4 maneras de superar los momentos más difíciles de la vida

4 maneras de superar los momentos más difíciles de la vida

Es bastante fácil ser feliz y estar contento cuando las cosas van bien en tu vida; pero ¿qué pasa cuando las circunstancias cambian para peor? ¿Cómo reaccionas ante este tipo de cambio?




Dwight Moody dijo una vez: «El carácter es lo que eres en la oscuridad«. Estos momentos oscuros son un reflejo de tu fuerza interior, valor y resistencia. La mayoría de las personas atraviesan al menos un momento muy difícil en su vida: dolor por la pérdida de un ser querido, pobreza, pérdida del trabajo, la falta de hogar, o alguna otra tremenda dificultad que pone a prueba cada gramo de fuerza que pueden reunir.

Aquí hay algo para recordar que es fácil de olvidar: eres mucho más fuerte de lo que piensas. Y eres aún más fuerte por pasar por momentos difíciles. Pasarás por una tormenta interior; sufrirás; rogarás que todo termine, y eventualmente lo hará. Cuando termine, saldrás más fuerte y mejor que antes.

4 MANERAS DE SUPERAR LOS MOMENTOS MÁS DIFÍCILES DE LA VIDA:

1. RECUERDA QUE LA FELICIDAD VIENE DE DENTRO

Nuestra sociedad está inundada de mensajes de consumismo y materialismo. La constante avalancha de mensajes de las industrias de publicidad y marketing ha creado la ilusión de que más cosas significan más felicidad. Esto es simplemente falso.

Claro, una juerga de gastos en el centro comercial local puede proporcionar algún placer… placer temporal. El gasto nunca es una solución a largo plazo para aliviar el dolor; de hecho, es justo lo contrario. En los países desarrollados, la mayoría de los hogares tienen deudas que superan sus ingresos disponibles. Este gasto excesivo ha tenido repercusiones tremendas en los individuos y las familias.

La verdad es que la felicidad siempre se encontrará internamente. Haz cosas que realmente promueven la felicidad: sé agradecido, aprende, juega, sé curioso, medita, haz ejercicio, ora, pasa tiempo en familia, etc. Son ejemplos que proporcionarán felicidad genuina… incluso en tiempos muy difíciles.




No importa lo que esté sucediendo externamente, podrás aprovechar esta fuente interna de felicidad. Sí, las circunstancias externas de tu vida tienen un efecto, pero no es en la medida en que puedas pensar. Todavía es posible aprovechar una multitud de cosas, tanto descubiertas como no descubiertas, que crearán la verdadera felicidad. Encuentra esas cosas y concéntrate en ellas.

2. RECONOCE TUS EMOCIONES

Cuando el dolor -especialmente un dolor tremendo- se presenta, es natural querer huir e ignorarlo. Pregúntale a cualquiera que haya perdido a un hijo, a un padre o a alguien cercano y querido en su corazón. Como es comprensible, lo último que quieren hacer es revivir el dolor de esa pérdida.

Pero la verdad es que las emociones necesitan ser enfrentadas y experimentadas. Sí, puedes preocuparte porque las emociones pueden ser abrumadoras. Como resultado, muchos temen no poder manejarlas. Sólo recuerda lo que se discutió en la introducción – eres más fuerte de lo que piensas.

La Dra. Christina Hibbert, autora de Así es como crecemos, ha experimentado algunos momentos turbulentos: perder una hermana a la edad de 8 años, y a otra hermana (y a su marido) a una edad más avanzada. Como resultado, heredó una familia extensa, incluyendo dos hijos como resultado de la muerte de la segunda hermana.

Ciertamente se ha ganado el derecho de dar su consejo, así que aquí están sus propias palabras:




«Ignorar tus emociones es como tratar de huir de algo que está justo en tu hombro. La única manera de ser verdaderamente libre es detenerse y enfrentarse a tus emociones… la gente tiende a quedarse atascada porque no está sintiendo sus emociones… no se está dejando realmente sentir el dolor, la pérdida, la tristeza, la ira, que está al acecho«.

Hibbert desarrolló su propio método para sobrellevar el dolor llamado (por sus siglas en inglés) TEARS: «Hablar, hacer ejercicio, expresarse artísticamente, grabar o escribir experiencias y llorar», continúa: «Estas cinco cosas nos pueden dar algo que hacer cuando nos sentimos abrumados por el estrés«.

3. RECUERDA ESTAR AGRADECIDO (INCLUSO POR LAS PEQUEÑAS COSAS)

Cuando ocurren momentos oscuros en la vida, es fácil olvidar muchas cosas, incluyendo la gratitud. Las emociones sobrepasan nuestros procesos racionales de pensamiento cuando estamos abrumados por cualquier tipo de estímulo, incluyendo el dolor.

Lo hermoso de la gratitud es que nunca se te acabará. Estar agradecido es cuestión de perspectiva. Pensar o meditar sobre la abundancia en tu vida es una manera maravillosa de sacar estas cosas a la superficie.

Por ejemplo, si estás leyendo esto ahora mismo, tienes un ordenador (o un teléfono inteligente) y acceso a Internet. Sólo alrededor del 40% de las personas en el mundo tienen acceso a Internet; y aún menos tienen acceso a un dispositivo como un teléfono inteligente o un ordenador. ¿Tomaste algo para desayunar o almorzar? Alrededor de 1.000 millones de personas se han quedado sin ello. ¿Ha ganado más de 1.25 dólares/euros hoy? Alrededor de 1.200 millones de personas en el mundo han recibido menos.

Estas estadísticas no pretenden crear culpabilidad, sino generar un cambio de perspectiva. Hay personas indigentes en todo el mundo que todavía consiguen crear felicidad en circunstancias mucho más difíciles. Encuentra algo en tu vida por lo que estar agradecido y concéntrate en ello.

Como nota adicional: Si es posible, por favor considera dar tu tiempo o dinero a los menos afortunados. Hay muchas grandes organizaciones que se dedican a reducir y erradicar el hambre, la pobreza y las enfermedades en países de todo el mundo. Estas personas necesitan individuos fuertes para tomar una posición y ayudar.

4. PRACTICA EL ESTAR PRESENTE

Encontrarás que este es un tema constante a través de gran parte del material en este sitio: la práctica del estar presente. Vivir en el aquí y ahora es muy importante, y te ayuda a lidiar con los problemas a medida que surgen – sin juicios, dudas u objeciones. Las cosas son como deben ser, para bien o para mal.

Independientemente de las dolorosas circunstancias (deseadas o no deseadas) a las que te enfrentas, es importante darse cuenta de que aquí es donde te encuentras. Puedes intentar esquivar, evitar, suprimir o negar, pero al final, sólo es lo que es.

Estar presente va más allá de lidiar con circunstancias dolorosas. La atención y la presencia te permiten expresar la plena alegría y gratitud hacia las bendiciones de la vida. Además, te permite percibir mejor estas bendiciones cuando salen a la superficie.

Resiste la tentación de juzgar lo que ha sucedido en el pasado o lo que pueda suceder en el futuro. Todo lo que tienes y todo lo que tienes garantizado es el momento presente. Aprovecha al máximo el momento y aprecia la belleza de la vida que existe a tu alrededor.

Por supuesto, estar presente a veces implica dolor, pero estará bien. Permítete experimentar el momento, por doloroso que sea, sabiendo que pasará… eventualmente florecerás como persona, quizás como una versión mejor de ti mismo.

Fotografía: joyce huis

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!