11 Hábitos que pueden transformar absolutamente tu productividad

11 Hábitos que pueden transformar absolutamente tu productividad

El mundo de hoy se basa en la productividad. Se espera que seas productivo en el trabajo, luego regreses a casa y termines tus tareas de la casa de manera productiva. Se espera que seamos productivos en todo, pero a menudo no podemos gestionar todo lo que tenemos en nuestra lista de tareas. Y esto nos hace sentir insatisfechos con nuestro desempeño y nuestra vida en general.




A menudo, cuando no somos productivos, nos culpamos por ello. ¡Pero espera! Tú no eres la única razón por la que podrías perder tu motivación para empujar más fuerte. Hay muchos factores, tales como tus compañeros charlando cerca de tu puesto de trabajo, el zumbido constante de tu teléfono o tu jefe que te da múltiples tareas a la vez.

No hay duda de que el entorno en el que trabajas influye en tu productividad. Y como algunos estudios han descubierto, los empleados son más productivos trabajando desde casa, algunas empresas han empezado a adoptar la política de permitir el trabajo a distancia.

Pero si tu empresa o jefe está en contra de esta idea y considera que trabajar en la oficina es la única manera de trabajar, entonces necesitas aprender a gestionar tu productividad en el ruidoso entorno de la oficina.

Aquí tienes 11 hábitos que puedes adoptar para aumentar tu productividad.

1. Mantén tu lugar de trabajo limpio y ordenado

¿Sabías que mantener tu lugar de trabajo limpio y ordenado te ayudará a mantenerte productivo 1,5 veces más tiempo? La pila de documentos, carpetas y archivos sólo te recordará las tareas que aún no has terminado. Te sentirás perdido acerca de con qué empezar y perderás tu productividad y motivación al mismo tiempo.

En su lugar, trata de tener sólo las cosas que necesitas para una tarea en particular. Trata de dejar de hacer tareas múltiples y haz una cosa a la vez. Además, hay muchas maneras interesantes de organizar tu lugar de trabajo que definitivamente te pondrán en un estado de ánimo productivo.




2. Trabaja más inteligentemente, no más duro

John Pencavel, profesor de economía de la Universidad de Stanford, EE.UU., ha realizado un estudio en el que ha descubierto hechos sorprendentes: los empleados que trabajan 56 horas a la semana, son tan productivos como los que trabajan 70 horas a la semana.

Sí, lo has leído bien: puedes trabajar menos y seguir siendo productivo. Por lo tanto, antes de que empieces la jornada laboral, siéntate y haz una lista de las tareas del día. ¡Y trata de no trabajar demasiado!

3. Priorizar

Hacer una lista de prioridades es uno de los pasos principales para ser productivo. Por lo tanto, antes de empezar a trabajar, señala tus principales objetivos y prioridades.

Pero recuerda: la priorización está estrechamente relacionada con la gestión eficaz del tiempo. ¿Sabías que los músicos más famosos del mundo pasan sólo 90 minutos trabajando duro en sus habilidades? Resulta que 90 minutos son más que suficientes para hacer un gran progreso. ¡Gestiona tu tiempo de forma más inteligente!

4. No olvides tomarte un descanso

¿Y si alguien te dijera que puedes dormir una siesta en el lugar de trabajo? Sí, puede sonar hilarante. Pero, ¿por qué no dedicar 15 minutos de tu descanso para comer a relajarte un poco?




¿Cuál es el secreto de tomar una siesta en el trabajo que te ayudará a mantenerte productivo? Un sueño ligero de 15 a 30 minutos definitivamente te refrescará. Además te ayudará a reducir el estrés y te hará menos susceptible a los factores de estrés. Nada mata la productividad más rápido que estar frustrado en el trabajo.

5. ¡La planificación es la clave!

Y puede ser muy divertido. Hoy en día hay muchas maneras de convertir la planificación en un proceso creativo. No sólo puede ser práctico y te mantendrá productivo, sino que también puede ser una forma de expresar tu creatividad.

