5 Lecciones de vida que debes aprender antes de que sea demasiado tarde

5 Lecciones de vida que debes aprender antes de que sea demasiado tarde

Vivir una vida saludable significa vivir una vida llena de interacción social, relaciones saludables y una vida llena de personas que te hacen feliz y les devuelves el mismo sentimiento incondicionalmente. Pero todo esto es como una partida de ajedrez – un movimiento en falso y lo pierdes todo. Si tu meta es llevar una vida feliz, debes cultivar la conexión.




Las personas que disfrutan de amistades y relaciones familiares saludables son más felices, tienen menos problemas de salud y pueden superar el estrés más fácilmente. Cuando se trata de relaciones, es mejor que te acerques a ellas con cuidado, sabiduría y comprensión.

Hemos creado una lista de cinco lecciones de vida que pueden ayudarte a mejorar tu vida social y fortalecer tus relaciones en un abrir y cerrar de ojos.

1. En lugar de tratar de arreglarlas, acéptalas

Si tu primera opción es tratar de cambiar a las personas a las que te has encariñado, piénsalo de nuevo, ya que podrías perderlas. Esto se refiere a nuestras parejas, amigos, padres e hijos adultos que ya han formado su personalidad y sus hábitos. Lo que tú puedes percibir como ‘correcto’ puede ser ‘incorrecto’ a los ojos de los demás, y la realidad no es más que lo que hacemos de ella; nuestra percepción y nuestra personalidad y hábitos la definen, tal como lo hacen las demás personas. Nuestros esfuerzos por «corregir» a alguien más suelen fracasar, ya que le das a la otra persona la sensación de que nos percibimos a nosotros mismos como más inteligentes y mejores que ellos, haciéndote pasar por superiores a ellos. Esta sensación crea resentimiento y rechazo y no trae ningún cambio.

En lugar de «arreglarlos», trata de mirar hacia adentro para arreglar el problema. Pregúntate qué puedes hacer con la situación y cómo puedes crear un compromiso entre las diferentes actitudes hacia el problema para lograr un mejor resultado. Entiende que necesitas vivir con esa persona tal como es, no como quieres que sea, ya que la única persona que puede cambiar eres tú mismo.

Así que, la próxima vez que tu pareja no quiera ir a una fiesta llena de gente a la que no le importa, intenta encontrar lo que a los dos les gustaría más para pasar la noche y hacer eso en su lugar, o simplemente ve solo y dale tiempo para ellos mismos. Si tu hijo decide dejar la universidad por ahora, trata de entusiasmarte por su ambición de comenzar a trabajar y ganar una experiencia que el dinero no puede comprar o incluso comenzar otra carrera que pueda satisfacer su vida.




2. Alguna negligencia benigna ayuda a los niños a crecer

No siempre puedes ser el ángel guardián de tu hijo. Ni siquiera los ángeles de la guarda están siempre ahí para nosotros, ya que nos permiten aprender y crecer. Los padres que quieren meterse en todas las situaciones estresantes para el niño y salvar a sus hijos del estrés momentáneo están poniendo a sus hijos en riesgo de que se vuelvan incompetentes y desorientados a largo plazo.

Esto es, por supuesto, por amor, pero no aceptar el hecho de que la naturaleza debe influir en el curso del desarrollo del niño (y esto significa todas las situaciones buenas y malas) significa no aceptar que el niño crezca y se enfrente a sus problemas a medida que van surgiendo. Si no aprenden a enfrentarse a sus problemas menores (que les digan que no por algunas cosas o que hagan algo mal con consecuencias menores), no podrán enfrentarse a los problemas mayores de la vida cuando llegue su turno.

Intervenir con regularidad para proteger a los niños del estrés puede perjudicarlos a largo plazo. Puede llevar a niños propensos a la depresión, sin rumbo (y en última instancia, adultos) que carecen de la capacidad de alcanzar metas. El derecho es otro efecto secundario que saldrá mal cuando estos niños crezcan.

Tener derecho a todo lo que quieren en la vida cuando eran jóvenes, sin hacer ningún esfuerzo en ello, les hace carecer de la capacidad de lograr lo que quieren cuando se independizan, si es que alguna vez logran hacerlo.

Es mucho mejor dejar que los niños vivan una decepción ocasional y que resuelvan sus propios problemas tanto como sea posible. Por supuesto, debes asegurarles que sus sentimientos son escuchados y que su apoyo moral está siempre ahí para ellos. Además de confiar en su competencia para superar obstáculos y ayudarles a crecer y ser autosuficientes.




3. Los opuestos totales no siempre se atraen

La clave para una relación feliz y saludable es elegir a alguien que acepte tus puntos de vista y hábitos. No subestimes la importancia de los valores compartidos, los rasgos de personalidad, la cercanía en la edad y otros factores vinculantes. Esto, sin embargo, no significa que la pareja debe ser su réplica de tu personalidad, pues tener diferencias añade la especia necesaria para una relación sana y dinámica.

Es simple: ser demasiado similar con tu pareja puede llevar a una relación de hermano-hermana que es demasiado predecible y sin muchas novedades. Por otro lado, tener una pareja que es completamente opuesta a ti en todos los aspectos significa que no podrás encontrar un terreno común.

Lo ideal es tener una pareja cuyas pasiones difieren de las tuyas para que puedas expandir tu experiencia, personalidad y comprensión, pero al mismo tiempo asegurarte de que estás en conexión con los temas de importancia: formas de mostrar afecto, puntos de vista sobre la moralidad y la crianza de los hijos.

4. La interacción social importa mucho

El secreto para vivir más tiempo no es sólo lo que comes y cuánto haces ejercicio. Las amistades son igual de importantes. De hecho, los estudios han demostrado que cuanto más activa es tu vida social, menos probable es que mueras por cualquier causa – ¡hasta un 50% menos! Un bajo nivel de interacción social tiene el mismo efecto negativo que fumar 15 cigarrillos al día.

Tener amigos que te cubran la espalda te ayuda a enfrentarte a situaciones estresantes más fácilmente; su apoyo y aliento es más que suficiente para que puedas enfrentarte al día a día y a sus peligros. Incluso un buen trabajo realizado no es algo por lo que estar contento, si no hay nadie con quien celebrar tu éxito, incluso simplemente con una sonrisa.

5. La lujuria disminuye, el amor permanece

No es cierto que el fin de una relación pueda verse con el fin de la emoción romántica y el comienzo de las discusiones. La parte inmadura de nosotros cree que la gente compatible no tiene conflictos. Por el contrario, una relación sana también consiste en discusiones, pero lo que importa es la forma en que las parejas discuten. Una pareja sana discutirá para dejar que sus malentendidos salgan a la luz para que puedan ser resueltos.

Ambas partes de la relación asumen la responsabilidad de sus errores y a través de la disputa comienzan a apreciar su esfuerzo común para superar el problema antes de que se acumule y se convierta en una pesada carga.

Y sí, es normal que el deseo disminuya. El amor profundo viene después de que el deseo disminuye, cuando empezamos a ver cuán imperfecto es el otro y decidimos comprometernos con él de todos modos.

La mejor manera de restaurar la conexión es iniciar algo nuevo en tu vida sexual y a veces es tan simple como por ejemplo ordenar tu lugar de trabajo, ya que a lo mejor el desorden acumulado la ha estado molestando durante meses. Tan simple como esto: la gente sabe lo que calienta el corazón de tu pareja.

Fotografía: Sasin Tipchai

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!