11 Resoluciones para que destaques en el trabajo

11 Resoluciones para que destaques en el trabajo

Hacerlo «bien» no hará que te despidan, pero tampoco hará que te asciendan. Encuentra el éxito en tu trabajo o carrera haciendo estos pequeños cambios en la oficina.




1. Solicita más feedback

Es posible que ya estés cumpliendo con las expectativas, pero superar esas expectativas te ayudará a destacar entre la multitud. Pero primero tienes que asegurarte de que entiendes lo que se espera de ti. Siéntate con tu jefe para averiguar qué debes hacer y cómo puedes mejorar. Haz que sea un diálogo continuo para que puedas mantener a tu jefe al día sobre cómo son tus procedimientos estándar, y ofrece sugerencias sobre cómo puede mejorarlos aún más, dice Bruce Tulgan, fundador de RainmakerThinking y autor de It’s Right to Manage Your Boss (Está bien gestionar a tu jefe). «Te encuentras en una posición en la que el jefe se siente más seguro al delegar más responsabilidad en ti«, dice. «Ahí estás tú para crear una espiral ascendente.»

2. Haz una prueba de Myers Briggs

En tu día libre, reserva un tiempo para hacer una prueba de personalidad de Myers Briggs, sugiere Hayes Drumwright, CEO de POPin y autor de Management vs. Employees. Cuando obtenga los resultados, no te limites a encogerte de hombros, tómate un tiempo para analizar lo que dice sobre tus fortalezas y debilidades. «Cuando tengas una comprensión de cuáles son esas fortalezas, concéntrate en trabajar en los proyectos y cosas que muestren cuáles son esas fortalezas o apóyate en cuáles son esas fortalezas«, dice Drumwright.

3. Di sí a proyectos que muestren tus fortalezas

Una vez que entiendas cuáles son tus fortalezas personales, aprende a decir no a proyectos para los que no eres apto. «Eso puede darte más bonificaciones, aumentos, fama y notoriedad al decir que no a algunas cosas y decir que sí a las cosas enfocadas en torno a tus fortalezas«, dice Drumwright. Serás capaz de invertir tu energía en lo que haces mejor, sin ahogarte en tareas que otra persona podría hacer mejor. Aprende a decir que no sin sentirte culpable.

4. Conviértete en el solucionador de problemas

La mayoría de los problemas que surgen probablemente no son nuevos, dice Tulgan, así que repasa cómo otras personas han resuelto problemas similares en el pasado. Analiza lo que salió bien y lo que no, para averiguar cómo proceder. Probablemente terminarás encontrando una estrategia que puede aplicar a una serie de problemas. «Todas las investigaciones muestran que cuando la gente aprende de las mejores prácticas existentes o aprende de soluciones repetibles a problemas recurrentes, esa es la mejor manera de aprender a resolver problemas«, dice. «La gente que tiene un banco de soluciones repetibles es mucho mejor improvisando cuando lo necesita.»

5. Habla más durante las reuniones

Has sido invitado a una reunión porque los líderes pensaron que tendrías algo que aportar, así que no te asustes de hacer oír tu voz. Hablar cuando no estás de acuerdo puede causar un pequeño conflicto en el momento, pero eso es sólo una parte saludable de ayudar a la empresa a seguir adelante, dice Drumwright. «El liderazgo necesita que hables para que todos tengan la oportunidad de aprender«, dice. «Si vas a mantener la boca cerrada, no tienes derecho a quejarte.»




6. No seas molesto con el correo electrónico

El uso ineficaz del correo electrónico te hará destacar de forma equivocada, así que cambia tus hábitos para no molestar a los demás. Si formas parte de una cadena de correo electrónico, elimina a cualquier persona de la lista de CC a la que no se aplique tu respuesta y cambia la línea de asunto si estás cambiando de tema con otra persona, dice Tulgan. Además, no abuses de la opción «urgente», o ese signo de exclamación rojo empezará a perder su significado. «Los correos electrónicos deben ser pensados y aplicados en términos de alcance y situación«, dice. Recomienda que primero te envíes un borrador a ti mismo y luego lo revises antes de enviar el verdadero.

7. Tener más conversaciones en persona

Tratar de explicar una queja que tienes sobre un proyecto o sobre tu empresa a través del correo electrónico probablemente no te llevará muy lejos. Es más difícil de llevar a cabo tu proceso de pensamiento a través de la escritura que cuando estás cara a cara. «No siempre se puede entender lo que alguien está expresando«, dice Drumwright. Pasa por el puesto de la otra persona, o programa una hora para sentart con ellae y charlar sobre tus desacuerdos.

8. Hablar menos, escuchar más

«Observa el doble de lo que hablas y escucha el doble de lo que hablas«, dice Tulgan. «Sólo añades valor en proporción a lo que estás aprendiendo.» Cuando escuchas, descubres de dónde viene la gente, qué necesitan de ti y qué puedes ofrecer, dice. Sacarás el máximo provecho de las conversaciones cuando prestes atención a las señales no verbales para medir cómo responder.

9. No seas un oyente cualquiera, sé un oyente activo

La mayoría de las personas pasan las conversaciones pensando en lo que van a decir a continuación, en lugar de escuchar atentamente y dejar que el punto de vista de la otra persona se absorba. Al escuchar activamente sin distraerte por tu propia respuesta, tendrás una mente más abierta. «Piensa en lo que dicen y considéralo tú mismo«, dice Drumwright. «Es permitir que te cambies un poco en vez de tratar de hacerlos cambiar de opinión.»

10. Haz un esfuerzo extra

No te dejes engañar pensando que nadie se da cuenta de las horas extras que registras o de los proyectos adicionales para los que te ofreces como voluntario. «Llega temprano y haz las cosas«, dice Tulgan. Cumple siempre tus promesas y ayuda a otros a terminar las tareas que les has asignado. Si sigues dando crédito a los demás cuando es necesario y te culpas cuando sea necesario, te ganarás una reputación como un jugador de equipo en el que los demás pueden confiar.




11. Trae de vuelta el profesionalismo a la antigua usanza

Cosas aparentemente pequeñas como la puntualidad, la organización y el equilibrio harán que tu jefe se fije en ti. «El punto ciego más común es este tipo de habilidades«, dice Tulgan. Asegúrate de que tu vestuario de trabajo coincidaecon el uniforme estándar de la empresa, toma buenas notas y utilice listas de control para establecer tus hábitos de trabajo.

Fotografía: rawpixel

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!