12 Hábitos extravagantes de las personas que son más inteligentes que los demás

12 Hábitos extravagantes de las personas que son más inteligentes que los demás

La inteligencia puede ser difícil de medir, pero la ciencia ha vinculado estas peculiaridades con niveles más altos de capacidad de aprendizaje, resolución de problemas y creatividad.




1. Tienes un escritorio desordenado

La inteligencia es difícil de definir; los psicólogos han estado discutiendo al respecto durante años. Según el doctor Robert J. Sternberg, profesor de Cornell, la inteligencia es la capacidad de «aprender de la experiencia, adaptarse a nuevas situaciones, comprender y manejar conceptos abstractos y utilizar el conocimiento para manipular el propio entorno«. Uno pensaría que alguien que es inteligente sería organizado y tendría todo organizado en su espacio de trabajo de manera ordenada, pero ese no es el caso. En un experimento de la Universidad de Minnesota, la gente en un entorno desordenado tuvo más ideas creativas que en un espacio limpio. «Los ambientes desordenados parecen inspirar la ruptura de la tradición, lo que puede producir nuevas perspectivas«, dice la autora del estudio Kathleen Vohs, psicóloga. «Los ambientes ordenados, por el contrario, fomentan las convenciones y la seguridad.» La creatividad es uno de los rasgos que las personas más inteligentes tienden a poseer y, por lo tanto, puede conducir a la confusión, añade Jonathan Wai, científico investigador del Programa de Identificación de Talentos (TIP) de la Universidad de Duke. «Yo diría que no es el desorden lo que ayuda a la creatividad, sino la creatividad lo que puede crear desorden«, dice. «Estas personas tienden a perderse en sus pensamientos centrándose en un problema o asunto, y la limpieza se vuelve menos importante que centrarse en el problema en cuestión.»

2. Te quedas despierto hasta tarde

En las películas, el genio creativo siempre trabaja hasta altas horas de la madrugada a la luz de las velas, y quizás este estereotipo tiene sus raíces en la realidad. Un estudio de la London School of Economics and Political Science encontró que las personas que tienden a acostarse más tarde tienen un coeficiente intelectual más alto. Los autores del estudio creen que la raíz de por qué esto está en nuestra evolución, porque la noche era un lugar más peligroso, nuestros antepasados que se aventuraban en ello en lugar de ir a dormir, necesitaban ser más inteligentes. Además, permanecer despierto por la noche era una nueva idea que era atractiva para las mentes curiosas. Hoy en día, nuestros diversos ritmos circadianos todavía pueden reflejar esto. «Tal vez [algunas personas inteligentes] se queden despiertos hasta más tarde porque sus relojes internos son simplemente diferentes«, dice el Dr. Wai. «O, tal vez se quedan despiertos más tarde porque tienden a ser introvertidos, y les gusta estar despiertos hasta tarde por la noche sin distracciones para pensar y resolver problemas«.

3. Juramentos y palabrotas

Comúnmente se piensa que las palabrotas son un reflejo de baja educación e inteligencia -la teoría de que cuando la gente no puede pensar en el adjetivo correcto, recurre a la jerga, incluyendo las maldiciones. Pero un estudio realizado por un renombrado experto, Timothy Jay, y sus colegas, encontró que la gente que podía encontrar más palabras de juramento tenía un vocabulario más amplio en general. «La fluidez del tabú o ‘palabrota’ se correlaciona positivamente con la fluidez verbal general«, dijo el Dr. Jay a Medical Daily. «Cuantas más palabras generas en una categoría, más palabras generas en otra, oral y verbalmente.» La habilidad lingüística es una de las características de las personas con mayor inteligencia, según el Dr. Wai, por lo que no debería sorprender que la gente inteligente conozca más palabrotas, incluso si no las usa todo el tiempo. «Es parte de su inteligencia emocional saber cómo y cuándo usar estas palabras«, dice el Dr. Jay.

