Cómo tus metas de automejora podrían afectar a tu relación

Cómo tus metas de auto-mejora podrían afectar a tu relación

Has decidido hacer un cambio: tal vez es rebajar unos centímetros de tu cintura, participar con más entusiasmo en la vida que tienes, emprender una nueva aventura en la búsqueda de tus intereses, o alguna otra mejora largamente soñada. Cualquier cambio que quieras hacer, seguramente afectará a otros aspectos de tu vida, incluyendo tu relación.




Cambiar significa enfrentarse a partes de uno mismo que no te gustan. Esto requiere motivación, coraje y fuerza interior. Al final, serás diferente en más formas que sólo la meta que te propusiste. Pierde peso y te sentirás más seguro. Toma una clase de historia del arte y tus conversaciones pueden cambiar, además de pasar más tiempo en los museos. Estos cambios indudablemente tendrán un efecto en tu pareja y en tu relación.

Por supuesto, algunos cambios tendrán efectos más profundos que otros. Estas diferencias dependen de la medida en que el «nuevo tú» afecta a la forma en que tú y tu pareja se relacionan entre sí. Por ejemplo, perseguir un interés en viajar puede resultar en un pasatiempo maravilloso que tú y tu pareja podéis disfrutar juntos, fortaleciendo vuestro vínculo. Pero si tu pareja es más del tipo de estar en casa, podrías poner tensión en tu relación a medida que emprendes nuevas aventuras.

Para saber cómo los cambios que estás haciendo están afectando a tu relación, considera estas preguntas:

¿Qué quieres y necesitas de tu relación? Piensa en cómo el cambio en ti podría alterar lo que quieres de tu relación. Esto puede significar querer apoyo en una nueva empresa, compartir ciertas experiencias juntos, o simplemente un reconocimiento por tus logros.

¿Cómo ha afectado el cambio en ti a tu pareja? Tu pareja podría estar contenta por ti u orgullosa de tus esfuerzos. Él podrían estar motivado para compartir tu interés o comprometerse más con los suyos. Por ejemplo, tu compromiso con el ejercicio puede hacer que tu pareja se una a ti. Sin embargo, es posible que tu pareja no se sienta del todo cómoda con tus cambios. Bajar de peso puede resultar en más atención por parte de los demás, provocando inseguridad o celos. Puedes observar estas reacciones por ti mismo, así como hablar abiertamente con tu pareja sobre ellas.




¿Deberías trabajar para cerrar la brecha o seguir adelante? Si la distancia o la tensión surgen en su relación, es importante tratarla. Considera si tu pareja está dispuesta a cambiar, acomodándose a tu crecimiento. Si vosotros dos no podéis encontrar una manera de crecer juntos, entonces la pregunta que surge es cuán significativamente os estáis distanciando. ¿Hay suficiente de su antiguo yo para que vosotros dos todavía disfrutéis plenamente de tu relación? O, ¿son las diferencias entre vosotros tan grandes que es hora de considerar la posibilidad de separarse?

A medida que avance en este proceso, ten en cuenta que el cambio es difícil para las relaciones, al igual que lo es para los individuos. Por lo tanto, dale tiempo a tu pareja y a tu relación para que se adapten. Si tu crecimiento en última instancia significa que es hora de deshacerse de la vieja relación, esto también significa que es hora de entrar en una que se ajuste mejor al «nuevo tú».

Artículo original por Leslie Becker-Phelps. Psicóloga.




Fotografía: Alex Iby

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!