4 maneras de desarmar a un manipulador


Un elemento clave para una vida más feliz es estar rodeado de una red de amigos y conocidos que apoyan e influyen. A veces, sin embargo, podemos confundir a los influyentes con los manipuladores y puede ser difícil distinguir la diferencia.

Es raro encontrar a aquellos que invertirán tiempo y energía en algo que no tiene el potencial de algún beneficio personal. Al igual que en los negocios, calculamos el ROI (retorno de la inversión) para nuestras amistades, quizás de una manera no muy clara.




Un manipulador sabe cómo conseguir lo que necesita con poco esfuerzo de sí mismo, pero con un gran coste para los demás. Encuentran maneras de estar alrededor del sistema (o de usted) para su beneficio.

Las personas manipuladoras consumen mucho tiempo y energía creando un ambiente donde se puede controlar el resultado, por lo que sus necesidades son constantemente satisfechas por otras. El mayor problema de una relación manipuladora es que a menudo ni siquiera sabemos que está sucediendo, y permitimos que continúe.

AQUÍ HAY 4 MANERAS DE DESARMAR A UN MANIPULADOR:

1. RECONOCER EL PROBLEMA

No es ninguna sorpresa que debes reconocer que hay un problema antes de que puedas solucionarlo. Si tienes preguntas y dudas acerca de algo que prometiste o acordaste, podría ser el momento de comenzar a cuestionar los motivos detrás de la solicitud.

Estas son algunas de las características de los manipuladores:

  • Sus necesidades tienen prioridad sobre las de los demás.
  • Esperan que siempre estés disponible en un momento de aviso.
  • Están a menudo en una crisis que requiere una acción inmediata.

Otro indicador clave de una relación de manipulación es cuando otros amigos empiezan a notar el desequilibrio de dar y recibir con respecto a la otra persona. Presta atención a las personas que te rodean y a sus opiniones. A menudo es más fácil ver las cosas desde fuera que desde dentro.




2. HACER PREGUNTAS

Parte de una relación manipuladora son las demandas interminables que se nos imponen. Por lo general, se formulan de tal manera que debemos sentirnos privilegiados ante la oportunidad de poder ayudar.

Debido a que un manipulador se nutre del control, es útil quitarle parte de ese control poniendo el foco de nuevo en ellos haciendo preguntas. El tipo correcto de preguntas puede ayudar a hacerlos conscientes del valor unilateral de la petición y puede señalar que eres consciente de su comportamiento. Por ejemplo:

  • Veo cómo esto te puede ayudar. ¿Me puedes decir cómo me beneficia a mí esto?
  • ¿Tengo algo que decir en cómo va esto?
  • ¿Te parece esto una petición razonable?
  • ¿Te parece justo que me pidas que haga …?

Cuando haces preguntas de sondeo, estás poniendo una luz sobre la verdadera naturaleza de su solicitud. Si tiene alguna conciencia de sí mismo, entonces generalmente verá la situación por lo que es y cambiará la petición o la retirará por completo.

3. DI “NO” Y MANTENTE FIRME

Sólo puedes controlar tus acciones. Eso es importante porque no podrás cambiar el comportamiento de un manipulador, pero puedes dejar de ser su víctima. Eso sucede cuando empiezas a decir “no”.

Somos manipulados porque lo permitimos y negarnos a ser manipulados es el primer paso para romper el círculo. Los manipuladores son buenos en lo que hacen, así que presta atención a su respuesta. Es probable que digan o hagan cosas que te hagan reblandecer el corazón. Pero debemos permanecer firmes en nuestro “no”, sabiendo que estamos dando el primer paso para liberarnos de su influencia.




4. UTILIZA EL TIEMPO PARA TU VENTAJA

Los manipuladores son buenos en lo que hacen y tendrán todo tipo de respuestas a nuestras objeciones. También saben que su mejor oportunidad de participemos con su plan es llegar a ponernos de acuerdo inmediatamente. En lugar de comprometerse con la petición, podemos intentar usar el tiempo a nuestro favor.

Déjame regresar contigo“.

Esa declaración pone el poder de la situación a nuestro favor. Nos da la capacidad de evaluar realmente la situación y nos permite encontrar una manera razonable y respetuosa de rechazarla si eso es lo que queremos hacer.

Nos quedamos en una relación por todo tipo de razones, pero sólo debemos permanecer en ella si nos aporta. Y una de las maneras en que nuestras relaciones nos aportan es cuando nos servirnos de ellas. Por lo tanto, mientras que alguien importante puede necesitar más atención y ayuda de nosotros debido a un importante cambio de vida, con el tiempo la relación honra las necesidades de todos.

Huelga decir que un manipulador no compra esta filosofía. Recuerda que está bien crear límites y decir “no” por nuestro bienestar. Después de todo, estamos mejor preparados para ayudar a otros cuando nos ponemos en primer lugar.

¿Le ha resultado útil este artículo? Por favor difúndalo si es así…


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!