5 maneras de enamorarse de sí mismo

5 maneras de enamorarse de sí mismo

Como mujeres, estamos condicionadas a creer que nuestra autoestima está directamente correlacionada con nuestro éxito en una relación romántica. Por donde quiera que miremos, algo o alguien nos está diciendo que persigamos ese cuento de hadas. Persigue el romance. Persigue el matrimonio. Persigue la definición poco realista de belleza para encontrar el esposo (o esposa) perfecto para el matrimonio perfecto.




Pero muy pocas personas nos dicen que nos persigamos a nosotros mismos. Y ninguna mujer está a salvo de esto. No importa cuán diferentes puedan ser nuestros orígenes, en una cena con toda tu familia, tu madre, hermana, hermano, abuela y/o primo lejano te preguntará «¿cuándo te vas a casar?» Es un cuento tan antiguo como el tiempo. Y tristemente, tan ineludible como el tiempo.

PERO ¿POR QUÉ ESTA NARRATIVA NO HA CAMBIADO CON EL TIEMPO?

Porque seguimos jugando con ello. Somos participantes (no) dispuestos. Escuchamos estas ideas anticuadas y las asimilamos. las internalizamos. Creemos que esta idea es correcta, incluso si sabemos que está equivocada.

Pero no soy inocente. He pasado la mayor parte de mi vida adulta en relaciones. Y he llegado a la conclusión de que me quedé en estas relaciones durante tanto tiempo porque eso es lo que pensaba que debía hacer. Pensé que si estaba sola, significaría que me estaba quedando atrás de alguna manera. Pensé que si me iba, significaría que había fracasado de alguna manera.

No fue hasta que me dejaron de lado de dos relaciones serias, que me di cuenta de que la relación no es lo que hace a la mujer. Y ciertamente no es la única marca de éxito. En lugar de esperar a que otra relación me encontrara, me puse a buscarme a mí misma.

Creo que es hora de que nos aceptemos, nos respetemos y nos amemos a nosotros mismas por encima de todo lo demás. Si voy a estar con alguien durante 70 años, mejor que disfrute de su compañía. Será mejor que me ría de sus chistes y apoye sus sueños. Mejor acepto sus rarezas y veo su belleza por encima y por debajo de la superficie.




El romance y el amor propio tampoco tienen que ser mutuamente excluyentes. Puedes estar en una relación y aún así perseguirte a ti mismo. En realidad, deberías perseguirte a ti mismo. Porque sin aprender a amarte a ti mismo, ¿cómo puedes aprender a amar a alguien más?

Así que cambiemos la conversación y pongámonos a tono con nuestro yo súper guay. Amarte a ti mismo está dentro, dudar de ti mismo está fuera.

aquí hay algunos trucos para apreciarte:

1. Encuentra tu tribu.

Rodéate de gente que te quiera y te apoye en tus sueños más salvajes. Y sé protector de esta gente. Sólo eres tan bueno como la compañía que tengas – así que mantén a los buenos alrededor y deja que los malos se vayan (sin sentir ningún tipo de culpa).

Los rasgos comunes de los buenos incluyen, pero no se limitan a: gran oyente, mente abierta, corazón compasivo, y creatividad interior o exterior. No se requiere un sentido del humor enorme, pero es prefible.

Es mucho más fácil perseguirte a ti mismo cuando tienes a algunas animadoras empujándote en esa dirección. Tu tribu es lo que te hará seguir adelante cuando esas dudas se te acerquen sigilosamente. Ellos son los que te recordarán por qué debes quererte a ti mismo y apreciar todos tus increíbles logros.




Si necesitas una tribu, empieza por aquí. Cuenta conmigo. Ya tienes mi voto y seguiré apoyándote lo mejor que pueda durante todo el tiempo que pueda. Déjame ayudarte a amarte a ti mismo.

2. Quédate con lo que amas.

Toma lo que te hace feliz y atesóralo. Déjalo crecer. Nunca lo dejes ir. Sumérgete completamente en ello. Porque lo que amas le da sentido a tu vida. Es tu propósito y tu amor por ese pasatiempo, trabajo o interés una señal que te indica la dirección correcta.

¿Alguna vez te has dado cuenta de que cuando dejas esto por el camino, tu felicidad se va a pique? Y es difícil apreciarte a ti mismo cuando no te sientes satisfecho.

3. Desafíate a ti mismo.

Algunas de las lecciones más gratificantes vienen de los lugares más incómodos. Soy muy susceptible a la presión de los compañeros, y hasta ahora, mi debilidad ha funcionado en mi beneficio. Una de las cosas más aterradoras que he hecho en mi vida – a petición de un amigo – fue inscribirme en clases de escritura. Hablando de presión. Nunca antes había escrito comedia y no tenía ninguna experiencia de vida. Yo era una pobre chica de veintidós.

Pero olvidé los nervios y entré en esa clase y salí un año más tarde con mucha confianza. Había ido muy lejos de mi zona de confort y salí con vida. Me demostré a mí misma que puedo confiar en mí misma incluso cuando no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Pero aprendí. Y crecí. Y tomé ese sentimiento y lo usé para impulsar más experiencias nuevas. Lo que aumentó mi confianza de nuevo. Es una cosa hermosa y cíclica.

4. Hacer inventario.

En los días difíciles, cuando te resulte casi imposible creer en ti mismo, haz una lista. Haz un inventario de todo lo que agradeces y aprecias. Pueden ser incluso las cosas más básicas. Aprendí este truco en mi vida anterior en una hermandad de mujeres. Teníamos un programa de imagen corporal increíble. Y una de las piedras angulares del programa fue aprender a amarse a sí mismo a través de la apreciación del más simple de los regalos.

Por ejemplo, si no estuviera sintiendo las vibraciones del amor propio, empezaría poco a poco. Apreciaría mis piernas por la fuerza que me dan para caminar. Y mis brazos porque me permiten llevar a mi sobrina a todos lados.

La misma teoría se aplica a casi todo. Si no puedes apreciarte a ti mismo el lunes por tu creatividad, aprecia tu sentido del humor en su lugar. Luego haz un círculo el martes y vuelve a intentarlo. Y apréciate por eso también.

5. Mantenlo real.

Mantenerlo real, amigos míos, mantenerlo real. Tú te conoces mejor a ti mismo, así que confía en ti mismo. Deja que tus instintos te guíen. Te prometo que nunca te dirigen mal si estás dispuesto a escuchar. Y una vez que veas que tengo razón, verás que tienes razón. ¿Y qué construye eso? ¡CONFIANZA! (en ti mismo) Y cuando aprendas a confiar en ti mismo y en tus instintos, estarás tomando decisiones con la confianza de una reina.

El amor es duro. Y amarte a ti mismo será el viaje más difícil de todos. Es un esfuerzo continuo y consciente de nadar contra la corriente, contra la definición de belleza, contra las construcciones sociales y los roles de género, contra las expectativas, contra las inseguridades y las dudas. Pero siempre será una pelea que vale la pena pelear. Porque tú eres tu relación más importante.

Fotografía: Philipe Cavalcante

Temas:

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!