8 maneras (casi sin esfuerzo) para ser mucho más productivo

8 maneras (casi sin esfuerzo) para ser mucho más productivo

Cómo realizar más tareas antes de comer de las que normalmente realizas en un día.




1. Toma descansos temprano en el día

Un estudio descubrió que el momento más beneficioso para salir de tu zona de trabajo es entre la llegada a la oficina y el descanso para almorzar. Los investigadores también encontraron que los descansos cortos frecuentes eran mejores para reponer los recursos mentales, así como la energía, la concentración y la motivación, que los descansos largos poco frecuentes. «A diferencia de tu teléfono móvil, que según la sabiduría popular debería estar agotado al cero por ciento antes de que lo cargues completamente al 100 por cien, la gente necesita cargar más frecuentemente a lo largo del día«, explica Emily Hunter, psicóloga, quien trabajó en el estudio. La pausa para el café de las 11.00 horas (y las 13.00 horas y las 15.00 horas) está oficialmente justificada.

2. Mira fotos de los bebés animales

Mientras no te dejes llevar por esos gatitos en Instagram, mirar fotos de animales pequeños podría ser justo lo que el doctor (o tu jefe) te ordenó. Un estudio encontró que las personas que miraban fotos de animales bebés antes de completar una tarea se desempeñaban mucho mejor que las que observaban fotos de animales adultos o sujetos neutrales.

3. Tener un paquete de chicles cerca

Masticar chicle no es un mal hábito si te hace más productivo. ¿Y adivinas qué? Los investigadores están empezando a pensar que sí. «Las personas que mastican chicle reportan un aumento en la productividad en el trabajo, lo que encaja con lo que los estudios muestran en el laboratorio«, dijo Andrew Smith, profesor de la Universidad de Cardiff en el Reino Unido que se especializa en conductas relacionadas con la salud, al Daily Mail. Masticar estimula el nervio trigémino, que a su vez estimula la parte del cerebro asociada con el estado de alerta, dice Smith.

4. Oler a menta

Mantén un pequeño frasco de aceite de menta en tu escritorio y olfatea cada vez que necesites un estimulante. Investigaciones recientes muestran que la menta ayuda a las personas a sentirse más alerta y menos ansiosas y fatigadas.

5. Date un límite de tiempo

Divide tu día de trabajo en segmentos de 25 minutos, con breves pausas entre ellos. Durante cada segmento, concéntrate en una tarea en particular (por ejemplo, comenzar un informe o borrar la bandeja de entrada) y no permitas ninguna distracción. Hacer esto te obligará a identificar las tareas que son más importantes para ti en primer lugar, así como a informarte de cuánto tiempo te toma realmente completar ciertas tareas.




6. Cumplir con la regla de los dos minutos

El consultor de gestión del tiempo y autor de bestsellers David Allen fue pionero en esta técnica de ahorro de tiempo: Si determinas que una tarea puede ser completada en dos minutos, haz esa tarea tan pronto como llegue a tu mente. «Llevaría más tiempo organizarla y revisarla de lo que llevaría terminarla la primera vez que la veas«, dijo Allen a success.com. «Se pueden hacer muchas cosas de dos minutos en el momento en que estás pensando tareas de ese tipo.»

7. Cómete la rana

Completa la tarea que más temes tan pronto como llegues a la oficina cada mañana. El experto en administración del tiempo y autor Brian Tracy llama a esto «comerse la rana«, una frase derivada de un viejo dicho que dice: «si lo primero que haces cuando te levantas por la mañana es comerte una rana viva, entonces no puede pasar nada peor el resto del día«. No permitas que una tarea molesta cuelgue sobre tu cabeza durante todo un día. Hazlo mientras aún estás lleno de energía a primera hora de la mañana.

8. Controla los colores caóticos

Si tu objetivo es concentrarte, los psicólogos del color desaconsejan los esquemas de color audaces. «Los colores que están muy saturados y no son muy brillantes -como el verde esmeralda y el azul zafiro- generalmente promueven un nivel de energía que pone a la gente en una situación de sobrecarga si están tratando de hacer un trabajo reflexivo solos o de colaborar con otros. Simplemente no pueden concentrarse bien«, dijo al Huffington Post Sally Augustin, psicóloga ambiental y directora de Design With Science. En su lugar, limita tu oficina -o al menos tu espacio personal- a colores sutiles como taupés (un color marrón oscuro, entre marrón y gris), tonos blancos y grises cálidos. Añade toques de color con accesorios de escritorio y fotos personales.

Fotografía: StockSnap

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!