La magia de ver todo como sagrado

La magia de ver todo como sagrado




Cuando nos despertamos por la mañana, muchos de nosotros automáticamente vamos a nuestros teléfonos o computadoras y empezamos a leer, revisar mensajes, responder a cosas y movernos por nuestro mundo en línea en piloto automático.

Pasamos nuestro día así también, gestionándolo lo mejor que podemos, lidiando con el estrés y abrumándonos, moviéndonos por el mundo físico olvidándonos ser conscientes.

En su mayor parte, todo es normal. Y nos vamos arreglando. En los días buenos, las cosas van bastante bien. En los días malos, la frustración y el estrés nos afectan.

Pero, ¿y si pudiéramos cambiar todo de una manera mágica?

¿Qué pasaría si cambiáramos la forma en que veíamos cada cosa a nuestro alrededor, incluyendo a otras personas, incluyéndonos a nosotros mismos, incluyendo cada pequeña cosa que vemos?




Pruebe esto: vea cada cosa que mire como sagrada.

A ver qué pasa.

Ahora bien, admito que “sagrado” es una palabra cargada para muchas personas que no son religiosas. Significa literalmente “conectado con Dios (o los dioses)“, así que si no es usted religioso, puede parecer un poco tonto. Personalmente tampoco yo no creo en Dios, y aún así encuentro valor en la idea de que las cosas pueden ser sagradas. Lea con atención.

“Sagrado” es simplemente elevar algo al nivel de lo divino. Eso podría ser Dios, si cree en Dios, pero podría ser la divinidad del universo o el milagro de la existencia y cada momento. Si piensa en lo extraño que es el hecho de existir, y piensa en lo maravilloso y milagroso que es este universo… Yo diría que es divino, no importa en lo que crea.

Mire afuera: los árboles, las flores y los pájaros que puede ver están llenos de divinidad. Son absolutamente sagrados. También lo es el viento, las estrellas, la luz del sol que cae sobre los rostros de extraños, la capacidad de ver los colores y tener una conversación y conexión con un ser humano.




Piense en todo lo que cambia:

  • Si empieza a ver algo como sagrado, ya no se convierte en algo que está dando por sentado. Apreciará plenamente la belleza de ese objeto o ser sagrado.
  • Si ve a otra persona como sagrada, entonces la tratará con respeto e incluso con amor, mirará profundamente en la belleza de su alma y su corazón roto, estará agradecido por su conexión con ella.
  • Si ve sus posesiones como sagradas, no las tirará a la basura o las pondrá en ningún viejo lugar, sino que las guardará con cuidado.
  • Si ve su trabajo como sagrado, ya no sentirá que es una carga, sino un regalo. Lo hará por devoción, con amor, en vez de sólo tratar de superarlo.
  • Si se ve a sí mismo como sagrado, de repente empezará a ver la bondad dentro de sí mismo. Se tratará mejor a sí mismo, poniendo comida saludable dentro de sí mismo en lugar de basura.
  • Si ve el mundo que le rodea como sagrado, se moverá a través de él con temor. Con la sensación de querer aplaudir al universo por su creación mágica. Con un sentido de propósito, siendo la audiencia de este milagro, queriendo apreciarlo plenamente.

Mire todo lo que le rodea con asombro y aprecio. Trátelo con respeto y cuidado. Guarde las cosas con reverencia. Trate a los demás como si estuviera conectando con lo divino. Y trátense a sí mismos como una manifestación del universo al que de alguna manera se le ha dado el don de realizar su propia sacralidad.

Esa es la verdadera magia, y siempre está disponible.

Fuente: Zen Habits

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!