10 maneras de ayudar a los niños a pensar positivamente

10 maneras de ayudar a los niños a pensar positivamente

Ayudar a los niños a entender el efecto de sus pensamientos, palabras, acciones (y reacciones) es esencial para construir una base para su bienestar futuro. Cuando los niños aprenden a pensar positivamente desde una edad temprana, tendrán una oportunidad mucho mayor de llevar una vida feliz, saludable y exitosa como adultos.




Hay muchas maneras efectivas de ayudar a guiar a los niños por un gran camino en la vida, pero depende de nosotros, los adultos en sus vidas para que se inicien en la mejor dirección posible.

HE AQUÍ 10 MANERAS DE AYUDAR A SUS HIJOS A PENSAR POSITIVAMENTE:

1. SÉ UN GRAN MODELO A SEGUIR.

«Los niños son como el cemento fresco. Cualquier cosa que caiga sobre ellos causará una impresión
Haim Ginott

Si quieres que los niños piensen positivamente, es importante ser un modelo ejemplar a seguir. Cuando tienes un hijo, ser consciente de tus pensamientos se convierte en una meta clara a medida que los ves y comienzan a imitar tus estados de ánimo, tu habla y tus acciones hacia los demás.

Encuentra una perspectiva positiva en tus experiencias y explica por qué la elección que hizo es importante. Los adultos saben que el mundo no es todo sol y arco iris, pero los niños pueden olvidar esta conciencia a su edad. Sé alguien de quien puedan aprender tanto a través del éxito como del fracaso.

2. AYÚDALOS A SENTIRSE CÓMODOS CON SUS EMOCIONES.

La vieja suposición de que «los niños no deben llorar y las niñas siempre deben ser delicadas» puede obstaculizar la creatividad y la capacidad de un niño para aprovechar su fuente de amor por sí mismo y por los demás. En realidad, se ha demostrado que el fomento del bienestar emocional entre los niños evita las «enfermedades mentales» más adelante en la vida, junto con muchos otros beneficios sociales y de salud.




Enséñale a tu hijo cómo reír, llorar y expresar su alegría, y que está bien hacerlo. Permíteles vivir en un ambiente donde se sientan lo suficientemente seguros para comunicar lo que sienten y lo que quieren en la vida.

3. ENSÉÑALES LA LEY DE LA ATRACCIÓN.

La ley de la atracción simplemente establece que eventualmente recibirás la oportunidad, de alguna forma, de lograr lo que está alineado con tus pensamientos más dominantes. Si los niños entienden este concepto, pueden aprender a enfocarse en lograr todo, desde el entrenamiento para ir al baño hasta llegar a ser Presidente. Enseña a tus hijos a pensar bien de sí mismos, tal como son ahora. Enséñales a ser amables y compasivos con los demás.

Además, pídele a tu hijo que repita las afirmaciones positivas en el espejo contigo todos los días. Frases como «Soy creativo, soy fuerte, soy un buen amigo, y marco una diferencia en el mundo» siembran las semillas del positivismo en sus corazones, e impactan sus vidas de una manera tremenda.

4. SÉ UN MOTIVADOR Y ANIMADOR.

Ayuda a tu hijo a creer que puede ser el mejor. Anímalos a seguir sus sueños y a creer que pueden lograr grandes cosas en la vida.

Incluso si tu hijo fracasa en algo, motívalo para que se levante y siga adelante: enséñale que en cada resultado, siempre hay un lado positivo. Si tu hijo esperaba ganar el primer lugar en la feria de ciencias pero no lo hizo, reconoce sus sentimientos. Habla sobre los proyectos interesantes y cómo pueden inspirarse para su próximo proyecto. A veces, lo mejor que puedes hacer es decir que lo hiciste lo mejor que pudiste, mirar hacia adelante, y que otra oportunidad estará en camino.




5. ENSÉÑALES CÓMO CONCENTRARSE EN LAS SOLUCIONES.

«Los seguidores hablan de problemas. Los líderes hablan de soluciones.»

La resolución de problemas es una habilidad crítica que los niños necesitan para ganar confianza, continuar pensando positivamente y sobresalir en la vida. Ayúdales a aprender sobre el problema y lo que lo creó, y luego cómo superarlo y concentrarse en una solución.

Pasar a la «zona de soluciones» lo antes posible les animará a pensar siempre de forma positiva y a tener la seguridad de que las respuestas siempre están ahí fuera.

6. PERMÍTELES LA LIBERTAD DE HACER LO QUE AMAN.

Para prosperar de su propia forma, los niños necesitan cierta libertad para hacer lo que aman. Guía a los niños para que encuentren con seguridad su propósito y pasión. Crea un ambiente de aprendizaje a partir de lo que les excita en la vida. Todo tiene una lección, y depende de nosotros proporcionar esa lección de la manera más atractiva para maximizar el aprendizaje de un niño.

7. RODÉALOS DE PERSONAS POSITIVAS.

Rodea a los niños de un ambiente positivo y estimulante. Explícales que son un producto de las personas con las que pasan más tiempo, y que deben tratar de asociarse con otras personas que también piensan positivamente. Desde este ambiente positivo y fértil, pueden avanzar en ayudar a otros a pensar de manera positiva también.

8. FOMENTA UNA MORAL Y UNOS VALORES SÓLIDOS.

Los niños pueden crecer y convertirse en líderes fuertes y positivos si se construyen valores y morales positivos desde una edad temprana. Saber qué es «lo correcto y lo incorrecto» al interactuar con los amigos, hacerlos responsables de sus errores y enseñarles a cumplir con sus compromisos son principios fundamentales de la práctica de la positividad.

Para ayudarles a entender fácilmente, habla de tus propias experiencias de vida, como devolverle la cartera a alguien o hacer amistad intencionalmente con un nuevo niño en la escuela para darle la bienvenida.

9. PREGÚNTALES ACERCA DE LOS EVENTOS POSITIVOS DE SU DÍA.

En lugar de simplemente preguntarles cómo les fue el día, pregúntales sobre las cosas positivas que sucedieron durante el día. Estas preguntas específicas les ayudan a centrarse en sus logros y no en sus decepciones.

Cuando los niños se concentran en pensar positivamente, sus experiencias positivas sólo continuarán creciendo.

10. CREA UN AMBIENTE RICO EN ALFABETIZACIÓN.

Apoya la alfabetización desde una edad temprana los lleva a lugares donde pueden abrazar sus propios poderes. Un niño que lee a menudo se enriquece con el poder de crear estrategias y resolver problemas. Déles tarjetas de biblioteca, proporcione rompecabezas, lee libros variados, juegua al scrabble e introduce libros en el ordenador o tableta. Hay incluso programas que les permite jugar en Internet mientras aprenden a leer.

Fotografía: Patricia Prudente

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!