Lo que realmente sucede cuando le damos a los niños todo lo que quieren

Lo que realmente sucede cuando le damos a los niños todo lo que quieren

A menudo oímos historias increíbles de nuestros abuelos sobre los tiempos en que eran jóvenes y lo estrictas que eran las reglas y cómo no tenían nada material y de alguna manera resultaron ser perfectos.




Los niños que no tienen hermanos o hermanas son conocidos por ser «malcriados». Un adjetivo dado a las personas que están acostumbradas a recibir cualquier cosa material que imaginen, que no saben cómo compartir nada y que no están acostumbradas a la palabra NO.

Sin embargo, hoy en día los padres se ofenden si uno se atreve a llamar a su hijo «mimado» o «malcriado». Esa es la mayor ofensa para un padre y Dios no lo quiera si le das consejos, de no callar a su hijo con juguetes caros.

Parece más fácil comprar ese dinosaurio o coche de juguete caro, en lugar de explicarle a su hijo que no necesita ese juguete porque ya tiene muchos.

Sin embargo, criar a un niño de esa manera cuando se le explica todo requiere mucho tiempo y paciencia y, a veces, no tenemos el tiempo o la energía para sermonear a nuestros hijos.

Estamos trabajando mucho, apenas vemos a nuestros hijos y al final del día, sólo queremos hacerlos felices, aunque eso signifique algo caro.




A menudo vemos a adolescentes que pasan la mayor parte de su tiempo con sus caros teléfonos o usando ropa demasiado cara y a padres que raramente los ven porque se están matando a sí mismos, trabajando turnos dobles sólo para proveer cualquier cosa que su pequeño bebé desee.

Tratamos de comprar el amor de nuestros hijos con la excusa de que los queremos mucho y no queremos que se sientan excluidos.

Sin embargo, a menudo olvidamos que las posesiones materiales pueden mimar a nuestros hijos e incluso desviarlos del verdadero camino, del camino de los valores reales y de la apreciación y valoración de las cosas.

Comprarles a tus hijos todo lo que desean con el corazón sólo puede llevarles a una cosa, hacerlos cada vez más codiciosos de las cosas materiales y lo que es más importante, hacerlos dependientes de las cosas que realmente necesitan y que realmente no merecen.

Encontrar el tiempo para explicar el valor del dinero y la importancia del dinero para tu hijo será de gran ayuda en su desarrollo.




Los niños deben entender que el dinero no crece en los árboles, que tú y tu pareja están trabajando muy duro para proporcionar lo mejor para él/ella y que a veces, no pueden conseguir todo lo que su corazón desea, simplemente porque realmente no lo necesitan.

Si como padre, tuviste una infancia difícil o no pudiste pagar todo cuando eras joven, no trates de compensarlo comprando cada juguete de la tienda haciendo creer que su hijo es el más afortunado de la Tierra, porque él/ella es capaz de poseer todas las cosas con las que alguna vez soñó.

No, al contrario, tu hijo no es el más afortunado de la Tierra, sino el más malcriado.

Lamentablemente, las últimas generaciones están llenas de niños cuyos padres están compitiendo de alguna manera en la compra de la mochila más cara o del último teléfono móvil para su hijo y ahora olvidamos el término «malcriado» porque hoy en día, los niños que no pueden presumir de sus posesiones materiales son los marginados de la escuela, los «raros».

Padres, no matéis a vuestros hijos con demasiado «amor», porque recordad que ningún dinero puede comprar la felicidad en vuestra familia.

En lugar de comprarles posesiones caras o juguetes para callarlos, comunícate con tus hijos, explícales que un día ganarán suficiente dinero para sí mismos si trabajan duro.

Al final del día, tu hijo puede estar furioso contigo o incluso decir que te odia, sólo porque no les has comprado esa chaqueta ridículamente cara, pero un día te lo agradecerán porque serán lo suficientemente maduros para darse cuenta de que todo lo que tú y tu pareja han hecho por ellos ha sido por su propio bien.

No te sientas como un mal padre simplemente porque no puedes permitirte comprar cosas caras para tu hijo y, lo más importante, no te sientas como si tuvieras que comprar algo para tu hijo simplemente porque todos lo tienen.

Si crees que algo no vale la pena tenerlo para tu hijo, entonces no lo compres. Aprende a decirle NO a tu hijo, no importa cuán complicado o difícil sea hacerlo. Tu hijo te lo agradecerá algún día y no hay nada más precioso que eso.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!