Además, hay mucha inspiración en Internet. Si no tienes tiempo para hacerlo tú mismo, puedes buscar ideas de planificación en Internet. Hay tanta información e infografías, incluso para el espectador más exigente.

También, trata de hacer que tus reuniones sean lo más organizadas posible. Si tus reuniones suelen durar más de lo necesario, intenta programar un temporizador para el tiempo necesario y, cuando suene la alarma, finaliza la reunión. De esta manera no perderás tiempo y lo utilizarás para otras tareas necesarias.

6. Duerme bien

Un buen sueño refrescante es la cura para todo. Pero, ¿y si alguien te dijera que esto podría curar tu baja productividad?

Las personas que duermen menos de 7 horas por noche tienden a tener más días de enfermedad. Una buena noche de sueño es un estímulo para el buen humor, la motivación y la productividad. Hay varios rituales que puedes hacer antes de irte a dormir que te ayudarán a descansar. Recuerda que un buen descanso es crucial para mantenerte productivo y motivado.

7. ¡Utiliza la iluminación natural!

Nada te mantendrá más motivado para trabajar, que ubicar tu puesto de trabajo más cerca de las ventanas. ¿Crees que eso no sirve de nada? Según estudios, las personas, cuyo lugar de trabajo está más cerca de las ventanas, son un 12% más productivas. Además, beneficiará a tu memoria y tus funciones. Así que no lo dudes, acerca tu mesa a la ventana y disfruta de un día productivo.

8. Lucha contra la procrastinación

Los colegas ruidosos, la navegación por Internet, las redes sociales y muchos más cosas se encuentran en la enorme lista de los asesinos de la productividad. Y superarlos no es fácil a menos que tengas una imagen mental de tus metas en tu cabeza. Recuerda que mantenerse decidido a lograr algo te llevará al éxito. Así que di «NO» a tus compañeros de trabajo que intentan distraerte de hacer tu trabajo o a tus amigos que no dejan de bombardeartepor WhatsApp.

9. Apagar el teléfono

¿Sabías que tu teléfono es el mayor desencadenante de la procrastinación? Cuando lo pones en modo silencioso, la vibración te distraerá. Así que si tiene tareas urgentes que hacer, ¿no es una buena razón para apagar el teléfono? Esa llamada telefónica probablemente no es tan seria o urgente, pero si la contestas, ¡nunca recuperarás tu productividad!

10. Mantente positivo

Para crear y mantener el estado de ánimo productivo no sólo para ti, sino también para los demás, debes tratar de mantenerte positivo. Así que mantén tu actitud tranquila y positiva, ¡seguro que te ayudará a rendir mejor!

Y si no estás contento por algunos fracasos, recuerda que el fracaso es sólo otro paso hacia el éxito. Es una gran lección de vida. Úsala, conviértela en una ventaja y sigue adelante.

11. Haz ejercicio

El efecto positivo del ejercicio en nuestro cuerpo y mente fue probado hace mucho tiempo. Nos ayuda a recargar, a refrescar nuestra mente. Tiene muchas ventajas para nuestra salud mental y física.

La mejor ventaja de hacer ejercicio en términos de ser más productivos es que el ejercicio nos ayuda a concentrarnos. Además, nos hace menos susceptibles a los factores de estrés y crea una mentalidad positiva. Un entrenamiento de 20 minutos al día es un gran estímulo para la productividad.

Además, comer alimentos saludables es otro factor de aumento de la productividad. Las vitaminas y los minerales nutren y desestresan nuestro cuerpo para mantenerlo sano. Y cuando nuestro cuerpo está satisfecho con lo que le ponemos, instantáneamente responde con buen humor, motivación y productividad.

Conclusiones

Entonces, ¿por qué dejar un estilo de vida saludable para más tarde? No hay absolutamente ninguna necesidad de hacer eso, especialmente cuando sabes cómo puede beneficiar a tu vida laboral. Así que si estás decidido a alcanzar tus metas y construir una carrera, mantén un estilo de vida saludable, y definitivamente te convertirás en una máquina de productividad.

Fotografía: Jessica Arends

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!