10 maneras de hacer que una relación a distancia sea saludable y funcione

10 maneras de hacer que una relación a distancia sea saludable y funcione

¿Puede una relación a distancia dejar de ser complicada y ser saludable e incluso que funcione? ¡Veamos cómo!




1. Aceptación

Necesitas aceptar conscientemente que vas a estar en una relación a larga distancia y aceptar todo lo que viene con ella. Cuanto más rápido lo hagas, más fácil será. No sentirás lástima de ti mismo y no dejarás que otros te digan que no funcionará. Simplemente acepta que esto vino con la decisión de estar en una relación a larga distancia y que puedes controlar la manera en que se sienten las cosas y puedes controlar si quieres o no hacer que esto funcione.

2. Rodéate de gente que cree en el amor, en cualquier tipo de amor, no sólo en el que está al alcance de la mano

Cuando estaba en una relación a larga distancia, había gente que me decía que nunca funcionaría y había gente que me decía que el tiempo vuela y que no es tan malo. Elige rodearte de gente que te lo hagan creer porque si eliges rodearte de gente que no lo hace, pronto se convertirán en tus pensamientos. Confía en mí, por experiencia, el tiempo vuela y realmente no es tan malo.

3. Amigos

¿Sabes que dicen que el tiempo vuela cuando te diviertes? Tener amigos con los que salir mantendrá tu mente alejada de tu pareja. Amigos, amigos, amigos, amigos. No puedo decirlo lo suficiente.

4. Reserva un tiempo para hablar y ver a la persona

Dependiendo de dónde estés y dónde esté tu pareja, puede ser difícil chatear por video a menos que fijes una hora para cada día. Fui a la India durante dos meses por trabajo y la diferencia horaria fue una asesina. Pero pese a todo fijamos una hora más o menos para el videochat todos los días y nos comprometimos a ello. Una persona lo tendrá más difícil que la otra (me levantaba a las 5:30 de la mañana para hacerlo) pero recuerda que tú estás en el mismo equipo tratando de lograr la misma meta y ver visualmente a tu pareja, aunque sea a través de una pantalla, hace más de lo que piensas.

5. Comprender el panorama general

Habrá días en los que todo el pensamiento de la relación a larga distancia te inunde. Darás un paso atrás y te preguntarás: ‘¿Vale la pena?‘ Miguel y yo teníamos 22 años cuando decidimos tener una relación a larga distancia. Los dos acabábamos de salir de la universidad, estábamos construyendo nuestras carreras y conociendo gente nueva y aún así decidimos tener este compromiso. Confía en mí, conozco la sensación y me ha ocurrido muchas veces. Pero si realmente quieres algo, aunque se te haga cuesta arriba, tienes que ser lo suficientemente fuerte para mirar más allá y mirar hacia el panorama general. Porque la imagen más grande en la que solía concentrarme conscientemente cuando echaba de menos a Miguel, cuando pensaba ‘soy demasiado joven para esto’, ‘debería estar divirtiéndome a los 20 años‘ o ‘esto no es justo‘, es mi realidad actual y déjame decirte, es más bella de lo que jamás podría haber imaginado’.




6. Mira las bendiciones disfrazadas

Vivir solo, prosperar solo, en un lugar nuevo, es bueno para el crecimiento personal y te beneficiará de cualquier manera. También te obliga a confiar en tu pareja al no darte otra opción. Son los obstáculos los que te hacen crecer como persona, así que sólo tienes que ver su belleza.

7. Reza

En lo que sea que creas, sólo reza. Rezar a ese ser (o lo que sea) más grande me ha ayudado a pasar por momentos difíciles.

8. Coquetear

Siempre debes «coquetear» con tu novio, prometido o marido, pero cuando se vive juntos, ya no siempre se tienen la oportunidad de hacerlo. Mantén las cosas frescas.

9. No os peleéis por cosas pequeñas, especialmente cuando estáis juntos

No siempre puedes ver a tu pareja, así que no dejes que las pequeñas cosas arruinen esos momentos. Estos momentos significan mucho y es triste decirlo, definen una relación a larga distancia. Es todo lo que tienes, así que tienes que aprovecharlo al máximo. No lo dés por sentado. No paséis el fin de semana juntos después de 5 meses de no verse peleando.

10. Di la verdad

Cuando estás en una relación a larga distancia, siempre tienes tanto miedo de «sacudir el barco» que a veces piensas que es mejor mantener las cosas alejadas de tu pareja. La dura y fría verdad es que no puedes. Si tienes que mentir a tu pareja, entonces no la respetas y eso dice más de lo que piensas. Recuerdo una pelea específica que Miguel y yo tuvimos donde él pensó de esta manera exacta y me mintió. Era muy insignificante, pero el hecho de que mintiera, la pelea, por supuesto, se convirtió en un gran problema. No mientas. Simple y llanamente. Si sientes que tienes que hacerlo, hay más problemas de los que piensas y nunca funcionará.




Fotografía: Warren Wong

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!