5 maneras efectivas de controlar la ansiedad en lugares públicos

5 maneras efectivas de controlar la ansiedad en lugares públicos

Tener que lidiar con los objetivos laborales, familiares, de tráfico y de actividad física a diario puede afectar a tu salud mental. Cuando eso se ve agravado por otras presiones en la vida, por ejemplo, la hipoteca, el préstamo del coche, el préstamo estudiantil y, bueno, los impuestos, tu vida puede fácilmente transformarse en un lío lleno de ansiedad.




Las estadísticas de la Anxiety and Depression Association of America (ADAA) muestran que más de 40 millones de adultos estadounidenses luchan contra la ansiedad. Eso te dice que no estás solo, así que no debes tener miedo de pedir ayuda, médica o de otro tipo. Pero incluso cuando buscas ayuda médica, ¿hay maneras de controlar la ansiedad, particularmente en lugares públicos?

Por suerte para ti, hemos preparado una lista de 5 maneras simples y efectivas para que puedas controlar la ansiedad sin necesidad de medicamentos. Por favor, sigue leyendo…

1. Trae tu propio ruido
Tal vez te pones ansioso en lugares públicos debido a todo el ruido que hacen las personas, los cláxon de los autos, las fábricas. Tal vez asocias el ruido con una experiencia traumática que tuviste en una etapa anterior en tu vida.

Si ese es tu caso, llevar tu propio ruido al supermercado, lugar de trabajo o incluso a la iglesia le ayudará a combatir la ansiedad. Este ruido puede ser cualquier cosa, desde ruido blanco hasta tu música favorita. Sólo tiene que descargar el ruido que más te guste y tener tus auriculares contigo en todo momento. Escuchar música te hará olvidar tus problemas y vivir el momento.

2. Habla con un entrenador (coach) de vida
«Un entrenador de vida experimentado conoce cada pequeño detalle de ansiedad, incluyendo cómo calmar una mente ansiosa. Esta es una persona que ha manejado cientos o incluso miles de casos de estrés y ansiedad antes, por lo que él/ella sabe cómo resolver tus problemas sin ser crítico. El coach de vida se convertirá gustosamente en parte de tu sistema de apoyo para que no te sientas solo en cualquier desafío que estés atravesando«, dice Animas Coaching.




Uno de los mayores atributos de los entrenadores de vida es que todos son grandes oyentes. Tu entrenador te escuchará sin apresurarse a sacar conclusiones, de modo que te vaciará de todos tus miedos y preocupaciones. Al final, el consejo que te dará te devolverá el control de tu vida, tanto pública como privada. El te proveerá con ejercicios de pensamiento invaluables que estarás aplicando siempre que te encuentres en una situación de ansiedad.

3. Viajes
Si te pones ansioso cuando piensas en el futuro y en los retos que te traerá, entonces lo que necesitas son unas vacaciones, un descanso de tu rutina diaria. Estar en la oficina durante 9 horas al día significa reuniones frecuentes, citas programadas, listas interminables de cosas por hacer, y toneladas de fechas límite para cumplir. Todas estas tareas y planes futuros pueden ser agotadores sin importar cuánta experiencia pienses que tienes, y ese agotamiento podría ser el desencadenante de tu ansiedad.

«Salir de esa oficina y hablar de una excursión a pie, por ejemplo, te ayuda a olvidarte por un momento de los plazos, los planes futuros y las actividades diarias para que puedas disfrutar de la vida al máximo«, sugiere Strawberry Tours, que organiza excursiones gratuitas a pie en Londres. Las vacaciones te ayudan a notar las cosas a tu alrededor, a conocer gente nueva, a apreciar la naturaleza y a acercarse a tu pareja. Simplemente apaga tu teléfono y tu PC y pasa un fin de semana desconectado de tu mundo habitual. Eso te calmará.

4. Comer
Por si sirve de algo, nunca te saltes comidas por nada en este mundo. Muchas personas se ponen ansiosas por las tardes por no comer lo suficiente o por no tener una comida bien equilibrada. ¿Por qué es así?

Bueno, cuando te saltas comidas, tu nivel de azúcar en la sangre baja y eso lleva a una producción incontrolada de cortisol, la hormona del estrés, en tu cuerpo. Esta hormona es importante ya que ayuda a las personas a tener un rendimiento óptimo bajo presión, pero puede ser perjudicial cuando es excesiva. Además, lo último que quieres es presión adicional cuando ya sufres de ansiedad.




Consejo: Evita ser excesivamente indulgente con los antojos de azúcar o comer comida basura en un intento por combatir la ansiedad de la tarde. Una subida de azúcar podría precipitar ataques de pánico, nerviosismo y otros síntomas físicos de ansiedad.

5. Elige a las personas adecuadas con las que hablar
Dos cosas le suceden a la gente cuando la ansiedad hace efecto: O se cierran por completo del mundo o comparten en exceso sus problemas con el mundo. El cierre podría llevar a la depresión y a más ansiedad. Por otra parte, el sobrecompartir podría llevar a la vergüenza pública. Pierdes de cualquier manera.

¿Cuál es la solución, entonces? Bueno, lo mejor que puedes hacer es encontrar a algunas personas que se preocupan por ti profundamente y hablar con ellas cuando te sientas ansioso. Eso significa que no se cerrarán, ni compartirán en exceso.

Fotografía: Motoki Tonn

Temas:

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!