Cuando estás verdaderamente enamorado de alguien, luchas por él con todo tu corazón

¿Por qué seguimos aguantando? ¿Por qué hay en nosotros algo que nos hace quedarnos incluso cuando estamos rompiéndonos por dentro? ¿Por qué seguimos amando a personas que no son dignas de nuestro amor?




Es en el mero proceso de amarlos que a veces podemos perdernos a nosotros mismos. Perdemos nuestro sentido de autoestima. Perdemos la percepción y la claridad de la mente. Y también podemos perder nuestro optimismo y gratitud por las cosas buenas de nuestra vida.

¿Por qué hacemos esto? ¿Por qué desperdiciamos nuestro tiempo, energía, todos nuestros momentos felices y oportunidades debido a nuestro amor por ellos? ¿Por qué son nuestro primer pensamiento por la mañana y el último por la noche? ¿Por qué pensamos constantemente en ellos? ¿Estamos locos y estúpidos por perdonarlos?

¿No merecemos algo mejor? ¿No nos estamos dando cuenta de nuestro valor? ¿No nos respetamos a nosotros mismos?

Porque todos sabemos que debemos estar con alguien que nos ame con la misma intensidad que nosotros a ellos. Alguien en quien confiamos, alguien que aprecia cada detalle de nosotros, alguien que está contento y agradecido por tenernos en su vida.

Después de todo, ¿no merecemos ser felices? ¿No deberíamos dejar ir a nuestro ser querido porque queremos lo mejor para él? ¿Debemos renunciar a él si en ese momento no podemos hacerlo feliz?




Yo digo que NO. Y olvida todo eso: “si lo amas, déjalo ir“.

Eso no es verdad. Otras personas pueden decirte que lo dejes pasar y sigas adelante porque te mereces algo mejor (lo cual por sí mismo es una razón válida y verdadera), pero yo no te lo diré.

En cambio, quiero decirte que si realmente amas a alguien, debes luchar por la relación.

Porque, ¿cómo puedes dejar ir a alguien a quien amas profundamente? Incluso si pudieras encontrar la fuerza para despedirte de él, ¿puedes estar en paz con tu decisión sabiendo que todavía podría haber una oportunidad de arreglar y reconstruir tu conexión rota con tu ser querido?

Un verdadero soldado no se rinde. Sigue luchando hasta que ha dado todo lo que tiene, hasta su último aliento.




Y así es como debes luchar por tu amor. No te rindas hasta que hayas dado todo lo que tienes. Pídele salir, envíale ese largo mensaje, pídele un último beso y un abrazo. Pregúntale si podéis empezar de nuevo. Haz lo que creas que deberías hacer para darle una oportunidad a tu relación.

Al final, es mejor salir herido pero saber que hiciste todo lo que pudiste que vivir con el pesar de que tal vez te rendiste prematuramente y sin luchar. Es mejor elegir luchar con todo tu corazón que cuestionarte a ti mismo para siempre con los “podrías”, “querrías”, “deberías”.

Porque cuando realmente amas a alguien, luchas por él. Lucháis por vuestra conexión, lucháis por lo que tenéis juntos, y finalmente – lucháis a través de todo el dolor.


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

Temas:

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!