No te conviertas en la persona que te hizo daño

No te conviertas en la persona que te hizo daño

No le rompas el corazón a alguien sólo porque te lo han roto a ti. No te vuelvas cruel porque alguien fue cruel contigo. No lastimes a alguien sólo porque te hayan lastimado. No te quedes sin emoción porque no se te mostró la emoción que mereces. Y no te conviertas en la persona que te hirió porque te hirieron.




Siempre tenemos dos opciones en la vida cuando las cosas no salen como tan desesperadamente queremos, podemos seguir adelante con una actitud positiva quitando lo que aprendimos de la tragedia. O podemos encerrarnos en nuestras cabezas y enfadarnos por lo que pudo haber sido y vivir en nuestra miseria autoimpuesta.

Me tomó un tiempo darme cuenta de esto, pero la mayor parte del dolor que he sentido en mi vida fue autoinfligido. Fue una miseria y una tragedia incontrolable de mi mundo, profundamente empeorada por la mentalidad que tenía. Hizo más daño que bien porque elegí pensar negativamente y mal sobre mi vida. Aunque no tenía el poder de controlar mis circunstancias, seguramente tenía el poder de controlar mi mentalidad, pero no quería hacerlo.

Cada uno tiene sus propios problemas y obstáculos en la vida. Los problemas de otros son menos relevantes sólo porque piensas que los tuyos son peores. Los problemas de cada uno son importantes porque cada uno se siente diferente y maneja el dolor de manera diferente. Lo que no podemos hacer es dejar que esas experiencias y problemas nos cambien para lo peor.

No podemos permitir que alguien que no nos ama correctamente nos quite nuestra esperanza y deseo de encontrar un nuevo amor, un amor mejor.

No renuncies al amor porque fuiste herido, no te conviertas en la persona que te lastimó a alguien peor. No es justo para ti o para ellos porque tu corazón se curará, tal vez no total o rápidamente, pero alguien te amará de nuevo. A ellos les encantarán todos los trozos rotos de ti que tanto te has esforzado en recomponer, y a ti también te encantarán.

No dejes que el que te rompió cambie la forma en que amas. No dejes que cambie lo que sientes hacia los demás. No dejes que cambie lo que sientes cuando te estás enamorando. No dejes que cambie cómo tu corazón late por otra alma. No dejes que cambie la pasión que sentiste en tu corazón antes de que te rompieran.




Y por favor, no dejes que cambie lo que eres porque no eres quien te rompió, eres mejor que eso.

No cambies lo que eres, aprende de ello. Tienes que querer ser mejor y no puedes dejar que tu corazón te cambie, porque el amor gana, el amor siempre gana al final. Puedes ser odioso, puedes ser frío y oscuro, pero la única persona a la que estás lastimando es a ti mismo porque el amor siempre gana. Estás dañando tus oportunidades futuras de amor, estás dañando tus oportunidades futuras de curación y felicidad.

La curación tomará tiempo y tomará a cada persona diferentes cantidades de tiempo, pero una vez que encuentres a alguien nuevo, alguien que te ama más de lo que te imaginas, te amará más y con más fuerza que antes.

No te enfades con quien te lastimó, no guardes rencor, y ciertamente no cambies quien eres como persona y tu corazón por lo que te pasó. Tu corazón es amable y está lleno de amor que quieres compartir, no dejes que nadie te quite eso, especialmente el que te lastimó porque entonces ellos ganan.

Las personas heridas lastiman a la gente porque la miseria ama la compañía. No permitas que el odio y el dolor te impidan ser la mejor persona que puedes ser.

Se tú mismo, completa y desvergonzadamente tú, y recuerda que siempre el amor gana y tendrás su final feliz.

Artículo original de Becca Martin.




Fotografía: Ali Yahya

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!