Esta es la razón por la que la lectura es tan importante para tu cerebro

Esta es la razón por la que la lectura es tan importante para tu cerebro

Leer no sólo te llena la cabeza, sino que la nutre.
 Esto es lo último que dice la ciencia sobre la magia de los libros.




Puedes tomar suplementos de aceite de pescado o tomar mucha cúrcuma. Puedes invertir en clases de idiomas, libros de rompecabezas o unas cuantas horas de ejercicio cada semana. Existen innumerables métodos para (supuestamente) mejorar la memoria y el funcionamiento cognitivo: se espera que la industria del entrenamiento y evaluación cerebral alcance los 8.000 millones de dólares en 2022, según un importante informe de investigación de mercado. Pero la forma más barata, fácil y probada de agudizar tu cerebro está justo delante de tu cara. Se llama lectura.

Pero hay algo sorprendente acerca de cómo una actividad tan común puede mejorar tu cerebro de muchas maneras.

El impacto más básico ocurre en el área asociada con la recepción del lenguaje, la corteza temporal izquierda. El procesamiento del material escrito -desde las letras hasta las palabras, desde las palabras hasta las frases y las historias mismas- atrapa la atención de las neuronas a medida que comienzan el trabajo de transmitir toda esa información. Eso sucede cuando procesamos el lenguaje hablado también, pero la naturaleza misma de la lectura anima al cerebro a trabajar más y mejor. “Normalmente, cuando lees, tienes más tiempo para pensar“, dice Maryanne Wolf, directora del Centro de Dislexia, Estudiantes Diversos y Justicia Social de UCLA. “La lectura te da un botón de pausa único para la comprensión y la perspicacia. En general, con el lenguaje oral, cuando se ve una película o se escucha una cinta, no se pulsa ese botón“.

Y los beneficios de la lectura continúan mucho después de que hayas dejado ese gran libro. Un pequeño estudio en la Universidad de Emory encontró que algunos de esos beneficios persistieron durante cinco días. “A eso lo llamamos actividad en la sombra, casi como una memoria muscular“, dice Gregory Berns, director del Center for Neuropolicy en Emory. De hecho, así es como la lectura en una determinada fuente puede mejorar tu memoria.

Vale, dices, no es de extrañar que la parte lingüística del cerebro se ejercite con la lectura. Pero la lectura también energiza la región responsable de la actividad motora, el surco central. Eso es porque el cerebro es un actor muy exuberante. Cuando se lee sobre una actividad física, las neuronas que controlan esa actividad también se ocupan. Puede que no estés montando a caballo cuando lees Seabiscuit, pero tu cerebro actúa como si lo estuviera haciendo. Y cuantas más partes de tu cerebro se ejerciten, mejor será para su rendimiento cognitivo general.




Dicho esto, no todas las lecturas son iguales. Los resultados preliminares de un estudio realizado en la Universidad de Stanford indican que la lectura literaria cercana, en particular, le da a tu cerebro un entrenamiento importante. Las resonancias magnéticas de personas que se encuentran en las profundidades de una novela de Jane Austen mostraron un aumento en el flujo sanguíneo a áreas del cerebro que controlan tanto la función cognitiva como la ejecutiva, a diferencia de los efectos más limitados que provienen de una lectura más pausada.

¿Qué pasa si tú (o alguien que conoces) eres un lector pobre, o incluso disléxico, que siente que nunca será capaz de leer lo suficiente para cosechar estos beneficios? ¡Un libro puede arreglar ese problema también! Los científicos de la Universidad Carnegie Mellon estudiaron a niños de ocho a diez años que eran lectores por debajo del promedio. Cien horas de clases de lectura correctiva mejoraron significativamente la calidad de la materia blanca de sus cerebros, el tejido que transporta las señales entre las áreas de materia gris, donde se procesa la información. La conclusión de los investigadores: Los cerebros de estos niños habían comenzado a recablearse de maneras que podrían beneficiar a todo el cerebro, no sólo a la corteza temporal centrada en la lectura.

La capacidad de leer con atención es algo que debe ser alimentado. Maryanne Wolf, en su nuevo libro: Reader, Come Home (Lector, ven a casa), señala que incluso ella, alguien que lee para ganarse la vida, ha encontrado que su habilidad para concentrarse en la palabra escrita se desvanece a medida que más de lo que leemos está en una pantalla. “Desafortunadamente, esta forma de lectura rara vez es continua, sostenida o concentrada“, escribe. Eso establece un círculo vicioso: sin el ejercicio sostenido de nuestros “músculos” de lectura, el cerebro pierde su capacidad de controlar los procesos complejos que nos permiten leer profundamente.

Por supuesto, hay una solución fácil: apaga tu teléfono, tu tablet y tu ordenador, reserva una buena hora o dos, y simplemente lee un libro.




Fotografía: Bethany Laird

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!