¿Alguna vez te has preguntado por qué los introvertidos no hablan por teléfono? Esta es la razón

¿Alguna vez te has preguntado por qué los introvertidos no hablan por teléfono? Esta es la razón

Todos tenemos ese amigo que haría cualquier cosa para evitar hablar por teléfono, y cuando tienen que hablar, tratan de ser lo más breves posible y evitar cualquier conversación de más de dos minutos.




Bueno, muchos introvertidos son conocidos por este hábito de evitar las conversaciones telefónicas. De hecho, detestan hablar por teléfono. Pero no deberías tomártelo como algo personal. Prefieren perderse un negocio importante que hablar de ello por teléfono.

Entonces, ¿por qué odian tanto hablar por teléfono?

Los introvertidos son bien conocidos por su hábito de interiorizar sus pensamientos y tener largos períodos de autorreflexión y pensamiento profundo. Les gusta tomarse su tiempo y prepararse mentalmente para lo que se supone que tienen que hacer fuera de ellos.

Y un teléfono que suena no es otra cosa que un despertador o un bebé que llora para ellos: les grita para que salgan de sus cabezas y contesten en ese mismo momento. Se podría decir que es una de las cosas más intrusivas que le pueden pasar a un introvertido.

Es más, no es posible planificar cuándo alguien va a llamarte hoy en día, así que no tienen tiempo para prepararse mentalmente para la conversación que requiere que salgan de su estado introvertido.

Y eso no es todo. Una vez que la conversación telefónica comienza, la mayoría de las veces comienza con una charla intrascendente: tal vez un factor disuasivo aún mayor para un introvertido. Los introvertidos tienden a concentrarse en las partes significativas de la conversación, por lo que tienen un momento muy incómodo cuando se ven obligados a ser educados y esperar a que el orador llegue al punto (si lo hay).




Cuando se trata de responder, los introvertidos eligen tomarse su tiempo para pensar bien las cosas, lo cual no es realmente una habilidad útil para las conversaciones telefónicas. Los silencios que se producen pueden resultar muy incómodos para ambos oradores.

Al final, los introvertidos prefieren comunicarse con la gente cara a cara, porque dependen en gran medida de las señales visuales para discernir si la otra persona está siendo honesta, lo que está sintiendo, o incluso si está a punto de decir algo.

En una conversación telefónica, estos elementos simplemente desaparecen, y esto hace que la conversación, ya de por sí difícil de alcanzar, sea aún más difícil para el introvertido. Honestamente, muchas cosas ya están sucediendo en la cabeza del introvertido, y añadir la carga de descifrar y tratar de responder a una conversación intangible sólo añade más tensión a sus mentes.

Por lo tanto, la abrumadora experiencia les hace querer retirarse en sus pensamientos y tomarse un descanso, mientras que la conversación les alienta a salir de allí y responder. No es una situación en la que preferirían meterse, así que tratan de evitarla tanto como sea posible.

Hay, sin embargo, una manera de conducir la conversación con (algo de) facilidad

Por supuesto, algunas conversaciones son necesarias, no importa lo mucho que una persona pueda odiarlas. Desde programar citas hasta protestar por un cobro indebido, estas conversaciones telefónicas son inevitables, y todo el mundo tiene que pasar por ellas.




He aquí algunos consejos para los introvertidos que pueden ayudarles a evitar que se quemen la cabeza durante las conversaciones telefónicas:

Si se trata de una llamada relacionada con un negocio o tu trabajo, es mejor escribir los puntos principales de los que deseas hablar, o incluso un breve guión. De esta manera, podrás evitar tropezar con tus palabras o entrar en un pensamiento más profundo que causaría silencio.

Busca un lugar tranquilo donde estés solo para evitar interrupciones o que te escuchen por casualidad. También es bueno tener un cuaderno de notas contigo para anotar las cosas importantes que se mencionen durante la conversación.

Para amigos y familiares, crear un horario será mutuamente beneficioso. Tal vez ya sepan que en la mayoría de los casos tiendes a no contestar el teléfono, por lo que hacerlo en un momento en el que ambos estáis disponibles funcionará perfectamente para una conversación normal.

De esa manera, tendrás suficiente tiempo para prepararte mentalmente, y ellos sabrán que realmente contestarás el teléfono.

Una buena actividad que puedes introducir mientras hablas por teléfono, por mucho que suene poco intuitivo, es hacer algo que no requiera mucha reflexión mientras hablas. Puede ser cualquier cosa, desde hacer garabatos, colorear o solucionar un rompecabezas, hasta cepillar a tu mascota o hacer algunas tareas domésticas.

Estas actividades te ayudarán a ocupar la parte inquieta de tu mente, y podrás concentrarte más en la conversación.

Al final, la motivación juega el papel más importante en si deseas hablar con quienquiera que esté al teléfono. Una manera de motivarte para esta actividad es darte algún tipo de recompensa después de una conversación telefónica.

Podrías darte el gusto de comer un trozo de pastel o una chocolatina; dar un paseo por el parque; leer algo que te guste; ver una película; lo que sea que te haga sentir feliz y satisfecho.

“Des-llamando” tu vida

Algunas llamadas son realmente necesarias, pero eso no significa que tu teléfono tenga que tomar el control de tu vida. Si deseas reducir la cantidad de tiempo telefónico en tu vida, aquí tienes algunos consejos:

– Pon tu teléfono en vibración o cambia su tono de llamada por algo divertido o calmante;
– Deja un mensaje de voz que indicará a quienes te llamen que te envíen un mensaje de texto o un correo electrónico;
– Evita dejar tu número de teléfono cuando llenes algún formulario siempre que sea posible: usa tu correo electrónico en su lugar;
– Si estás haciendo una llamada a una empresa o a una persona que no deseas conocer su número, oculta tu identificador de llamada; tu teléfono también tiene esa opción;
– Hazles saber a tus amigos que prefieres enviar mensajes de texto en lugar de hablar por teléfono y que es muy poco probable que atiendas el teléfono;
– Cuando pierdas una llamada, comunícate con ellos con un mensaje de texto;
– Devuelve los mensajes (correo electrónico, mensajes, teléfono) rápidamente para reforzar la idea de que esta es la forma más rápida para que la gente se comunique contigo.

Si eres introvertido, ten en cuenta que no hay nada malo en evitar las conversaciones telefónicas, y no deberías sentirte mal por ello en absoluto. Simplemente no es tu costumbre, y prefieres conversar por chat o por mensajes y hablar con la gente cara a cara.

Haz saber a tus amigos y familiares que prefieres no hablar por teléfono y que prefieres que te envíen mensajes de texto, y cuando tengas que hablar, usa los consejos de arriba.

Fotografía: Gage Walker

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!