8 lecciones clave para vivir una vida sencilla

8 lecciones clave para vivir una vida sencilla

Fotografía destacada de Noah Silliman en Unsplash.




Por Leo Babauta.

Durante los últimos doce años, he estado viviendo una vida (relativamente) sencilla. A veces, la complejidad de mi vida crece y renuevo mi compromiso de vivir con sencillez.

Vivir una vida sencilla es como retroceder, para tener espacio para respirar. Se trata de hacer menos, porque te das cuenta de que tener más y hacer más no conduce a la felicidad. Se trata de encontrar alegrías en las cosas sencillas, y estar contento con la soledad, la tranquilidad, la contemplación y saborear el momento.

He aprendido algunas lecciones clave para vivir una vida sencilla, y pensé en compartir algunas con ustedes.

  1. Creamos nuestras propias luchas. Todo el estrés, todas las frustraciones y decepciones, todo el ajetreo y las prisas… las creamos con apegos en la cabeza. Dejando ir, podemos relajarnos y vivir más simplemente.
  2. Sea consciente de los apegos que conducen al desorden y la complejidad. Por ejemplo, si usted está apegado a objetos sentimentales, no será capaz de dejar ir el desorden. Si está apegado a vivir de cierta manera, no podrá dejar ir muchas cosas. Si está apegado a hacer muchas actividades y enviar mensajes a todo el mundo, su vida será compleja.
  3. La distracción, el ajetreo y el cambio constante son hábitos mentales. No necesitamos ninguno de estos hábitos, pero se acumulan con el paso de los años porque nos consuelan. Podemos vivir más simplemente dejando ir estos hábitos mentales. ¿Cómo sería la vida sin cambio constante, distracción y ocupaciones?
  4. Realice una sola tarea poniendo su vida en modo de pantalla completa. Imagínese que todo lo que hace – una tarea de trabajo, responder a un correo electrónico o un mensaje, lavar un plato, leer un artículo – pasa a modo de pantalla completa, de modo que no hace ni mira nada más. Usted simplemente habita en esa tarea completamente, y está completamente presente mientras la hace. ¿Cómo sería su vida? En mi experiencia, es mucho menos estresante cuando trabajas y vives así. Las cosas llaman tu atención y las haces mucho mejor. Y hasta puedes saborearlas.
  5. Crear espacio entre las cosas. Agregue relleno a todo. Haga la mitad de lo que imagina que puede hacer. Tendemos a atiborrarnos todo lo posible en nuestros días. Y esto se vuelve estresante, porque siempre subestimamos cuánto tiempo tomarán las cosas, y nos olvidamos de las tareas de mantenimiento como ponerse la ropa, cepillarse los dientes y preparar las comidas. Nunca sentimos que tenemos suficiente tiempo porque tratamos de hacer demasiado. Pero, ¿cómo sería si hiciéramos menos? ¿Cómo sería si rellenáramos el tiempo que tardan las cosas, de modo que tuvieramos el espacio para hacerlas bien, con toda la atención? ¿Cómo sería si nos tomáramos unos minutos de pausa entre tareas, para saborear la realización de la última tarea, para saborear el espacio entre las cosas, para saborear el estar vivo?
  6. Encuentre la alegría en algunas cosas simples. Para mí, esto incluye escribir, leer/aprender, caminar y hacer otras cosas activas, comer comida sencilla, meditar, pasar tiempo de calidad con personas que me importan. La mayor parte de eso no cuesta nada ni requiere posesiones (¡especialmente si usas la biblioteca para leer!). No estoy diciendo que tengo cero posesiones, ni que sólo hago estas pocas cosas. Pero en la medida en que recuerdo las cosas simples que me gusta hacer, mi vida de repente se vuelve más sencilla. Cuando recuerdo esas cosas, puedo dejar ir todo lo demás en lo que mi mente se ha obsesionado, y encontrar la simple alegría de hacer actividades simples.
  7. Deje claro lo que quiere y diga no a más cosas. Rara vez tenemos muy claro lo que queremos. Cuando vemos a alguien publicar una foto de algo genial, de repente podemos fijarnos en hacer eso también, y de repente el curso de nuestras vidas se desvía en una nueva dirección. Lo mismo si leemos sobre algo genial, o vemos un video de un nuevo destino o pasatiempo. Cuando alguien nos invita a algo genial, instantáneamente queremos decir que sí, porque a nuestras mentes les encanta decir que sí a todo, a todos los juguetes nuevos y brillantes. ¿Y si nos volviéramos claros como el cristal sobre lo que queremos en la vida? Si supiéramos lo que queremos crear, cómo queremos vivir… podríamos decir sí a estas cosas, y no a todo lo demás. Decir que no a más cosas simplificaría nuestras vidas.
  8. Practica no hacer nada, exquisitamente. ¿Con qué frecuencia no hacemos nada? Vale, técnicamente siempre estamos “haciendo algo”, pero ya sabe a lo que me refiero – sólo sentarnos ahí y no hacer nada. No hay necesidad de planear, no hay necesidad de leer, no hay necesidad de ver algo, no hay necesidad de hacer una tarea o comer mientras no se hace nada. Simplemente no haga nada. No haga nada, no se ocupe de nada. Lo que sucederá es que comenzará a notar el hábito de su cerebro de querer hacer algo. Esto expone nuestros hábitos mentales, lo que es bueno. Sin embargo, siga sin hacer nada. Sólo siéntese un rato, resistiéndose al impulso de hacer algo. Después de un poco de práctica, puede ser bueno en no hacer nada. Y esto lleva al hábito mental de la satisfacción, la gratitud sin quejarse.

Por supuesto, estas no son las únicas lecciones que necesitará para vivir una vida sencilla. Pero las mejores son los que uno mismo descubre. Pruébelas y verá lo que pasa – creo que descubrirá algo hermoso sobre sí mismo y sobre la vida.




La mejor clase de simplicidad es aquella que expone la cruda belleza, la alegría y el dolor de la vida tal como es.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en Pinterest!
8 lecciones clave para vivir una vida sencilla

Fotografía destacada de Noah Silliman en Unsplash.




Fuente: Zen Habits

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!