33 maneras simples de volver a enamorarte de tu vida

33 maneras simples de volver a enamorarte de tu vida

Nos sucede a los mejores de nosotros: la vida comienza a estancarte y te arrastra. Cuando nuestra rutina diaria comienza a sentirse más como una tarea interminable, puede ser muy fácil olvidar que nuestras vidas requieren nuestra participación activa para mantenernos frescos y excitados. Así que para los momentos en que te sientes agotado de tu rutina diaria, aquí tienes 33 métodos simples para enamorarte de nuevo de tu vida.




1. Viaja a menudo. Designa un fin de semana al mes para salir de la ciudad, del país o, al menos, de la puerta de tu casa. Deja que el escenario siempre cambiante de tu vida te mantenga inspirado, vigorizado y recuerda constantemente que hay mucho más en el mundo que tu rutina diaria.

2. Haz espacio para sorpresas. En lugar de tratar de controlar cada uno de los aspectos de tu vida, dale la oportunidad de sorprenderte de vez en cuando. Di sí a la cita que normalmente rechazarías o a la fiesta a la que no estás seguro si deberías ir. A veces las cosas de las que no estamos muy seguros terminan siendo las cosas que más agradecemos haber hecho, pero nunca lo sabrás a menos que lo intentes.

3. Aprende a recibir amor. Acepta la ayuda de tus amigos cuando la ofrezcan. Acepta los cumplidos cuando se dirijan a ti. Déjate ser querido en las pequeñas formas en que no siempre te permites serlo, y observa lo fácil que se vuelve aceptar tu propio amor también.

4. Practica la gratitud. Cada vez que un pensamiento negativo cruza tu mente, cámbialo de manera deliberada por uno positivo. La vida no es todo sol y rosas, pero es mucho más positiva de lo que solemos pensar. Aprovecha eso en los días en que tu estado de ánimo necesita un impulso.

5. Habla con una persona nueva todos los días. El mundo está lleno de personas increíbles: en librerías, cafeterías, autobuses y aceras. Tómate dos minutos adicionales de cada día para conocer el nombre de su camarero habitual o para decirle al conductor del autobús que los aprecia. Te sorprenderás de cuánta gente increíble ya está cerca de ti.




6. Dedica tiempo a la superación personal. Reserva una hora o dos por semana para trazar metas personales y proyectos. Conviértete en tu propio entrenador de vida y haz de la mejora personal la prioridad que merece.

7. Practica el perdón. Deja que los rencores pasados se ​​queden en el camino y permite que los presentes de las personas superen sus pasados. No tienes que darles la bienvenida de nuevo a tu vida, pero mereces devolver la paz a la tuya. Y el perdón es una parte integral de hacer precisamente eso.

8. Deja atrás el pasado. Date un permiso activo para dejar de lado los errores que has cometido, los caminos que no deberías haber recorrido y todas las formas en que tu pasado te ha decepcionado. Para avanzar tienes que que hacerlo.

9. Ponte en movimiento. Elije un deporte, una clase o una rutina de ejercicios que funcione para tu cuerpo y luego practícalo con la mayor frecuencia posible. La vida se ve mejor a través del cristal de las endorfinas, y hacer ejercicio con regularidad es un método comprobado para mejorar tu estado de ánimo y bienestar.

10. Entrénate para ver lo mejor de las personas. Amar y apreciar a los demás es un hábito, como cualquier otra cosa. En lugar de descartar inmediatamente a las personas por sus defectos, intenta localizar sus mejores cualidades y céntrate solo en ellas. Aclara tu estado de ánimo y libera esa parte de tu cerebro que normalmente está reservada para la amargura y el juicio.




11. Busca oportunidades en todas partes. Mantén los ojos bien abiertos para las clases que siempre quisiste tomar, el cambio de carrera que siempre quisiste hacer y los pequeños riesgos que podrías estar tomando todos los días para acercarte a donde quieres estar. El mundo está lleno de nuevas oportunidades y posibilidades. Depende de ti si las va a tomar o no.

12. Rodéate de personas positivas. Como dijo una vez Jim Rohn: “Eres el promedio de las cinco personas con las que pasas más tiempo”. Entonces, observa quiénes son esas personas: ¿te inspiran a ser una versión más grande, más brillante y más positiva de ti mismo? Si no, puede que sea hora de volver a evaluar a tu grupo de amigos.

13. Haz planes positivos para el futuro. En lugar de centrarte en lo que podría salir mal en el próximo par de años, intenta analizar detenidamente lo que podría salir bien. Planifica tu vida como si todos tus sueños más salvajes pudieran hacerse realidad, te sorprenderá el efecto que tiene esta mentalidad.

14. Vístete para el éxito. Nuestra apariencia exterior no dicta casi nada sobre qué tipo de personas somos, pero puede influir en cómo nos sentimos. Cuando nos presentamos de una manera que nos hace sentir seguros, esa confianza brilla en todo lo que hacemos.

15. Escucha la música correcta. La música tiene un efecto masivo en nuestro estado de ánimo. Y podemos usar eso para nuestra ventaja. Al coordinar la música que estás escuchando con el estado de ánimo que te gustaría estar, puedes entrenar a tu cerebro para que participe en vibraciones positivas (o suaves) según sea necesario.

16. Hazte amigo de tu cuerpo. En lugar de odiar y castigar a tu cuerpo, trata de amarlo. Intenta escucharlo. Intenta alimentarlo, ejercitarlo, descansarlo y nutrirlo de una manera que te haga sentir como en casa. Y luego ámalo y aprécialo por todas las cosas increíbles de las que es capaz.

