Razones por las que las personas que prefieren quedarse en casa son más inteligentes

Razones por las que las personas que prefieren quedarse en casa son más inteligentes

Un estudio científico afirma que las personas que prefieren quedarse en casa en lugar de salir son más inteligentes. Este análisis, realizado por la revista científica British Journal of Psychology, valida el estilo de vida de los más introvertidos, asegurando que los individuos que socializan menos son los más felices.




La investigación reunió a 15.000 personas de una amplia gama de lugares y situaciones (diferentes religiones, etnias, estatus financiero, géneros y orientaciones), y encontró que el deseo de quedarse en casa a menudo coincide con un coeficiente intelectual más alto. «Las personas más inteligentes experimentan una satisfacción menos vital con el aumento del contacto interpersonal con sus amigos o conocidos«, fue una de las conclusiones de los psicólogos.

El equipo de expertos, dirigido por los psicólogos Satoshi Kanazawa y Norman Li, también descubrió que, si bien las personas que viven en zonas de alta densidad de población son menos felices que las que viven en comunidades más pequeñas, el hecho de pasar tiempo con los amigos proporcionó a la mayoría de los participantes una cálida sensación de disfrute y satisfacción. Sin embargo, cuando dejaban en casa a los que tenían altos coeficientes, también ocurría lo mismo.

Aquellos con mayor inteligencia no tienen tanta «satisfacción» socializando y prefieren estar solos. Estos descubrimientos pueden hacernos más conscientes de la forma en que nuestros cerebros se han acomodado y desarrollado para enfrentar los estilos de vida modernos. Basando su análisis en «la teoría de la felicidad de la sabana«, los investigadores llegaron a la teoría de que el modo de vida de nuestros antepasados cazadores-recolectores todavía influye en cómo vivimos en el mundo.

La vida en la sabana africana, por ejemplo, sería drásticamente diferente a la de la ciudad. Se cree que la gente vivía entonces en grupos dispersos de aproximadamente 150 individuos y que socializar dentro de su propia tribu era crucial para la supervivencia en términos de alimentación y reproducción. Son estos principios y sistemas de nuestros ancestros en los que Kanazawa y Li basaron sus últimas conclusiones.

Si bien gran parte de la sociedad encuentra consuelo, disfrute y satisfacción en las mismas cosas (tener un pequeño grupo de confianza con el que socializar y compartir espacios de ocio), los resultados del estudio sugieren que aquellos con mayores coeficientes intelectuales se han desarrollado más allá de estas necesidades. Los cambios en los cerebros y las necesidades de los «extremadamente inteligentes» han venido acompañados de los constantes cambios y exigencias de los tiempos modernos.




«Los individuos más inteligentes, que poseen niveles más altos de inteligencia general y, por lo tanto, una mayor capacidad para resolver problemas evolutivamente novedosos. Es posible que tengan menos dificultades para comprender y hacer frente a nuevas entidades y situaciones en evolución«, dijo Kanazawa a los medios de comunicación. Aunque dependemos más que nunca de nuestra conexión con el mundo, parece que el cerebro se está preparando para una vida en soledad. En otras palabras, según Kanazawa y Li, las personas más inteligentes prefieren pasar momentos en la soledad de su hogar porque sus mentes se han adaptado mejor al estilo de vida moderno, ajenas a los hábitos de nuestros antepasados.

Una persona altamente inteligente es su propio gurú, maestro o ídolo. Pueden estar inspirados por el trabajo de otros, pero una cosa que sí saben bien es el hecho de que trabajando duro, expandiendo los horizontes de su conocimiento y buscando respuestas, serán capaces de encontrar todo el conocimiento que buscan por sí mismos.

Hay algunos otros signos que pueden indicar que tú eres una de las personas más inteligentes que jamás ha vivido y que están muy relacionados con los signos anteriores. Estos son algunos de los ejemplos:

Socialmente incómodo

Una de las principales dificultades de ser altamente inteligente es aprender a comportarse en entornos sociales comunes, especialmente en aquellos que la gente asume rápidamente si alguien está socialmente incómodo. Las personas muy inteligentes empiezan a pensar demasiado en todo, desde los temas que deben tratar al lado de cómo reacciona la gente a su conversación. Esto hace imposible que se relajen y se dejen llevar por la corriente.




Amigos inteligentes

Dicen que «los pájaros de una pluma se juntan» no puede ser tan cierto como en esta situación. La gente altamente inteligente tiende a salir con gente que es tan inteligente y creativa como ellos. Las personas inteligentes gravitan hacia los demás porque son capaces de relacionarse en un nivel más profundo. Si tu grupo de amigos está formado por las personas más inteligentes que conoces, es muy probable que tú también seas muy inteligente.

Fotografía: Bench Accounting

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!