces también pueden señalar nuestras debilidades para que nos fortalezcamos en esa área. Todos somos estudiantes y los errores son evidencia de que estamos tratando y haciendo lo mejor que podemos.

Cuando continuamente aprendemos y crecemos de nuestros errores, empezamos a ver más éxito en nuestra vida, más satisfacción y felicidad verdadera y duradera. El éxito requiere trabajo y los errores son parte de ello.

6. Recuerda que estás exactamente donde necesitas estar ahora mismo.

Puede que no lo parezca, pero el Universo entero se ha orquestado para crear tu vida donde estás ahora mismo. Puede que no sea donde quieres estar ahora mismo, pero a veces tienes que pasar por una zarza para llegar al campo de tréboles.

Así que cuando sientas que has fracasado o que nunca alcanzarás tus metas, recuérdate a ti mismo que el Universo no ha dicho que no, es sólo que aún no ha dicho que sí. Recuérdate continuamente que estás en el lugar perfecto ahora mismo, y continúa avanzando en la fe.

7. Sé amable y gentil contigo mismo. Lo estás haciendo lo mejor que puedes.

No tienes que castigarte por no «llegar» lo suficientemente rápido a la persona que deseas ser. Siempre y cuando puedas finalizar el día sabiendo que lo has dado todo, eso es todo lo que cualquiera puede hacer. Tu luz brilla, no importa cuán pequeña sea la llama. Incluso si tu llama es la más pequeña del mundo, todavía iluminará a través de la noche más oscura.

Podrías incluso pensar en un jardín de flores. Cada flor flor florece a su propio ritmo y muestra su belleza única al hacerlo. Continúa alcanzando la luz, dejándote nutrir. Al igual que la flor, tu vida también florecerá.

8. Te mereces tu propio amor incondicional y perdón.

«Sé gentil contigo mismo. Eres un hijo del universo, no menos que los árboles y las estrellas; tienes derecho a estar aquí.»
Max Ehrmann

Degradarse o aferrarse a pensamientos negativos sobre sí mismo no te traerá justicia: la pena y el dolor sólo terminarán afectándote.

Deja ir la amargura y el resentimiento hacia ti mismo o hacia tu situación. Suelta los sentimientos negativos y quita el enfoque y la atención a los no deseados. Perdonarte por haber cometido un error y permitirte «amarte sin importar lo que pase» es maravilloso. Te conducirá a sentimientos aún más positivos de comprensión, compasión y empatía, permitiéndote crecer en una mejor experiencia.

9. Siempre hay una solución, ¡sigue buscando!

A veces puedes sentir que has llegado al final del camino. Por suerte para ti, siempre hay un pequeño camino de tierra llamado fe que puedes continuar siguiendo cuando los tiempos se ponen difíciles.

Sigue un camino de fe positiva y observa cómo aparecen nuevas soluciones. Puede ser una solución simple, o puede ser sólo una parte de la solución que necesitas reunir. Las piezas del rompecabezas siempre están ahí, depende de ti poner cada pieza en su lugar.

10. La única comparación y competencia que debes hacer es contigo mismo.

Como se mencionó varias veces a lo largo de este artículo, no hay necesidad de tratar de competir o ponerse al día con los que están en tu campo. Sé la mejor versión de TI. Sé el cambio que quieres ver en TI MISMO. Permite que la visión futura de TI sea tu héroe.

11. No siempre se pueden cambiar las cosas, pero SIEMPRE se puede cambiar la forma en que se ven las cosas.

El momento presente fue creado como una manifestación colectiva de tus pensamientos, palabras y acciones pasadas. A veces, esto puede ser tan difícil que puedes sentir que no eres lo suficientemente bueno para superarlo, y si estás reflexionando sobre la realidad que has creado, puede incluso hacerte sentir que no eres lo suficientemente bueno para manejar tu habilidad co-creativa.

La conclusión es que los tiempos pueden ser difíciles, pero no hay nada de malo en creer que eres más duro. Porque cuando crees que eres lo suficientemente bueno para crear la vida que deseas, y crees que eres lo suficientemente bueno como para superar cualquier situación. Cuando esto sucede, la forma en que ves las cosas cambia repentinamente, y antes de que te des cuenta, tu realidad cambia positivamente con ello.

Fotografía: Soroush Karimi

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!