Esta es la razón por la que las personas muy inteligentes son más propensas a las enfermedades mentales

Esta es la razón por la que las personas muy inteligentes son más propensas a las enfermedades mentales

¿Cómo es de fina la línea entre el genio y la locura? Resulta que las personas altamente inteligentes son propensas a las enfermedades mentales debido a una característica única: la sobreexcitabilidad.




El dicho sobre las personas muy inteligentes de que “hay una delgada línea entre el genio y la locura” puede resultar ser la definición correcta para las personas con un alto coeficiente intelectual. De hecho, muchos estudios han encontrado que la alta inteligencia viene con un mayor riesgo de enfermedad mental.

Desde la creciente prevalencia de personas inteligentes socialmente ansiosas hasta los conocidos genios bipolares como Virginia Woolf, Ernest Hemingway, Lord Byron y muchos más, la conexión entre algún tipo de trastorno y un alto coeficiente intelectual parece casi inevitable.

Una nueva investigación confirma que la conexión entre la enfermedad mental y la alta inteligencia no sólo es más frecuente, sino que es algo que parece casi inevitable debido a una característica que poseen las personas con un alto coeficiente intelectual: la sobreexcitabilidad.

El equipo de investigación encuestó a 3,715 miembros estadounidenses del MENSA (asociación internacional de superdotados fundada en Inglaterra) con un coeficiente intelectual superior a 130 para determinar si la prevalencia de enfermedades mentales entre estas personas era similar a la de la población general de EE. UU.

Pidieron a los participantes que informaran si sufrían o si sospechaban que sufrían de algún diagnóstico de enfermedad mental, incluyendo TDAH, trastorno del espectro autista (TEA), trastornos del estado de ánimo y ansiedad, así como enfermedades fisiológicas como asma o alergias alimentarias.




Los resultados mostraron un aumento significativo en la prevalencia de enfermedades mentales entre los miembros del MENSA en comparación con la población general. Por ejemplo, en el caso de los trastornos de ansiedad, la cifra del 10,9% de la población general diagnosticada con trastornos de ansiedad ascendió al 20% entre los miembros de la comunidad de MENSA.

Los investigadores atribuyen la mayor prevalencia de enfermedades mentales entre las personas con un coeficiente intelectual más alto a su “mayor y más profunda capacidad para comprender su entorno”. Como explican los autores, las personas altamente inteligentes poseen “intensidades únicas y sobreexcitabilidades que pueden ser a la vez notables y discapacitantes“.

Esta conciencia aumentada es muy poderosa para la mente creativa y muy peligrosa en el potencial de la depresión profunda. Como explican los autores, las personas con una capacidad cognitiva tan sobreexcitable están destinadas a tener un sistema nervioso central hiperactivo, y esto puede llevar a “otras consecuencias psicológicas y fisiológicas“.

Es más, los autores han señalado una relación entre el aumento de las alergias, el asma y las enfermedades autoinmunes entre las personas altamente inteligentes, en comparación con la población general, y atribuyen estas mismas condiciones de salud a la naturaleza psicológica y físicamente sobreexcitable de las personas con un alto coeficiente intelectual.




Fotografía: Richard Jaimes

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!