17. Busca mentores. Todos necesitamos gente para admirar. Al elegir rodearte de aquellos que lo están haciendo bien en los campos que te interesan, te estás preparando para el éxito. Permítete ser alentado, inspirado y guiado por personas mucho más grandes que tú.

18. Sé receptivo al cambio. En lugar de sufrir por la forma en que solían ser las cosas, comienza a elegir qué es lo positivo de cómo son ahora las cosas. El cambio nunca es fácil, pero la mayoría de las veces, es nuestra propia resistencia mental lo que lo hace tan difícil.

19. Que la risa sea una prioridad. Estamos priorizando el trabajo, la escuela, el gimnasio y otras actividades constructivas, pero no estamos tan cómodos priorizando las actividades que nos traen verdadera alegría. Como compartir una copa de vino y una noche de bromas ridículas con las personas que más amamos. Considera sacar tiempo para la risa porque resulta que realmente es la mejor medicina.

20. Empieza a ver la salud de manera integral. La salud no se trata solo de comer tus verduras y salir a correr regularmente (aunque también se trata de eso): la verdadera salud significa que te estás cuidando física, emocional y psicológicamente. No tener tiempo para el cuidado personal significa no tener tiempo para tu sensación general de bienestar.

21. Comprométete con una educación continua. El aprendizaje no debe detenerse cuando nos graduamos de la escuela secundaria o la universidad. Al buscar activamente métodos para aumentar tu base de conocimientos, estás buscando formas de mejorar tu vida. Y la educación no tiene que ser formal, es probable que todos los que conoces tengan algo que enseñarte. Es solo una cuestión de permitirles hacerlo.

22. Domina el arte de la escucha activa. Tienes más que aprender de los demás de lo que crees.

23. Permítete soñar sin restricciones. Es posible que su vida nunca coincida completamente con sus fantasías más salvajes, pero permitirse participar en ellas puede ayudarte a darte cuenta de lo que realmente quieres en la vida y en lo que deberías estar trabajando.

24. Elige el optimismo sobre el cinismo. Por mucho que los autoproclamados “realistas” odien admitirlo, los optimistas se divierten más. Al tomar decisiones un poco más positivas en tu vida diaria, atraen resultados más positivos.

25. Priorizar a las personas. Por mucho que todos quisiéramos creer lo contrario, necesitamos a otras personas en nuestras vidas. Cuando descuidamos nuestra vida social, descuidamos algunas de las mejores oportunidades que tenemos disponibles para el aprendizaje y el crecimiento continuo. Al hacer de otras personas una prioridad, también hacemos de la expansión continua de nuestra visión del mundo una prioridad.

26. Deja de rehuir el trabajo duro. En el mundo de las soluciones rápidas y la fama de la noche a la mañana, el trabajo duro es una habilidad subestimada. Cuanto más perseveramos en las cosas que nos importan, más crece nuestra confianza junto con nuestro conjunto de habilidades. Y eso en sí mismo es razón suficiente para comenzar a tomar nuestra ética de trabajo más seriamente.

27. Minimiza tu necesidad de gratificación instantánea. En un mundo que maximiza la gratificación instantánea, aprende a renunciar ocasionalmente a tus impulsos en favor de centrarte en lo que quieres a largo plazo. Cuanto más te das cuenta de lo dependiente que eres de las formas digitales de aprobación y gratificación, más capacidad tienes de desconectarte y concentrarte en lo que importa.

28. Pasa más tiempo en la naturaleza. No hay otra manera de hacerlo: nuestras mentes necesitan interactuar con la naturaleza para funcionar de manera óptima. Hacer una caminata de media hora al aire libre puede ser el antídoto que necesitas para reducir los niveles de ansiedad, aumentar la calidad de tu sueño y mejorar tu estado de ánimo. En el peor de los casos, es una buena manera de pasar tu hora de almuerzo.

29. Minimiza tus pertenencias. El minimalismo está de moda, y con buena razón. Cuanto menos poseemos, menos nos damos cuenta de que necesitamos para sobrevivir. Es un concepto empoderador, y que alivia la presión sobre nuestras carteras mientras lo hace.

30. Regala tu tiempo a los demás. Al dedicar nuestro tiempo y energía a una causa mucho más grande que nosotros, nos damos cuenta, irónicamente, del enorme impacto que podemos tener en el mundo cuando no estamos enfocados en nuestro propio interés. A veces, el primer paso para mejorarte es olvidarte de ti mismo.

31. Permítete una salida creativa.
Incluso si careces por completo de talento artístico, tener una salida creativa de cualquier tipo puede ser altamente terapéutico. No es necesario que seas Picasso o Hemingway de inmediato: puedes dedicarte a la autoexpresión por tu propio bien y dejar que el talento crezca con el tiempo.

32. Comparte algo de energía positiva. La mejor manera de intensificar el buen humor es compartirlo. Haz un esfuerzo adicional para felicitar a un amigo, compra un café para la persona que está detrás de ti en la fila o dile a alguien exactamente por qué lo quieres. Es casi imposible alegrar el día de otra persona y no obtener alegría propia como resultado.

33. Sé un poco más abierto todos los días. La vida arrastra. Se estanca. Se desploma. Pero la mayoría de las veces, la razón por la que hace todo eso es porque nos hemos encerrado en ella. Cuando nos comprometemos a decir ‘Sí’ un poco más a menudo con cada día que pasa, nos comprometemos a abrir nuestras vidas de nuevo a la posibilidad. Y podemos terminar enamorándonos de donde nos lleven esas posibilidades.

Fotografía: Tony Ross

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!