4. Te gustan las duchas frías

Puede que hayas oído hablar de la tendencia de tomar duchas frías o nadar en agua fría para darle a tu cuerpo una sacudida energizante. Aunque todavía no hay mucha información científica sobre esto, los autores de un estudio de Finlandia, donde la natación en invierno es común, señalan que «la adaptación al agua fría se asoció con una disminución significativa de la tensión y la fatiga, y una mejora en el estado de ánimo y la memoria«. Todo ello son cosas que pueden aumentar la función cerebral y la productividad. Además, salir de tu zona de confort y tener el coraje de tomar una ducha fría podría inspirarte para el resto del día, según un artículo del New York Times sobre las duchas frías. Así que si te has unido al Club de los Osos Polares, es posible que tu hábito esté dando a tu cerebro una ráfaga de energía todos los días.

5. El sonido de la masticación te molesta

¿Alguna vez te has sentido realmente irritado cuando comías con un masticador ruidoso? ¿O has deseado que la persona a tu lado en el autobús dejara de masticar su chicle? Bueno, hay una razón científica detrás de ello, y podría significar que eres inteligente. Un estudio de la Universidad de Northwestern encontró que las personas que tenían un alto nivel de cognición creativa tendían a tener una incapacidad para filtrar la información sensorial irrelevante: tenían una «puerta sensorial con fugas«. Esto significa que lo estás asimilando todo, a veces hasta el ruido de fondo. «Las puertas sensoriales con fugas podrían ayudar a las personas a integrar ideas que están fuera del foco de atención, lo que conduce a la creatividad en el mundo real«, escribieron los autores del estudio. El Dr. Wai supone que esto podría conectarse con la misma razón por la que los sabelotodos tienden a quedarse despiertos hasta tarde: les gusta trabajar sin distracciones. Interesantemente, otros estudios han demostrado que masticar chicle uno mismo mejora el rendimiento intelectual.




6. Garabateas

Otro hábito de la gente inteligente es hacer garabatos, así que si disfrutas de este pasatiempo, puede significar que también eres inteligente. Según Sunni Brown, autor de The Doodle Revolution, es una herramienta de pensamiento que puede afectar el procesamiento de la información y la resolución de problemas. Esta noción está respaldada por la investigación científica, un estudio del Reino Unido encontró que la gente podía recordar un 29 por ciento más de información si estaban garabateando. Garabatear sin pensar tiene un beneficio para la memoria, y también le da al cerebro una forma visual de expresar conceptos y emociones. El Dr. Wai tiene una teoría de por qué: «Tal vez no sea el acto de garabatear, sino el acto de tomar un descanso de cualquier tipo lo que importa«, dice. «Por ejemplo, la idea de que tu mente trabaja inconscientemente en segundo plano incluso cuando no te concentras abiertamente en un problema.»

7. Te criticas a ti mismo

Tendemos a pensar que las personas inteligentes tienen confianza en sí mismos, ¿por qué no la iban a tener, cuando son tan inteligentes? Pero la investigación sugiere que ese podría no ser el caso. En un estudio histórico de 1999 de la Universidad de Cornell, los científicos encontraron que la gente incompetente no podía reconocer su propia incompetencia, lo que llevó a autoevaluaciones infladas. Esto se ha conocido como el efecto Dunning-Kruger. «Para que los artistas de bajo rendimiento reconozcan su ineptitud, tendrían que poseer la misma experiencia de la que carecen«, escribió recientemente el autor del estudio, el psicólogo David Dunning, en Pacific Standard. «Para saber cuán hábil o no hábil eres en el uso de las reglas de la gramática, por ejemplo, debes tener un buen conocimiento práctico de esas reglas, una imposibilidad entre los incompetentes. Los que tienen un desempeño deficiente«, agrega, «no ven los fallos en sus pensamientos o las respuestas que les faltan«. El estudio también encontró que las personas altamente competentes tendían a subestimar sus habilidades. Los sabiondos pueden reconocer cuando no saben algo; de hecho, saben cuánto más conocimiento hay por ahí. En lugar de tener demasiada confianza, tienden a ser autocríticos.

8. Sueñas despierto

Aunque los científicos han pensado anteriormente que el vagabundeo de la mente afectaba negativamente el rendimiento del cerebro, una nueva investigación sugiere que ese podría no ser el caso. Un estudio de la Universidad de California encontró que cuando se les asignó una tarea exigente, a los participantes que se tomaron un descanso para realizar tareas poco exigentes les fue mejor en la tarea original. Los investigadores teorizan que dar al cerebro un «período de incubación», permitiéndole deambular durante una tarea sin sentido, estimula la resolución de problemas y la creatividad. Al igual que el garabato, esto está «relacionado con trabajar en un problema en el fondo de tu mente, incluso cuando no estás pensando directamente en ello«, dice el Dr. Wai. «Algunas historias de descubrimientos científicos han mencionado la importancia de alejarse del problema, conseguir un cambio de escenario, y cómo eso puede ayudar a tu mente a encontrar diferentes maneras de ver un problema y potencialmente mejorar la creatividad«. Así que si soñar despierto es uno de tus hábitos, es posible que tengas mayores habilidades creativas y de resolución de problemas.

