7 Rasgos contradictorios del tipo de personalidad INFJ que hacen que sean difíciles de entender

El tipo de personalidad INFJ conlleva muchos rasgos conflictivos que hacen que la persona parezca a veces muy complicada.




INFJ es un tipo de personalidad definido por la clasificación Myers-Briggs de personalidades. Se puede decir que este tipo de personalidad es realmente raro, ya que aporta algunas cualidades fuertes que pueden parecer opuestas entre sí.

INFJ significa Introversión + Intuición + Sentimiento + Juicio. Myers y Briggs describen a estas personas como personas que “buscan significado y conexión en ideas, relaciones y posesiones materiales“.

Estas personas son perspicaces acerca de los demás, y quieren entender lo que les motiva. Son concienzudos, están comprometidos con sus firmes valores, y desarrollan una visión clara sobre la mejor manera de servir al bien común. Las personas INFJ son organizadas y son decisivas en la implementación de su visión. (Fuente: The Myers-Briggs Foundation)

Sin embargo, este conjunto de rasgos viene con una personalidad compleja que muchos no entienden. Incluso los IFNJs no pueden definirse completa y claramente, ya que hay muchas cosas contradictorias acerca de su naturaleza.

Aquí están los siete aspectos más desconcertantes de su personalidad. Si usted es un INFJ, estamos seguros de que estará de acuerdo.




1. Solitarios que desesperadamente quieren estar con la gente

Los INFJs son introvertidos, centrándose principalmente en lo que ocurre dentro de ellos. Esto los hace la pareja perfecta para un solitario. Sin embargo, al ser también sentimientos, se enfocan en las conexiones y los sentimientos que reciben de otras personas.

El rasgo de sentimiento es lo que les hace querer vincularse con la gente y experimentar relaciones genuinas. Esto crea un individuo que quiere pasar su tiempo solo, pero también necesita calor y sensibilidad que quiere compartir con los demás.

Estando con un INFJ, notarás cómo desean llevar una vida introvertida, que aunque muy privada, desean compartir con alguien que exprese sus emociones total y verdaderamente comprendiendo sus sentimientos.

A veces desaparecen durante un día entero, bloqueando todos los medios de comunicación con el mundo exterior, pero al día siguiente ya se sienten necesitados de alguien con quien puedan hablar y conectarse.

2. Perfeccionistas de fácil manejo

Ser intuitivo y juzgar al mismo tiempo puede ser algo que a menudo entra en conflicto entre sí. Aunque siguen su intuición (y son así de espontáneos), también les gusta ver el orden en las cosas y crear orden donde no lo hay.




Su lado perfeccionista y su sistema de fuertes valores no permite mucha espontaneidad, pero su intuición los obliga a actuar en situaciones en las que el razonamiento no juega un papel decisivo.

Esto significa que, independientemente de lo organizados que quieran estar, su espontaneidad e intuición se rebelarán contra las listas y órdenes que se han fijado o impuesto. Al final, se comprometen cambiando las reglas con cada nuevo descubrimiento espontáneo.

3. Artistas racionales

Los INFJs son muy creativos y racionales al mismo tiempo. Esto puede a menudo plantear una situación conflictiva, donde la mayoría de sus ideas artísticas chocan con las pautas racionales y las desgarran antes de que tengan tiempo para desarrollarse.

Es por eso que los INFJs son comúnmente conocidos por sus talentos, los cuales están sujetos a su propio juicio antes de que tengan la oportunidad de conocer a alguien más. Esto se debe a que su lado artístico suele tratar de representar su mundo interior, y siendo introvertidos, cualquier crítica desde fuera se sentiría como un ataque a sus sentimientos y pensamientos más personales.

Por lo tanto, usan su racionalidad para medir y juzgar todo lo que tienen floreciendo en su corazón antes de que cualquier otra persona pueda hacerlo. Tal vez por eso es que usted encontrará que un INFJ raramente crea, y cuando lo hace, es verdaderamente algo a la que adorar.

4. Desordenado y ordenado

Su carácter juzgador les obliga a poner las cosas en orden y crear un espacio ordenado para vivir. Sin embargo, los INFJs también son muy creativos y quieren experimentar con el espacio que les rodea.

El fuego creativo que arde en ellos no les permite asentarse en el mismo entorno durante mucho tiempo. Así que, una vez que hayan ordenado todo bien, podrían empezar a reordenar y reorganizar todo hasta que se metan en un completo lío.

Su modo intuitivo de funcionamiento y su naturaleza sentimental no les permite mantener el orden que prefieren. Por lo tanto, cambian el orden en que las cosas están a su alrededor a menudo, y les gusta ponerlo todo en orden de nuevo.

5. Defienden a los demás, pero no a ellos mismos

Es muy difícil para un INFJ aceptar cuando alguien sufre. Sienten las emociones de otras personas, y no quieren verlas de ninguna otra manera que siendo felices y positivas.

Esto los hace defenderlos en momentos en que no pueden defenderse por sí mismos. Son protectores, y están verdaderamente ahí para sus seres más cercanos. Sin embargo, cuando se trata de defenderse a sí mismos, fracasan gravemente.

Los sentimientos de otras personas también juegan un papel en esto, ya que los INFJs piensan que al defenderse a sí mismos, podrían herir los sentimientos de alguien. Y no importa cuán equivocada pueda estar la otra persona, el INFJ prefiere retirarse por dentro que escupir la verdad que conoce.

Están juzgando, pero no emiten su juicio con ligereza, ya que no desean herir los sentimientos de nadie.

6. Espirituales y filosóficos, pero anhelando experiencias terrenales

Los INFJs encuentran que discutir temas profundos y significativos es esencial para su ser. Se podría decir que vienen con una sabiduría filosófica y una conciencia espiritualista.

Sin embargo, aman las cosas más sencillas de la vida y, aunque consideran los temas filosóficos y espirituales como temas muy importantes, también les gusta experimentar el mundo a través de los cinco sentidos.

Les gusta estar rodeados de cosas hermosas, comidas gourmet, música y arte sofisticados, y ropa que va bien con todo eso. Su gusto refinado choca con su necesidad de simplicidad en la vida.

7. Sensación de no pertenecer al lugar, pero queriendo hacer que ese sea un lugar mejor.

Los INFJs sienten que no pertenecen al “aquí”, como si se hubieran caído del espacio y estuvieran vagando en un lugar extraño que no está de acuerdo con su naturaleza.

Sin embargo, les gusta hacer que este lugar sea mejor, ya que pueden ver fácilmente los defectos del mundo en el que vivimos. Puede que no se sientan como en casa, pero aman el mundo, y harían todo lo posible para dejarlo mejor de lo que lo encontraron.

Cualesquiera que sean las contradicciones en su naturaleza, los INFJ son verdaderamente un tipo especial de personas. Si usted es un INFJ, debe ser consciente de esto. Y si conoce a un INFJ, respételo y manténgalo cerca de usted – son realmente una rara joya.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!