9. Hablas solo

Puede que pienses que murmurar para ti mismo te hace parecer loco, pero en realidad, puede ser un signo de pensamiento superior, memoria y habilidades de percepción. En un estudio de la Universidad de Wisconsin y la Universidad de Pensilvania, los investigadores pidieron a los participantes que recordaran y encontraran objetos. Podían recordar mejor la lista de objetos a buscar si habían dicho los nombres de los objetos en voz alta. «El lenguaje no es sólo un sistema de comunicación, sino que estoy argumentando que puede aumentar la percepción, aumentar el pensamiento«, dijo el autor del estudio Gary Lupyan, a Live Science. Al vocalizar los nombres de objetos familiares, «estás activando las propiedades visuales en el cerebro para ayudarte a encontrarlos«.

10. Te gusta ser un solitario

Los investigadores de Inglaterra y Singapur pidieron a 15.000 personas de entre 18 y 28 años que realizaran una encuesta y una prueba de coeficiente intelectual. Encontraron que las personas altamente inteligentes no estaban tan contentas con su vida si socializaban con sus amigos con más frecuencia. Los autores teorizaron que esta desconexión se debe a la fricción evolutiva entre nuestro cerebro y el entorno social. «Nuestros antepasados vivían como cazadores-recolectores en grupos pequeños de unos 150 individuos«, dijeron los autores del estudio a The Independent. «En tales situaciones, tener contacto frecuente con amigos y aliados de toda la vida era probablemente necesario para la supervivencia y la reproducción de ambos sexos.» Hoy en día, todavía dependemos de grupos sociales muy unidos, pero es posible que nuestros cerebros aún no se hayan puesto a la altura de las docenas de interacciones sociales a las que nos enfrentamos todos los días. Carol Graham, una investigadora de la Institución Brookings que no está asociada con el estudio, también cree que los hallazgos sugieren que: «Aquellos con más inteligencia y la capacidad de usarla… es menos probable que pasen mucho tiempo socializando porque están enfocados en algún otro objetivo a largo plazo«.




11. Eres un perezoso

¡Al parecer la pereza puede ser un signo de inteligencia! En un estudio de 2016, investigadores de la Universidad de la Costa del Golfo de Florida dividieron a 60 estudiantes en dos grupos: pensadores y no pensadores. Los investigadores midieron quién era un pensador y quién no lo era usando una encuesta que les preguntó a los estudiantes si pensaban que pensar era divertido o si les gustaban las tareas que requerían un poder de pensamiento mínimo. Luego, los autores monitorearon la actividad física de los estudiantes durante una semana. Encontraron que los que no pensaban eran mucho más activos físicamente que los pensadores. Los autores creen que esto puede deberse a que los pensadores se contentan perfectamente con entretenerse mentalmente, mientras que los no pensadores tienden a aburrirse más fácilmente y asocian la estimulación mental como una experiencia negativa.

12. Meditas a diario

Comenzar o terminar el día con 12 a 15 minutos de tiempo «om» puede ser el impulso que tu cerebro necesita, de acuerdo con el New England Journal of Medicine. De hecho, muchos estudios muestran que la meditación puede ayudar a mejorar tu inteligencia fluida: tu capacidad de ser más creativo, innovador y visionario. Un investigador encontró que las personas que usaban entrenamiento con ondas cerebrales (una forma específica de meditación) ganaban un promedio de 23 por ciento en su coeficiente intelectual. Además, la mejora en el coeficiente intelectual incluso duró un año después en un estudio de seguimiento. Incluso mostraron ganancias en creatividad y concentración. Otro estudio también mostró que 20 minutos de meditación al día ayudaban a mejorar la memoria, la cognición y a reducir los niveles de estrés.

Fotografía: Free-Photos

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!